Público
Público

Bankia gana 1.000 millones en 2015

El cargo extraordinario del último trimestre llevó a la entidad a finalizar el cuarto trimestre con una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 9%, por debajo del objetivo del 10% que se había fijado, y del 9,9% de septiembre.

Detalle de la sede de Bankia en la madrileña Torre Kio. E.P.

Jesús Aguado y Sarah White / REUTERS

MADRID.- Bankia elevó un 39% su beneficio en 2015 gracias a una caída de las provisiones, mejorando en general las previsiones de los analistas, pese a que las nuevas dotaciones del cuarto trimestre ante eventuales demandas por su salida a bolsa de 2011 le hicieron incumplir su objetivo de rentabilidad.

En el conjunto del año pasado, el beneficio atribuible alcanzó los 1.040 millones de euros, frente a los 955 millones de euros previstos por los analistas, tras bajar las provisiones totales un 36%. En bolsa, las acciones recogieron estas cifras con una subida del 7% a 0,978 euros.

"Se trata de unos buenos números para Bankia, que ha conseguido contrarrestar el impacto negativo de las provisiones adicionales de la OPS con las plusvalías de 117 millones por la venta de City National Bank of Florida y con una inesperada reducción de los activos ponderados por riesgo en unos 5.000 millones de euros", dijo Credit Suisse en una nota a clientes.

Además, el repunte de la acción se producía después de que la entidad, controlada por el Estado en un 64,2%, anunciara el viernes un aumento de un 50% del dividendo con cargo a 2015 a 302 millones, de los que el Estado recibirá 194 millones de euros. De esta forma, la entidad avanza en la devolución de parte de las ayudas públicas totales de 22.424 millones que ha recibido.

El impacto de las dotaciones contra la salida a bolsa de la entidad se dejó notar sobre todo en el cuarto trimestre, en el que se hizo una provisión con cargo a ese trimestre de 424 millones de euros adiciones (184 millones contra resultados y 240 millones de euros contra reservas).

El miércoles pasado, el Tribunal Supremo tumbó dos importantes recursos de la entidad y avaló las imprecisiones de su salida a bolsa, abriendo la puerta al progreso de miles de demandas de particulares contra la entidad.

El cargo extraordinario del último trimestre llevó a la entidad a finalizar el cuarto trimestre con una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 9%, por debajo del objetivo del 10% que se había fijado, y del 9,9% de septiembre. Sin tener en cuenta este impacto, la entidad destacó que finalizó con un ROE del 10,6%.

Tras el cargo extraordinario, el beneficio atribuible del cuarto trimestre se situó en 185 millones de euros, frente a los 300 millones de euros del tercer trimestre, pero también superó las estimaciones de 95 millones de euros del mercado.

Margen de intereses presionados

En un entorno de tipos de interés en mínimos históricos, el margen de intereses - diferencia entre lo que un banco cobra por prestar y los costes de financiación -, se redujo un 6,4% en 2015 a 2.740 millones de euros, frente a previsiones de analistas de 2.731 millones de euros.

Además, la ardua competencia del sector por la captación de un crédito que sigue estancado también presionó el margen de intereses del cuartro trimestre, que bajó un 13% interanual a 665 millones. No obstante, estas cifras también se situaron por encima de las previsiones de 654 millones de euros. Los menores costes de financiación redujeron algo la caída del margen al 3,3% entre el tercer y cuarto trimestre.

El crédito de Bankia cayó desde diciembre casi un 2% aunque la entidad logró mejorar en este entorno desfavorable su rendimiento sobre la cartera de crédito al 2,08% desde el 2,03% de septiembre.

En términos de capital, otro gran mantra para un sector cada vez más sometido a exigencias regulatorias de solvencia, Bankia cerró el cuarto trimestre con un capital ordinario fully loaded del 12,26% frente al 11,73% de septiembre y los analistas esperan que continúe una progresiva mejora.

En términos de mora, el grupo combinó la mejora orgánica con la venta de dudosos por 3.551 millones de euros para cerrar el cuarto trimestre con unos impagos del 10,8% frente al 11,41% de septiembre.

Más noticias de Economía