Público
Público

El flashback de Llorente

El delantero, que todavía no se ha estrenado en la Eurocopa, se convirtió en el protagonista del partido de hace dos años contra Portugal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No atraviesa sus mejores semanas Fernando Llorente. Su semblante principesco anda decaído, vagando por la Eurocopa. Se siente parte del grupo, porque Del Bosque consigue que los 23 que están concentrados se sientan iguales unos a otros. Pero el futbolista vive del balón, necesita disputar minutos y un delantero más aún. 

Llorente no está disfrutando del final de temporada que esperaba, después de haber cuajado el mejor curso de su vida. Marcelo Bielsa le ha catapultado. Se ha hecho el amo y señor de San Mamés, ha crecido y sus compañeros con él. Ha sido el máximo goleador nacional en Liga, empatado con Roberto Soldado a 17 tantos. Y en total, ha hecho 29 dianas. Una barbaridad. Y alcanzó dos finales, la de la Europa League y la de la Copa del Rey. Pero precisamente ahí, comenzó su calvario.

El 9 de mayo el Atlético de Falcao le hizo tomar el primer trago amargo en Bucarest. Un 3-0 muy doloroso para las ilusiones que había despertado el estilo de juego vigoroso y fulgurante impuesto por el técnico argentino en Lezama. Quedaba la final más copera, contra el Barça. Pero tampoco pudo ser, otro 3-0. Los bilbaínos habían perdido sus dos finales y Llorente no había logrado marcar en ninguna. 

Por disputar la final del Calderón, Llorente retrasó su incorporación a la concentración de la selección española. No disputó los primeros partidos de preparación ante Corea y Serbia. Pero es que hasta hoy ya no ha vuelto a jugar un solo minuto. Ni en el último ensayo ante China, ni ya en la Eurocopa. Ha visto a Italia, Irlanda, Croacia y Francia desde el banquillo.

Pero el de hoy no es un rival cualquiera. Portugal permanece en el recuerdo del riojano para siempre. En el escaparate del Mundial de Suráfrica, hace dos años, Llorente se dio a conocer ante todo el planeta. Aquel 29 de junio de 2010 en Ciudad del Cabo, España comenzaba su andadura por los partidos a cara o cruz. Eran los octavos de final. Entonces tampoco había podido estrenarse. Pero del Bosque le tenía reservado su momento. 

Corría el minuto 58 de partido. La portugal de Queiroz estaba poniendo en muchos aprietos a España. No por sus habilidades para atacar con peligro, sino por su férrea defensa que tenía hipnotizado el juego español. Del Bosque sacó del campo a Torres, que pasó inadvertido, y dio entrada al 'rey león'. El objetivo: retrasar a los centrales Bruno Alves y Carvalho, fijarles y aprovechando la estatura hacer de pivote y abrir huecos para Villa, Iniesta y compañía. 

Llorente leyó el partido a las mil maravillas y cuajó una media hora soberbia. Cuatro minutos más tarde su efecto provocó que Iniesta metiera un pase a Xavi, éste prolongara de tacón para Villa y que el Guaje culminara a las redes un doble remate. Pero es que además, el '19' tuvo dos ocasiones meridianas para batir de cabeza a Eduardo. España siguió su camino. 

Esta noche, en Donetsk españoles y luso se vuelven a ver las caras. Sin embargo, Llorente, que acudía a esta Eurocopa con más galones, se ha visto relegado al cuarto puesto en la delantera. La opción del falso '9', Torres y hasta Negredo parecen ser para Del Bosque alternativas por delante del riojano. Pero nadie le dice que hoy no pueda volver a ser su noche, como aquella del 29 de junio de 2010. Seguro que ha soñado con ello.