Público
Público

UEFA La UEFA archiva una investigación contra el brazalete arcoíris de Neuer mientras la ultraderecha alemana reacciona

El capitán de la selección alemana lo lucirá también en el partido contra Hungría, que ha aprobado una nueva normativa que prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares.

Manuel Neuer, portero de Alemania, con el brazalete arcoíris
Manuel Neuer, portero de Alemania, con el brazalete arcoíris. Matthias Schrader / REUTERS

El meta y capitán de la selección alemana lleva, desde hace tres partidos, un brazalete con el arco iris, con el que la Federación Alemana de Fútbol (DFB) ha querido mandar un mensaje a favor de la diversidad y los derechos de las minorías.

La noticia de que la UEFA había abierto una investigación en contra de Neuer–archivada este domingo– generó duras reacciones en Alemania.

"Querida UEFA, ¿es en serio?", escribió en sus redes sociales el exinternacional Thomas Hitzlperger, quien al concluir su carrera hizo pública su homosexualidad.

La seleccionadora femenina, Martina Voss-Tecklenburg, por su parte, dijo que si al final la UEFA optaba por imponer una multa "habrá que pagarla con orgullo".

La UEFA optó por evitar que la situación llegará a ese extremo."La UEFA estudió el asunto del brazalete mostrado por el jugador y, al considerar que promueve una buena causa, como es la diversidad, la selección no se enfrentará a ninguna sanción disciplinaria", comentan en un comunicado.

Por su parte, el Gobierno alemán afirmó  que los colores del arcoíris son un símbolo de respeto mutuo al comentar el debate en torno al brazalete que luce el meta y capitán de la selección alemana, Manuel Neuer, desde hace tres partidos.

"Los colores del arcoíris son un símbolo de cómo queremos vivir", destacan desde el Ejecutivo alemán 

"Los colores del arcoíris son un símbolo de cómo queremos vivir; con respeto mutuo y sin la discriminación con la que las minorías han sido marginadas durante mucho tiempo", dijo en una rueda de prensa ordinaria el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert.

El debate sobre el brazalete que Neuer viene usando desde el amistoso contra Letonia antes de la Eurocopa se ha desatado justo cuando se aproxima el partido contra Hungría. Un país que ha aprobado recientemente una nueva ley que, entre otros aspectos, prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y que ha sido calificada de "homófoba" por la oposición progresista.

Además, el alcalde de Múnich, Dieter Reiter, ha cargado este martes contra la UEFA por prohibir iluminar con la bandera arcoiris del colectivo LGTBI el estadio Allianz Arena de la ciudad donde este miércoles se celebra el Alemania-Hungría.

En unas breves declaraciones para reaccionar a la decisión de la UEFA, Reiter se dijo "avergonzado" y "decepcionado" por la prohibición y avanzó que Múnich seguirá mandando una "señal clara" iluminando durante el encuentro de la Eurocopa con la bandera arcoiris el ayuntamiento, una noria y la torre de telecomunicaciones de la capital bávara.

La ultraderecha, contra el arcoriris

Mientras tanto, la ultraderecha alemana ha intentado desatar una campaña contra el brazalete de Neuer. Así, por ejemplo, en redes sociales se ha lanzado una encuesta en la que se le pregunta a los seguidores qué brazalete prefieren: si el brazalete con la bandera alemana o el brazalete con el arco iris.

El exdiputado de la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) Uwe Junge llevó los ataques al extremo al escribir en un tuit que Neuer llevaba un brazalete de "Schwuchtel", una expresión peyorativa para referirse a los homosexuales.

Después de que se levantase una ola de protestas, Junge borró el tuit y se disculpó por la expresión "Schuchtel" pero insistió que él considera que los colores del arco iris están fuera de lugar en el brazalete del capitán de la selección alemana.

"Nuestros colores son negro, rojo y oro", escribió Junge en un segundo tuit.

Incluso la líder del grupo parlamentario de AfD, Alice Weidel, se había distanciado de Junge. Weidel es lesbiana reconocida y varias veces ha dicho que no comparte las posiciones del partido sobre el homosexualidad considera que hay temas más importantes que la identifican con él.

La campaña de la ultraderecha recuerda otras anteriores contra la presencia de jugadores negros en la selección. En una de ellas estuvo involucrado incluso el presidente de honor de la AfD, Alexander Gauland, cuando tomó como foco de ataque a Jerome Boateng, de quien dijo que aunque jugará bien al fútbol nadie querría ser su vecino.

Después, Gauland dijo que había dicho eso sin saber exactamente quien era Boeteng y que de haber sabido que era cristiano y no musulmán no lo hubiera dicho.