Público
Público

Los acreedores de la inmobiliaria China Evergrande se manifiestan contra la compañía reclamando que les pague

La empresa, la segunda promotora más grande del país, atraviesa graves problemas de liquidez que le colocan al borde de la suspensión de pagos. Su principal filial suspende la negociación de sus bonos corporativos.

Agentes de la policía tratan de disolver la concentración de inversores y proveedores de la inmobiliaria China Evergrande, frente a su sede en la ciudad de Shenzhen, al sudeste del país, ante el temor de la que la empresa vaya a la quiebra y no les pague.
Agentes de la policía tratan de disolver la concentración de inversores y proveedores de la inmobiliaria China Evergrande, frente a su sede en la ciudad de Shenzhen, al sudeste del país, ante el temor de la que la empresa vaya a la quiebra y no les pague. Noel Celis / AFP

Reuters

El personal de seguridad de la ciudad china de Shenzhen se llevó este jueves a los manifestantes que se reunieron frente a la sede de la promotora inmobiliaria China Evergrande Group, que atraviesa una crisis de liquidez.

La segunda mayor promotora del país, con un pasivo total de más de 300.000 millones de dólares, se enfrenta a una crisis de liquidez y se esfuerza por conseguir fondos mientras se debate entre una quiebra desordenada, una caída controlada o un rescate por parte del Estado.

Inversores descontentos con Evergrande, así como proveedores que dicen que se les debe dinero, se han reunido esta semana en la sede de la empresa en la ciudad del sur y, según medios de comunicación, en otros lugares de China. "Todos los días estamos aquí esperando algún tipo de medida para nosotros, pero no llega nada, así que no tenemos más remedio que quedarnos", dijo un manifestante.

Se pudo ver a los agentes de seguridad uniformados deteniendo al menos a dos personas de las dos docenas de manifestantes y formando un círculo alrededor de los que se quedaron, cerrando los brazos para que ninguno pudiera salir mientras se llevaban a los dos.

El personal de seguridad respondió a los cánticos esporádicos de "Evergrande devuelve nuestro dinero" agitando una pancarta que decía "pruebas policiales", mientras un agente filmaba a los manifestantes que gritaban.

El lunes, Reuters informó de que un centenar de manifestantes se habían agolpado ese día en el vestíbulo de la empresa para exigir la devolución de préstamos y productos financieros.

Suspendida la cotización de los bonos de su filial

Este jueves, la principal filial de Evergrande, Hengda Real Estate Group, solicitó la suspensión de la negociación de sus bonos corporativos que cotizan en el mercado nacional chino tras una rebaja de la calificación. La solicitud se produce después de que las bolsas de Shanghái y Shenzhen hayan congelado repetidamente la negociación de los bonos en los últimos días debido a la volatilidad de la contratación.

El logo de China Evergrande en su sede de Hong Kong.
El logo de China Evergrande en su sede de Hong Kong. Bobby Yip / REUTERS

La suspensión de la contratación de los bonos corporativos de Hendga en tierra firme indica una creciente probabilidad de impagos y reestructuración de la deuda, según participantes del mercado.

El 15 de septiembre, Hengda recibió la notificación de la agencia de calificación China Chengxin International (CCXI) de que las calificaciones de los bonos habían sido rebajadas de AA a A, y que tanto las calificaciones de los bonos como su calificación de emisor habían sido incluidas en una lista de vigilancia para nuevas rebajas, según dijo en una declaración al mercado.

Goldman Sachs y JPMorgan advierten de los riesgos de contagio

La crisis de la deuda de Evergrande Group podría suponer un riesgo de contagio para el sector inmobiliario chino en su conjunto, dijo Goldman Sachs en una nota publicada el miércoles. "Creemos que una interrupción mayor de las operaciones de promoción inmobiliaria de la empresa puede ser muy negativa para la confianza de los compradores e inversores inmobiliarios nacionales, y podría extenderse al sector inmobiliario en general", escribieron Kenneth Ho y Chakki Ting de Goldman Sachs en la nota.

Los analistas añadieron que si las operaciones inmobiliarias se mantienen como una empresa en funcionamiento, el margen de contagio podría ser menor.

Igualmente, el banco JPMorgan también advirtió del riesgo de repercusiones. "Con los recientes acontecimientos que se aceleran a la baja, creemos que son necesarias maniobras adicionales por parte del Gobierno para evitar un posible contagio", dijo el banco, añadiendo que esperaba que las operaciones se mantuvieran en marcha para proteger los intereses de clientes y proveedores.

"Si los políticos siguen las directrices del Gobierno para garantizar un mercado inmobiliario estable, no esperamos que el inminente impago de la compañía sea demasiado perturbador para el sector", dijo JPMorgan.

Más noticias de Economía