Público
Público
Únete a nosotros

Competencia La UE bloquea la fusión de las bolsas de Londres y Fráncfort

La Comisión Europea considera que la unión de Deutsche Boerse y London Stock Exchange "habría creado un monopolio 'de facto' en los mercados para los instrumentos de renta fija"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en la rueda de prensa en la que explica el veto de la UE a la fusión de la Deutsche Boerse y la London Stock Exchange. REUTERS/Yves Herman

Los reguladores de competencia de la UE han bloqueado la propuesta de fusión entre las bolsas de Fráncfort y de Londres, Deutsche Boerse y London Stock Exchange (LSE), tal y como estaba previsto, diciendo que el acuerdo podría dañar la competencia por la combinación del poder de mercado de ambas compañías. Se trata del quinto intento, tres públicos y dos informales, de las gestoras de las dos sociedades para crear la bolsa más grande de Europa, que, según la  Comisión Europea, "habría creado un monopolio de facto en los mercados para los instrumentos de renta fija".

La  Bolsa de Londres ya había anticipado el escenario para un veto de Bruselas después de rechazar el requisito de los reguladores comunitarios de  que vendiera su plataforma italiana de negociación bursátil MTS. "Dado que las partes no han ofrecido los remedios exigidos para abordar nuestras preocupaciones en materia de competencia, la Comisión ha decidido prohibir la fusión", dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión subrayó que la cesión de MTS, "un activo relativamente pequeño comparado con los ingresos y el valor de mercado combinado de las partes" habría sido un "remedio claro" para resolver las preocupaciones de Bruselas.

Un peatón pasa por delante del edificio de la Bolsa de Londres (London Stock Exchange o LSE). EFE/Andy Rain

El Ejecutivo comunitario precisó que exigió esta desinversión puesto que el compromiso ofrecido por las compañías de ceder LCH Clearnet (una casa de contrapartida central) por sí mismo no era suficiente para garantizar la competencia. En última instancia las partes ofrecieron "minutos antes del límite de tiempo" una serie de medidas "de conducta" en lugar de la venta de MTS para satisfacer a Bruselas, que consideró que no eran suficientes para asegurar que LCH Clearnet pudiese competir por sí sola en el mercado de instrumentos de renta fija.

En este contexto, Bruselas consideró que la fusión habría supuesto un monopolio de facto en el mercado de estos instrumentos, que incluyen, por ejemplo, los bonos soberanos o los acuerdos de recompra. Además, habría suprimido la competencia horizontal en el mercado de negociación y compensación derivados sobre acciones individuales, en concreto de acciones de sociedades belgas, holandesas y francesas.

La sede de la Bolsa de Fráncfort (Alemania). EFE/Alexander Becher

LSE anunció en febrero que no aceptaría la desinversión en MTS y que era improbable que recibiese el visto bueno de la Comisión. El grupo consideró este requisito "desproporcionado" y argumentó que MTS es una gran fuente de ingresos y beneficios y que su desinversión dañaría la relación con los reguladores de los mercados.

La operación, anunciada en marzo y aprobada en julio por los accionistas de ambos grupos, preveía una fusión "entre iguales" para crear un "grupo de infraestructuras para mercados globales basado en Europa", que habría tenido capitalización bursátil similar a la de mercados de futuros estadounidenses como ICE (26.600 millones de euros).

Según los términos anunciados en marzo, el grupo se estructuraría en acciones, de forma que los accionistas de la LSE recibirían el 45,6 % de los títulos, mientras que los inversores de la alemana percibirían el 54,4 %. En virtud de estos planes, las dos partes hubieran conservado sus respectivas sedes en Londres y Fráncfort y cotizado en ambos parqués. 

El Berxit no ha inlfuido en la decisión

La comisaria danesa ha negado que la salida del Reino Unido del bloque comunitario haya influido en la decisión final de Bruselas sobre la fusión de las bolsas de Londres y Fráncfort. "Reino Unido es parte de la UE hasta que ya no lo sea", ha señalado Vestager, para después añadir que mientras Londres siga perteneciendo al club europeo siguen aplicándose las normas sobre fusiones y competencia europeas. "Activar hoy las negociaciones no es el final del proceso, es el inicio del proceso", ha enfatizado.

Precisamente, Reino Unido comunicará este miércoles a la Unión Europea su deseo de abandonar el bloque comunitario, de forma que se iniciará el proceso de negociaciones entre ambas partes, que se prolongará durante dos años.