Público
Público

Racismo en el fútbol El Valencia abandona unos minutos su partido de Liga tras denunciar insultos racistas a un jugador

El propio club ha confirmado que el equipo no quería regresar al terreno de juego. Sin embargo, el árbitro del partido envío un comunicado al Valencia para advertirles que si no salían al campo podrían enfrentarse a una sanción.

Diakhaby
Los jugadores del Valencia, con Diakhaby en el centro, abandonan el terreno de juego, durante el partido de Liga en Primera División ante el Cádiz. Román Ríos / EFE

El partido Cádiz-Valencia, de la jornada 29 de LaLiga Santander, estuvo este domingo 25 minutos interrumpido tras un enfrentamiento entre el central del Valencia Mouctar Diakhaby, y el central del Cádiz, Juan Cala, en el que éste último habría proferido un grave insulto racista al jugador valencianista. Los jugadores del Valencia decidieron abandonar el campo cuando se habían disputado 29 minutos de partido.

Según aseguró Gabriel Paulista, jugador del Valencia, Cala habría llamado "negro de mierda" a Diakhaby, tras lo cual ambos jugadores tuvieron un enfrentamiento.  Tras casi media hora de incertidumbre, el partido se reanudó pero ya sin el central francés del Valencia sobre el terreno, al haber sido sustituido por Hugo Guillamón. Según un tuit del Valencia, fue precisamente Diakhaby el que pidió a sus compañeros que regresaran al campo. Cala siguió jugando hasta el descanso.

El propio club ha confirmado, aun así, que el equipo no quería regresar al terreno de juego. Sin embargo, el árbitro del partido envío un comunicado al Valencia para advertirles que si no salían al campo podrían enfrentarse a una sanción. "El Club en ningún momento insta a sus jugadores a volver al césped. El árbitro traslada a los jugadores las potenciales consecuencias de no volver al terreno de juego. Los jugadores, forzados a jugar bajo amenaza de penalización después de los insultos racistas y la tarjeta amarilla a Diakhaby, deciden regresar al terreno de juego", resalta el club en un comunicado.

El Valencia denunció que "Mouctar Diakhaby se ha convertido hoy en otra víctima del racismo en el fútbol" y manifiestó su malestar porque "después de sufrir un intolerable insulto racista, todavía ha visto la tarjeta amarilla por protestar". Asimismo, aseguran tener confianza en que "se investigue el suceso", aunque están decepcionados porque "no se tomó ninguna decisión".

"El equipo se ha reunido y decide volver para luchar por el escudo, pero firme en la condena al racismo de todo el Valencia Club de Fútbol en todas sus formas. No al racismo", afirmó la entidad valencianista.

El partido finalmente se reanudó pero ante el Valencia publicó un tuit en el que expresó su "condena al racismo". "Nuestro total apoyo a Diakhaby. NO AL RACISMO. El jugador, que ha recibido un insulto racista, ha pedido a sus compañeros que vuelvan al campo a luchar", indicó el club che en su cuenta oficial de Twitter.

En el minuto 32, los futbolistas del Valencia se marcharon a los vestuarios tras una tangana en el medio campo que se produjo después de un lance en el área visitante entre Diakhaby y Cala, que continuó posteriormente con un intercambio de palabras entre ambos en otras partes del terreno. 

Al jugador francés se le vio muy disgustado y afectado en todo momento, y sus compañeros intentaron calmarle. 

El árbitro catalán David Medié Jiménez amonestó al central francés con amarilla y también advirtió al defensa sevillano del Cádiz, tras lo que Diakhaby continuó dándole explicaciones al colegiado sobre lo ocurrido, hasta que todo los jugadores del Valencia decidieron irse a los vestuarios. El Comité de Competición tomará una decisión en función de la valoración del acta arbitral, redactada por Jiménez, que explica "este hecho no fue percibido por ningún integrante del equipo arbitral".

El Cádiz cierra filas con Cala

El club andaluz publicó un comunicado en el que afirmó que "todos los integrantes de nuestra plantilla (...) son firmes defensores de la lucha contra el racismo, cuya actitud siempre ha sido ejemplar en todos los encuentros que se han disputado".

El mensaje destaca que, desde el Cádiz, están "en contra de cualquier situación de racismo o xenofobia, sea quien sea su autor" y añaden que trabajarán "para su erradicación". "Todos los autores de esos delitos, sean o no de nuestro equipo, deben pagar por ello", defienden. 

No obstante, mantienen que "la entidad no puede entrar a valorar los lances propios del juego entre los jugadores, y siempre exigimos una actitud de respeto y responsabilidad ante los contrarios". "Trabajamos y seguiremos trabajando para que en nuestro fútbol no existan comportamientos xenófobos, con un 'NO AL RACISMO' con toda su contundencia", finaliza el comunicado.