Público
Público

BCE Lagarde urge a los gobiernos de la UE una respuesta "ambiciosa y coordinada" frente al coronavirus

El BCE rebaja previsiones económicas por la pandemia, pero admite que la situación es peor de lo estimado.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, con el vicepresidente Luis de Guindos, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort, con gran ausencia de medios de comunicación. EFE/EPA/ARMANDO BABANI
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, con el vicepresidente Luis de Guindos, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort, con gran ausencia de medios de comunicación. EFE/EPA/ARMANDO BABANI

agencias

La epidemia de coronavirus ha infligido un enorme daño al crecimiento de la economía global y los gobiernos necesitarán de una respuesta de política fiscal "ambiciosa y coordinada para apoyar las empresas y los trabajadores en riesgo" por la pendemia de coronavirus, según la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde

"La propagación del coronavirus (...) ha provocado un shock significativo en las perspectivas de crecimiento de las economías del área del euro y ha puesto en evidencia la volatilidad del mercado. Incluso aunque existe una naturaleza temporal, tendrá un impacto significativo en la actividad económica", dijo Lagarde en una conferencia de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad.

"Los gobiernos y todas las instituciones de política monetaria deben actuar a tiempo y con medidas específicas para abordar este desafío de salud pública a fin de contener el coronavirus y mitigar el impacto económico", sostuvo.

"Desde nuestra última reunión del Consejo de Gobierno a finales de enero, la propagación del coronavirus (COVID-19) ha sido el principal impacto para las perspectivas de crecimiento de las economías global y de la zona del euro y ha aumentado la volatilidad en el mercado", según Lagarde.

La presidenta del BCE consideró que, "incluso, si es de naturaleza temporal, tendrá un impacto significativo en la actividad económica", en concreto ralentizará la producción como resultado de la interrupción de las cadenas de suministro y reducirá la demanda nacional y externa.

El BCE ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento e inflación para la zona euro en los próximos años para incorporar el impacto del coronavirus sobre la actividad del bloque del euro, aunque Lagarde reconoció durante la rueda de prensa que estos pronósticos han quedado obsoletos por la rápida propagación de la enfermedad, que se ha convertido en pandemia.

Las últimas proyecciones del BCE para el PIB de la eurozona contemplan un crecimiento del 0,8% en 2020 y del 1,3% en 2021, lo que implica una "notable revisión a la baja" para este año respecto al pronóstico del pasado mes de diciembre y un ligero empeoramiento para el próximo año, mientras que para 2022 la entidad anticipa una expansión del 1,4%.

En cuanto a la evolución de los precios, el BCE prevé una inflación del 1,1% en 2020 y del 1,4% en 2021, que se acelerará al 1,6% en 2020, cuando la tasa de inflación aún continuaría por debajo del objetivo de estabilidad del banco central.

Más noticias de Economía