Público
Público

Uche, lágrimas de esperanza

El Zaragoza gana al Athletic (2-1), el Osasuna empata con el Deportivo (0-0) y Real Sociedad y Levante firman tablas (1-1)

Tras marcar el gol de la remontada, su primer tanto en el Zaragoza, Uche se desplomó sobre la hierba y, sin poder contenerse, las lágrimas ahogaron la alegría. El delantero nigeriano ha vivido casi dos años de calvario provocado por las lesiones, y su imagen es la de la esperanza a la que se aferra el conjunto aragonés.

Los tres puntos dan aire al Zaragoza y premian su ambición ante un Athletic que, después de abrir el marcador, se durmió. Sin un jugador vizcaíno en el campoHerrera, el único, aún viste de blanco, regalaron el balón al rival, recularon y acabaron condenados por sus errores en defensa. //Á.L. MENÉNDEZ

 

Sólo Álvaro Cejudo podrá esgrimir una razón para guardar el partido de ayer en su videoteca. Fue su debut en Primera y eso siempre es causa de fiesta, aunque los demás se comportaron como invitados a la fuerza.

Osasuna aceptó el disfraz de local, cogió el balón y se lo escondió al Deportivo, pero tampoco hizo que la posesión se convirtiese en peligro. Toques cortos para no perder el dominio, pero sin pretensión de causar peligro. Sólo Nelson, el lateral, y Sola, recién entrado en el campo, inquietaron la portería de Aranzubía. El primero, en un latigazo a falta de 20 minutos por el que obligó al meta a esforzarse. El delantero, que entró por un irrelevante Lekic, estuvo más cerca con un disparo mordido que terminó dando al palo de la portería. Los gallegos, menos aún. No llegaron a intentarlo. // G. CABEZA

 

Como buenos compañeros de ascenso, Real y Levante se repartieron ayer un punto que ni a los donostiarras (35) les sirve para engancharse definitivamente a los de arriba, ni a los valencianos (28) para poner tierra de por medio con los de abajo. Con cuatro victorias en sus últimos cinco partidos, aunque mermado por la baja de Caicedo, los de Luis García parecieron pedir permiso a la Real para salir de su campo. Con Xabi Prieto y Griezmann recuperados a tiempo, los locales dominaban, pero les sigue faltando fútbol para no vivir entre tanta imprecisión, algo que con Rivas en la zona de creación es imposible. El manchego, sobrevalorado por lo aparente, nunca se complica la vida. Prefiere complicársela a sus compañeros.

Tras un primer tiempo para olvidar, Aranburu, el mejor escudero que ha tenido Alonso en aquella Real que le disputó la Liga al Madrid, aprovechó una imprecisión de Ballesteros para asistir a Zurutuza. Anoeta firmaba la tercera victoria consecutiva y un nuevo 1-0, aunque esta vez sin gol de Tamudo.

Lasarte refrescó su equipo con los cambios de Sutil y Agirretxe por Griezmann y Tamudo, tal y como hizo Luis García con Montero y Rubén. Un despeje blandito de Rivas en la frontal del área le cayó a Del Horno y el ex del Athletic, que ya le marcó a la Real en el Ciutat de Valencia, batió a Bravo en colaboración con Ansotegi. Encajar un gol en Anoeta es sinónimo esta temporada de derrota local. Anoche supuso un empate. El de ese punto a ninguna parte. // E. MARÍN