Estás leyendo: Un puntazo de derbi

Público
Público

Un puntazo de derbi

El Madrid no puede permitirse tropezar en el Calderón. El Atlético quiere acabar con 12 años de maldición. Noche especial para Simeone, pendiente de Falcao y Adrián

JORGE YUSTA

El cronómetro se pone a cero. Poco cuenta lo que ha sucedido hasta hoy en la temporada. El derbi del Calderón se presenta como un punto de inflexión. Un hito en los caminos que atraviesan Real Madrid y Atlético.  El de esta noche es mucho más que un derbi. Por lo que se juegan ambos, por la historia, por los jugadores que chocarán sobre el tapete, por lo que puede provocar en la lucha por la Liga...

Un sinfín de razones para no perderse el duelo entre los eternos rivales de la capital de España. Más si cabe con el aliento del Barça que se va haciendo más intenso en la nuca del Real Madrid. La goleada de anoche en el Camp Nou ante el Getafe le ponen, hasta el final del partido en el Calderón, con tan solo un punto de desventaja con el líder. 

Lejos quedan las especulaciones de un pasillo de los culés a los blancos o de la celebración del título en el clásico. Ahora, surgen las ansiedades, las presiones y las llamadas a la tranquilidad. Como la que realizó ayer Aitor Karanka. En el paseo de la Castellana están acostumbrados a estas situaciones, pero la humanidad todavía puede provocar a los de Mourinho malas pasadas.

Pese a los tres empates, ante Málaga, Villarreal y Valencia, que le han reducido su ventaja en en liderato a mínimos, los blancos se presentan en el Calderón con una racha impresionante como visitante. No pierden fuera del Bernabéu desde septiembre, ante el Levante. Justo después llegó el empate sin goles ante el Racing y hace poco el de El Madrigal. 

Para el Atlético es también una final. Es casi el último tren al que aferrarse para estar el año que viene en Europa a través de la Liga. Bastante tienen los rojiblancos con ese objetivo como para pensar en los perjuicios que traería su victoria en la casa madridista. "Pensar en ganar solo para fastidiarles es de mediocres", dijo ayer Simeone.

Pero además, los colchoneros tienen ante sí el reto de romper un maleficio que dura ya 12 años. Desde el 30 de octubre de 1999, cuando se impuso por 1-3 en el Santiago Bernabéu, el equipo rojiblanco no gana un derbi. Ni en Liga, donde ya acumula veinte con un saldo de catorce derrotas y seis empates, ni en Copa del Rey, cuando los dos se cruzaron en los cuartos de final en 2011 con doble victoria blanca por 3-1 y 0-1.

El equipo rojiblanco sigue siendo una sorpresa en cada partido. Simeone le ha dado carácter y criterio pero muchos encuentros se deciden fuera de los esquemas por los que el argentino pretende que se mueva su grupo. En casa, por lo menos, se ha hecho más fiable que fuera. Sólo dos derrotas en sus quince duelos como local de este curso liguero.

La presión será crucial en el planteamiento del Cholo. Entorpecer la salida del balón de Xabi Alonso, no dejar tocar a Özil, arrebatar el balón y salir escopetados hacia la portería de Casillas. Eso y que en la creación el balón pase por Diego. Y después, por Diego. 

Sin embargo, dos dudas pueden causarle un enorme quebradero de cabeza. Falcao y Adrián pasan por sendos procesos griposos y su actuación se antoja vital para los intereses atléticos. Serán duda hasta última hora. En la zaga la baja por sanción de Miranda la suplirá Domínguez o Perea como acompañantes de Godín.

Mourinho tan solo tiene el problema de tener que hacer descartes. Tiene a toda la plantilla a su disposición. Y la única duda que tiene es si alinear un trivote para dar más solidez al centro del campo o colocar a su once de gala. El damnificado en ambas opciones sería Higuaín, que cedería su puesto a Di María.

En defensa regresa Sergio Ramos, que ocupa su lugar en el centro de la zaga en lugar de Albiol. También baraja Mourinho ensayar, pensando en Múnich, con el portugués Fabio Coentrao por el brasileño Marcelo en el lateral izquierdo. Cambios que no afectan a la mentalidad. No hay relajación que valga. Un golpe de efecto en el Calderón para demostrar que la Liga sigue teniendo color blanco.

La expectación es máxima, por tanto, ante lo que puede deparar un duelo que reúne un arsenal dificilmente igualable. Y es que en el Manzanares se van a juntar dos delanteras con un potencial goleador escandaloso. Entre Cristiano, Benzema, Higuaín y Falcao suman la friolera de 127 goles. 

También será un derbi especial para Simeone, que debuta como entrenador del equipo de su alma ante el enemigo. Como jugador no tuvo la fortuna de ganar ni uno solo de los cinco derbis que disputó. Como técnico quiere quitarse esa espina. Y de paso cortarle la racha a Mourinho, que ha ganado los cinco derbis que ha disputado.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Godín, Domínguez o Perea, Filipe; Diego, Tiago, Gabi, Koke o Arda Turan; Adrián o Arda Turan y Falcao.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; y Benzema.

Árbitro: Delgado Ferreiro (colegio vasco).

Estadio: Vicente Calderón.

Hora: 22.00.