Público
Público

El CETA sale adelante hoy en el Congreso con el apoyo de la derecha

El Pleno votará este miércoles la aprobación del tratado de libre comercio entre la UE y Canadá, en el marco de una nueva etapa en las relaciones entre PSOE y Podemos 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

CETA

El pleno del Congreso someterá a voto este miércoles la ratificación del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá, conocido como CETA (Comprehensive Economic and Trade Agreement). El acuerdo saldrá previsiblemente adelante con el apoyo de los grupos de la derecha:  Partido Popular, Ciudadanos, el PdeCat y el PNV. 

El PSOE, tanto en el trámite previo en el Congreso como en el Parlamento Europeo, había venido votando a favor del tratado con el Canadá. Este jueves, según lo anunciado, el PSOE se abstendrá de la votación en el Pleno. Este giro en la posición socialista marca una nueva etapa de acercamiento entre el PSOE y Unidos Podemos.

Por su parte, Podemos, ERC, IU, Compromís, EH Bildu y Equo votarán en contra del acuerdo, al considerar que no tiene en cuenta el interés público.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, señaló el pasado jueves que aprecia "dudas jurídicas" en el Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá. En este sentido, Robles llamó la atención sobre el hecho de que la votación se tendrá lugar antes de que el Consejo General del Poder Judicial haya emitido un dictamen sobre su contenido.

El Tratado ha suscitado intensas polémicas tanto a nivel nacional como a nivel europeo. Las negociaciones entre la Unión Europea y Canadá finalizaron en agosto de 2014, pero el acuerdo no fue firmado por ambas partes hasta el pasado 31 de octubre, tras intensos debates entre los países miembros de la UE.

El acuerdo fue ratificado por el Parlamento Europeo el pasado mes de febrero, lo que permite su entrada en vigor provisional esta misma primavera. Sin embargo, su aplicación no será efectiva hasta que los parlamentos de todos los países de la UE hayan dado su aprobación.

Por toda Europa, movimientos sociales se han manifestado en contra del acuerdo, afirmando que restringe los derechos laborales, los derechos medioambientales y los derechos del consumidor y asegurando que el tribunal de arbitraje que establece favorece los intereses de los inversores extranjeros. Además, alertan que su puesta en marcha es un anticipo de la aprobación del TTIP, tratado de libre comercio con Estados Unidos, cuya tramitación se encuentra congelada.

El CETA, que tras ser aprobado en el Congreso continuará su tramitación en el Senado, se empezó a negociar en 2009 e incluye compromisos de liberalización en el comercio de bienes y servicios, además de capítulos sobre inversiones o compras públicas.