Público
Público

Examen de la UE a los PGE Bruselas pide a Sánchez que haga cambios en su plan presupuestario antes del lunes

La Comisión Europea advierte al Gobierno del riesgo de que los Presupuestos de 2019 no cumplan con el ajuste estructural requerido, y Economía que sus cifras están dentro de los márgenes de flexibilidad previstos

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en Bruselas. EFE/ Elio Germani

La Comisión Europea ha enviado este viernes una carta formal al Gobierno español sobre su plan presupuestario para 2019 en la que le advierte de que puede haber un riesgo de que se desvíe del ajuste estructural que le exige Bruselas y le pide más información. En su carta, Bruselas señala que espera continuar con el "diálogo constructivo" con las autoridades españolas durante los próximos días y pide al Gobierno que le envíe una respuesta como muy tarde el próximo lunes, 22 de octubre.

El Ejecutivo comunitario señala que el borrador prevé un aumento nominal del gasto neto del 1,7%, "que excede el aumento máximo recomendado del 0,6%", así como que el ajuste estructural del 0,4% del PIB que prevé se queda por debajo del 0,65% recomendado por las instituciones. "Basados en la limitada información disponible, no podemos excluir un riesgo de alguna desviación del esfuerzo requerido", añade.

El Ejecutivo comunitario cuestiona también que España cumpla con las normas que exigen la reducción de la deuda pública.

La Comisión critica que el borrador contemple un aumento del gasto del 1,7%, casi el triple del  0,6% recomendado

La misiva de Bruselas tiene un tono más conciliador que la que ha enviado al Gobierno italiano, en la que le exige  que rectifique los incumplimientos "sin precedentes" que recoge su presupuesto, y que estaba firmada por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici (que fue en persona a Roma para entregarla a las autoridades trasalpinas). La misiva al Gobierno español está firmada por el director general de Asuntos Económicos y Financieros del Ejecutivo comunitario, Marco Butti, y dirigida al secretario general del Tesoro español, Carlos San Basilio.

En cualquier caso, la carta de Bruselas señala al Ejecutivo de Pedro Sánchez que el borrador "no da una imagen completa de las medidas planeadas" y pide a España que le proporcione "toda la información necesaria sobre las medidas, en particular en lo que se refiere a su impacto presupuestario".

Por otra parte, Bruselas señala que aún no se han presentado los presupuestos en el Congreso y pide al Gobierno que, "si hubiera diferencias sustanciales" entre el borrador que le ha remitido y el que finalmente vaya a la Cámara, envíe "tan pronto como sea posible un borrador de presupuesto actualizado" a la Comisión y al Eurogrupo. En este sentido, insta al Gobierno español a informarle sobre cualquier decisión fiscal que vaya a ser tomada en las próximas semanas.

Respuesta del Ministerio de Economía

El Ministerio de Economía y Empresa ha respondido a la carta de la Comisión Europea en la que advierte al Gobierno de que el borrador de Presupuestos podría incumplir el esfuerzo estructural de reducción de déficit para el año que viene, afirmando que esta desviación se encuentra "dentro de los márgenes de flexibilidad previstos".

Economía destaca que, "a diferencia de otros años", solo se trata de un "documento técnico"

En un comunicado, Economía admite que el ajuste estructural del 0,4% está por debajo del 0,65% recomendado el pasado mes de junio por las instituciones europeas, aunque considera que se ajusta a las normas de estabilidad contempladas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El Plan Presupuestario remitido esta semana por el Gobierno a Bruselas contempla una reducción del 0,9% del déficit de las Administraciones Públicas, un superávit primario del 0,6% del PIB, un ajuste estructural del 0,4% y una reducción de la deuda pública del 1,5% del PIB.

Además, el Ministerio que dirige Nadia Calviño argumenta que "a diferencia de años anteriores", cuando estas cartas de la Comisión eran firmadas por el vicepresidente y el comisario europeos, esta vez se trata de un "documento técnico" en el que se solicita una información con el fin de "facilitar el análisis" de los servicios de la Comisión.