Público
Público

CCOO y UGT advierten a la CEOE de que no aceptarán subidas salariales inferiores al 1%

Quieren cláusulas de revisión salarial y un acuerdo sobre ultraactividad. Planean una campaña para defender sus propuestas

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. EFE

MADRID.- CCOO y UGT han advertido este martes a la patronal de que no aceptarán subidas salariales inferiores al 1% en 2015 y 2016 en el marco del pacto de convenios que negocian desde hace meses ambas partes, pues, según denuncian, ello implicaría una nueva pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores.

En un comunicado conjunto, las centrales sindicales critican que la propuesta salarial de la CEOE para 2015 y 2016 sea "inferior incluso" a la que surgiría de adoptar los criterios del anterior acuerdo de negociación colectiva (2012-2014), establecidos en plena crisis económica.

De aplicar dichos criterios, explican, el incremento salarial sería del 1% en 2015 y del 1,5% en 2016, a lo que habría que sumar alzas adicionales en función de los resultados de las empresas.

CCOO y UGT recuerdan además que las previsiones de los expertos apuntan a que la inflación se situará en 2016 entre el 1 y el 1,5% en media anual. "Por ello, aumentos como los propuestos por las organizaciones empresariales (inferiores al 1%) supondrían que los asalariados perderían de nuevo poder de compra en un año en que la economía estaría en plena fase expansiva, con tasas de crecimiento de más del 2%", se quejan las centrales, que recuerdan que en el periodo 2012-2014 ya se hicieron sacrificios salariales ante la situación de crisis económica.

Este esfuerzo, precisan, supuso una pérdida de poder de compra para los asalariados, que, "al menos parcialmente", sirvió para contener la destrucción de empleo en muchas empresas y mejorar su posición competitiva vía costes.

"Los trabajadores deben participar de esta etapa de bonanza, recuperando lo perdido en los últimos años", dicen los sindicatos

"Sin embargo, este acuerdo era necesariamente coyuntural y extraordinario, como las circunstancias que lo justificaron. Ahora el ciclo económico ha cambiado, y los criterios de actualización salarial deben acomodarse a esta nueva fase. Los trabajadores deben participar de esta etapa de bonanza, recuperando lo perdido en los años anteriores y los criterios salariales para 2015 y 2016 deben asegurar esa mejora en términos reales", subrayan.

Los sindicatos defienden que los aumentos salariales se referencien a la productividad nominal de cada ámbito de negociación (productividad real más inflación), pero teniendo en cuenta las particularidades de cada sector y empresa.

En su opinión, otras referencias, como el PIB (la fórmula que gusta a la patronal), resultan "más arbitrarias e incompletas", puesto que no tiene en cuenta ni la evolución del empleo ni la de los precios.

Por ello, CC.OO. y UGT reclaman que, con independencia de cuál sea la referencia utilizada finalmente para fijar el incremento salarial inicial, los convenios incorporen una cláusula de garantía que evite que los salarios pierdan poder de compra.

Asimismo, los sindicatos defienden la necesidad de alcanzar un acuerdo interconfederal, de carácter normativo, para prorrogar la 'ultraactividad' de los convenios (prórroga de un convenio en ausencia de otro que lo sustituya).

UGT y CCOO aseguran  que faltan por cerrarse los convenios de 2013 para el 13% de los trabajadores y para el 45% de 2014

Este acuerdo, afirman, podría acompañar al de negociación colectiva y permitiría garantizar la pervivencia del convenio vencido, dar seguridad jurídica en la regulación de las relaciones laborales "y evitar las notables disfunciones y dificultades que, en el desarrollo de dichas relaciones, ha provocado la reforma laboral".

Tras denunciar la situación de "estancamiento" de la negociación colectiva (falta por cerrarse la negociación colectiva de 2013 para el 13% de los trabajadores y para el 45% de 2014), CC.OO. y UGT anuncian en este comunicado que impulsarán una campaña para defender la negociación colectiva, la mejora real de los salarios y el empleo de calidad.