Público
Público
Únete a nosotros

Abengoa logra un beneficio bruto hasta mitad de año tras las millonarias pérdidas de 2016

La compañía andaluza cifra en 72 millones de euros el valor nominal de la deuda afectada por una reclamación de bonistas admitida por un tribunal sevillano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Detalle de la sede de Abengoa en Madrid. E.P.

El grupo español de ingeniería y energías renovables Abengoa cerró el primer semestre de 2017 con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 16 millones de euros, lo que supone la recuperación de resultados positivos tras cerrar 2016 con unas pérdidas de 7.626 euros.

Según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Abengoa registró ventas de 691 millones de euros durante el primer semestre del año, y habría alcanzado unos beneficios brutos de 117 millones si se hubieran excluido gastos relacionados con el proceso de reestructuración financiera que realizó el pasado mes de marzo para evitar el concurso de acreedores.

En concreto, la compañía fija en 101 millones los gastos de provisiones de coste de construcción y servicios profesionales independientes tras el proceso de reestructuración financiera.

El resultado neto de Abengoa durante el primer semestre de 2017 ascendió a 4.906 millones de euros, debido principalmente al beneficio no recurrente por importe de 5.814 millones de euros recogido en la cuenta de resultados derivado de la reestructuración financiera que se compone de la cancelación de pasivos financieros por 8.433 millones de euros, el alta de nueva deuda refinanciada y nuevas acciones emitidas por 1.943 millones de euros, 538 millones de euros de efecto impositivo y 138 millones de euros por comisiones y otros gastos.

Según ha informado la compañía con sede en Sevilla, el reconocimiento de este resultado positivo proveniente de la quita de deuda y las ampliaciones de capital previstas en el contrato de reestructuración, han compensado en gran medida las pérdidas de 2016 y ha permitido restablecer "el equilibrio patrimonial" en Abengoa.

La reestructuración financiera ha implicado una reducción significativa en el endeudamiento financiero bruto consolidado de la compañía, que ha pasado de 12.258 millones de euros al cierre de 2016 a los 5.578 millones de euros del pasado 30 de junio. De estos 5.578 millones de euros de endeudamiento financiero bruto, 2.065 millones de euros corresponden a deuda de sociedades clasificadas como mantenidas para la venta.

La presentación de resultados de Abengoa llega un día después del un desplome en Bolsa de 14% tras la sentencia de un juzgado Mercantil Número 2 de Sevilla que reconoce a un grupo de bonistas el derecho a recibir íntegramente su inversión y los intereses de la misma.

La compañía ha cifrado en 72 millones de euros el valor nominal de la deuda afectada por la reclamación, aunque explicó que pedirá al juez que aclare la cantidad que deberá devolver a los bonistas que recurrieron el acuerdo de reestructuración de su multimillonaria deuda.

Aviso del auditor

Las cuentas de la sociedad han mejorado a nivel operativo, pero el auditor Deloitte ha incluido un párrafo de énfasis en su revisión limitada semestral, en el que señaló que la continuidad del grupo dependerá de su capacidad para ejecutar en el plan de viabilidad acordado en la reestructuración de la deuda del grupo una vez considerados los "potenciales impactos de la sentencia" conocida esta semana.

Deloitte advierte que existe "una incertidumbre significativa" sobre la continuidad de Abengoa

Así, Deloitte ha advertido de que existe una "incertidumbre significativa" sobre la capacidad de Abengoa para continuar con sus operaciones debido a que el patrimonio neto del grupo a cierre del primer semestre es negativo.

En un informe como auditor de las cuentas de la compañía del primer semestre, la auditora llama la atención sobre la evolución negativa financiera y operativa en los dos últimos ejercicios y en el periodo de seis meses cerrado el pasado 30 de junio, que "ha motivado que el patrimonio neto consolidado a dicha fecha sea negativo aun después de la reestructuración financiera y societaria llevada a cabo".

Así, Deloitte afirma que la viabilidad del grupo, la recuperación de los activos, la realización de los pasivos y el cumplimiento de los compromisos por avales y garantías por los importes previstos dependerán de la aplicación efectiva de las medidas previstas en el acuerdo de reestructuración una vez considerados "los potenciales impactos" derivados de la sentencia favorable a los bonistas en el plan de viabilidad revisado y en el plan de liquidez, así como a la evolución de las operaciones de las sociedades del grupo y de las eventuales decisiones futuras que los gestores de la compañía puedan tomar sobre su patrimonio.

El auditor ya había advertido sobre incertidumbres respecto a la viabilidad del grupo de ingeniería y energías renovables en anteriores estados financieros de la compañía, aunque cuando todavía estaba sumida en la negociación de su plan de reestructuración financiera.