Público
Público

Covid-19 Los analistas pronostican un 'resfriado' leve para la economía española por el coronavirus

Once de los veinte servicios de estudios con los que Funcas elabora su panel estiman que el PIB se contraerá dos décimas en este trimestre y otra en la primavera por el coronavirus para recuperarse a partir de junio, lo que equivale a fiar la salida del bache al turismo y la producción agraria.

Un turista pasea con una maleta por el centro de Madrid. E.P./Jesús Hellín
Un turista pasea con una maleta por el centro de Madrid. E.P./Jesús Hellín

Los analistas ya prevén de manera mayoritaria que la economía española va a sufrir un resfriado como consecuencia de la expansión del coronavirus, aunque, a fecha de hoy, los horizontes que manejan apuntan a un bache pasajero que se concentrará en el primer semestre de año para recuperarse a partir del segundo.

Esas previsiones, que permitirían a España regatear una eventual caída oficial en recesión al no encadenar más de dos trimestres de descenso, sitúan el inicio de la recuperación en el tercero de este año, lo que equivale a fiarla a unos resultados positivos del turismo, cuando el propio sector muestra dudas y temores de que eso vaya a ocurrir, y del sector primario por concentrarse en él el grueso de las cosechas.

Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorro, cuyo servicio de análisis se encuentra entre los de mayor fiabilidad del país, ha hecho público este miércoles su Panel de Previsiones, en el que, tras consultar a otros diecinueve grupos de estudio, rebaja en una décima (del 1,6% al 1,5%) la previsión de crecimiento anual de España y pronostica, desde el 0,5% que el INE ha certificado provisionalmente para el último trimestre de 2019, una ralentización de una décima (0,3%) en el primero de 2020 seguida de otra de la misma magnitud (0,2%) en el segundo para regresar a partir del tercero al 0,4% y mantener ese ritmo durante año y medio.

"De los 13 panelistas que han revisado a la baja su estimación, 11 lo han hecho por el efecto esperado del coronavirus en la economía", señala Funcas, que añade que, no obstante, "la previsión podría bajar más en el próximo panel porque algunos servicios de estudios todavía no han incorporado el impacto a sus cálculos".

Los analistas de Funcas concluyen también que "los indicadores disponibles relativos a los dos primeros meses de este año son, en general, débiles, aunque no reflejan ningún impacto, por el momento, del coronavirus". Estos comenzarán a dejarse sentir a partir de marzo, cuando la expansión del Covid-19 ha empezado a simultanearse con sus efectos materiales y con la ola de pánico desatada en torno a la evolución del virus.

Entre dos décimas y medio punto menos

En cualquier caso, las estimaciones de los servicios de análisis económico no son homogéneas, ni mucho menos: cinco grupos de estudio (Banco Santander, Universidad Rey Juan Carlos, Y Group, IEE e Intermoney) rebajan las previsiones hasta el 1,3%, lo que supone un recorte de tres puntos sobre las que manejan el propio Gobierno español, que aún no ha decidido si las revisa a la baja, la UE y la OCDE, mientras otros cuatro (Axesor, Bankia, la Universidad Autónoma de Madrid y Mapfre) los disparan hasta el 1,7%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que en enero pronosticaba que la economía española iba a crecer este año al 1,6%, en línea con las estimaciones del resto de instituciones públicas, entre las que solo el Banco de España las elevaba al 1,7%, tiene previsto hacer públicas este miércoles sus nuevas estimaciones.

"El 77% de los panelistas opina que el virus restará dos décimas o menos al crecimiento anual del PIB [en 2020], mientras que el 23% considera que restará entre tres y cinco décimas", indica el informe, que apunta que dos de ellos "prevén incluso un crecimiento negativo entre abril y junio". Eso equivale a decir que solo un 10% de los analistas consultados atisba riesgos de depresión mientras la mayoría se inclina por diagnosticar un bache cuya magnitud no alcanzaría la de una recesión.

Esa disparidad incluye, dentro de la impresión mayoritaria de que el crecimiento se ralentizará, pronósticos bastante homogéneos en algunos aspectos, como que la inflación siga cayendo por el descenso de los precios del petróleo para cerrar el año en el 1% o que la tasa de paro siga cayendo para bajar al 13,6% en 2020 y al 13,1% en 2021, algo que concuerda con la previsión de un crecimiento que, al no caer por debajo del 1,5%, permitiría seguir creando ocupación en términos cuantitativos.

Un pronóstico con ingredientes inquietantes

Sin embargo, el pronóstico también incluye ingredientes inquietantes. Uno de ellos es la contracción de la demanda interior, que caería dos décimas sobre la estimación inicial del 1,7%, arrastrada por el enfriamiento del consumo de los hogares y también, especialmente en los apartados de la maquinaria y los bienes de equipo, de la inversión local, algo previsible en un periodo de incertidumbre sobre la economía.

A estos factores se les suma el horizonte de una "aportación nula" del sector exterior consecuencia del desplome del comercio internacional, en el que el coronavirus agrava las consecuencias de la larga guerra arancelaria de EEUU con China y la UE entre otras potencias.

Esa contribución del sector exterior a la economía española "seguirá siendo nula" el año que viene, en el que la recuperación de una décima en el crecimiento sería "consecuencia del incremento de la aportación de la demanda nacional", básicamente en el apartado de la inversión una vez despejadas las incertidumbres actuales.

¿La epidemia decaerá en verano?

En el plano internacional, instituciones como la OCDE han recortado medio punto sus estimaciones sobre el crecimiento mundial y tres décimas en la eurozona, cuyo ritmo caería al 0,8%. Sin embargo, esas previsiones se basan en "el supuesto de una contención de la epidemia en los próximos meses. Si la crisis se extendiera más allá del verano, la economía mundial perdería un punto y medio de crecimiento mientras que la eurozona entraría en recesión", advierte el informe de Funcas.

Esas previsiones se basan en "el supuesto de una contención de la epidemia en los próximos meses

Los análisis de la Fundación de Cajas de Ahorro recuerdan que los efectos de la crisis sanitaria en la economía global incluyen fenómenos como la caída de los índices de producción de la industria china "a su nivel más bajo "desde que existen datos, lo que apunta a "una severa contracción de la actividad en ese país con importantes repercusiones a nivel mundial" que ya ha comenzado a dejarse sentir en las cadenas productivas internacionales, las cuales "se han resentido, provocando fenómenos de escasez de suministros en numerosos sectores".

Además de frenar los movimientos de personas y el turismo a nivel global, "la propagación del Covid-19 ha generado una pérdida de confianza entre los inversores, un desplome de las bolsas mundiales sin precedentes desde el brexit, y una fuerte caída de los precios del petróleo y otras materias primas".

El retroceso de las bolsas ha hecho que algunos de los gigantes financieros e industriales internacionales hayan sufrido fuertes descensos en su capitalización bursátil, entre ellos algunos que operan en España como el fondo BlackRock y la Fundación Bancaria La Caixa, que han visto reducirse su valoración en 1.900 millones de euros. El principal damnificado por los efectos económicos del virus es, por ahora, el State Street Bank & Trust, que acumula pérdidas por valor de casi 3.600 millones.

Seis pautas para prevenir las infecciones por coronavirus

Estas son las recomendaciones que debes conocer para evitar el contagio:

1. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
2. No realizar viajes innecesarios.
3. Al toser o estornudar, taparse la boca con el codo flexionado.
4. Evitar tocarse los ojos y la boca.
5. Usar pañuelos desechables y tirarlos después.
6. Las personas con síntomas deben permanecer en sus casas.

Para más información, pincha aquí.

Más noticias de Economía