Público
Público

Los autónomos quieren más protección social en la reforma de las cotizaciones

La patronal Pimec y el sindicato UGT Catalunya reclaman que en el cálculo de las cuotas que deben pagar los empleados se priorice el rendimiento neto de la actividad por encima de la facturación y que los cambios se acuerden por consenso, aunque exigen posponerlos por la crisis económica.

Una protesta de autónomos en la plaza del Vi de Girona, Catalunya en noviembre del 2020.
Una protesta de autónomos en la plaza del Vi de Girona, Catalunya en noviembre del 2020. ACN

En el peor momento posible. Así define el colectivo de empleados por cuenta propia la propuesta del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para reformar el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), que contempla un incremento de las cuotas a la Seguridad Social. Pese a que se trata del primer paso para emprender el cambio total en el sistema, la propuesta del Gobierno estatal implica crear 13 tramos de cotización vinculados a los ingresos reales. Como consecuencia de la crisis, el Ejecutivo ha retrasado hasta el año que viene la puesta en marcha del nuevo método de cálculo. Para la patronal Pimec, la prórroga es insuficiente por "el contexto económico y el nuevo modelo se debería abordar en una época de recuperación".

Patronal Pimec: "Nos encontramos claramente discriminados respecto a los asalariados"

Más allá del calendario de aplicación, los trabajadores autónomos piden abrir el debate sobre las cotizaciones, pero también el de los colectivos específicos o la necesidad de incrementar la protección social, en la que "nos encontramos claramente discriminados respecto a los asalariados", indican desde la patronal de la pequeña y mediana empresa. La representante de Autònoms Pimec, Elisabet Bach, plantea que la reforma debería aproximar los ingresos reales a las bases de cotización, especialmente para los que se inician. "Se ha de tomar como referencia el rendimiento neto de la actividad por encima del importe de facturación". En este caso, demanda mecanismos de progresividad basados en el sistema de tramos. Bach pide que la negociación vaya más allá de ajustar la cuotas o el importe de las cotizaciones.

El reto de la protección social

Además del punto de vista fiscal, la entidad reclama que la reforma del RETA contemple mejoras en el esquema de protección social de las personas autónomas. "Cualquier cambio ha de ser consensuado con todas las organizaciones más representativas del colectivo del trabajo autónomo y a tal efecto, que las propuestas que tenga el Ministerio las haga llegar a estas organizaciones", apunta Bach. A parte, pide que se "posponga hasta que la coyuntura económica permita el despliegue de la normativa".

CTAC: "Necesitamos un sistema que elimine las desigualdades entre las personas que infracotizan y las que sobrecotizan"

Este reajuste del sistema también lo solicitan desde el sindicato UGT Catalunya. La presidenta de la Unió de Treballadors Autònoms de Catalunya (CTAC), Sandra Zapatero, recupera una reivindicación histórica del colectivo: la aportación a la Seguridad Social en función de los ingresos percibidos. "Necesitamos un sistema más moderno que elimine las desigualdades entre las personas que infracotizan y otras que sobrecotizan". Según Zapatero, estos cambios comportarían un método "justo, solidario y proporcional". De hecho, el principio que defiende la responsable de la CTAC se basa en pagar en función de lo que gane cada autónomo. "Esperemos que en 2022 entre en vigor le nuevo sistema y que dejemos atrás el concepto de una cuota mínima de 286 euros mensuales que es un peaje innecesario", asegura Zapatero.

Desde la CTAC se lamenta que los autónomos siempre sean un "colectivo olvidado" que, pese a que recibió algo de aire con las medidas ordinarias y extraordinarias para el cese de la actividad tras el primer estado de alarma, no se tiene en cuenta sus especificidades. Zapatero recuerda que los trabajadores se vieron exonerados de pagar las cuotas mensuales e incluso recibieron una prestación media de 760 euros ante el desplome de la actividad, pero ahora en el diseño de las ayudas de 2.000 euros impulsadas por la Generalitat de Catalunya se ha efectuado un reparto desigual.

Un nuevo diseño de las ayudas

Zapatero señala que el propio Govern tuvo que ampliar la cuantía de las ayudas prevista inicialmente ante el alud de peticiones registradas. La presidenta de la CTAC también valora que algunos ayuntamientos hayan implantado medidas como las reducciones de tasas, impuestos o bonificaciones municipales. Pero considera que no son suficientes por el destino de estas subvenciones. "Hemos pedido al ministro Escrivá que las reoriente porqué muchas de ellas van dirigidas a personas que han contraído deudas y no tienen en cuenta los profesionales que se han quedado sin ingresos" por las restricciones por la pandemia de la covid-19.

En la línea de mejorar la consideración del colectivo, Zapatero incide en la necesidad de regular totalmente la figura del falso autónomo, que "vulnera los derechos laborales y empeora la calidad del trabajo y de la autoocupación". De hecho, a partir de los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al año 2020, la CTAC mostró su sorpresa por el descenso de la cifra de empleados por cuenta propia en algunos sectores empresariales, aunque el número total de autónomos en Catalunya aumentó en 2.885 personas. Según el análisis sindical, la razón está en la contratación de falsos autónomos.

Un ejemplo de esta tendencia es el incremento de los falsos autónomos en el sector del transporte, donde el sindicato UGT y la CTAC han comprobado como ha crecido el número de vehículos ligeros sin rotulación, por lo que estos efectúan el servicio sin identificarse.

Ante la inminencia de la reforma del RETA, que se prevé entre en vigor el año que viene, el colectivo insta a mejorar la formación de los empleados y a equiparar las medidas de protección social y los incentivos económicos con el resto de actores del sistema productivo. En este sentido, claman por una renovación de sus condiciones laborales. "Estamos peor desde el punto de vista fiscal que un asalariado, una pyme, una gran empresa o incluso que una firma del Ibex-35".

Más noticias de Economía