Público
Público

Este mensaje se autodestruirá en 10 segundos

Snapchat, la red social de moda, ha logrado atraer a la generación de los 'millennials' quitando trascendencia de los contenidos y dándosela a la inmediatez.

Snapchat

CHRISTIAN GONZÁLEZ

MADRID.- "En Snapchat la gente se desinhibe más. Es mucho más espontánea. Es la red social donde muestras cómo eres tú de verdad". Mario López, un madrileño de 20 años con la app de moda instalada en su móvil, resume la clave del éxito del último gran fenómeno de internet.

Tal y como, en su día, Facebook, Twitter o Instagram supieron dar con una necesidad de los internautas y explotarla, la aplicación del fantasma ha sabido encontrar su nicho en la espontaneidad. La principal peculiaridad de este híbrido entre app de mensajería y red social es que todos sus contenidos se autodestruyen. Todo lo que se comparte en ella tiene fecha de caducidad, momento en el cual desaparece para siempre.

Una diferencia más que sutil que ha llevado a la empresa, nacida para no variar en Silicon Valley, a una valoración de 19.000 millones de dólares, después de rechazar en 2013 una oferta de compra de Facebook por 3.000 millones. Su fundador, Evan Spiegel, se ha convertido en el más joven de los 826 multimillonarios del mundo, según Forbes. 

Las cifras que maneja hoy día son estratosféricas: sus más de 100 millones de usuarios activos al día comparten 8.796 fotografías por segundo y los vídeos registran 7.000 millones de visualizaciones diarias. De hecho, el 5% de los selfies publicados en todo el mundo se comparten en Snapchat. Su uso está más extendido en los países anglosajones, pero su crecimiento es exponencial. La Casa Blanca, CNN, MTV o National Geographic, ya están entre sus usuarios. 

Contenido con fecha de caducidad

Después de más de una década conviviendo con redes sociales los usuarios han aprendido a subir la guardia, y las fotos o vídeos que publican se han convertido en la imagen que quieren dar de sí mismos. Una pose que Snapchat trata de derribar quitando relevancia a la trascendencia de los contenidos y dándosela a la inmediatez. 

"Todo en Snapchat premia el contenido fresco. Es algo que ya intentó Instagram pero no consiguió",

"Todo en Snapchat premia el contenido fresco. Es algo que ya intentó Instagram, hasta con la elección de su propio nombre, pero no consiguió", explica la consultora en atención al cliente digital Billie Sastre.

 "A diferencia de otras como Twitter, no te permite, por ejemplo, subir una foto desde tu móvil y compartirla en tu historia. Sólo puedes publicar contenido generado al momento que luego desaparece pasadas 24 horas. Es lo que se ha denominado contenidos 'impermanentes'". 

"En el caso de las conversaciones privadas, los mensajes y fotos desaparecen en el tiempo que hayas definido, máximo 10 segundos", detalla. Si el interlocutor hace una captura de pantalla, la app avisa de ello. Aquí Sastre lanza un aviso: "Cuando informamos a los jóvenes insistimos en que, pese a esta característica, al final todo lo que compartimos en internet es susceptible de ser copiado y difundido, así que no hay que subir contenidos que no queramos ver en otros sitios".

La red social en la que los padres no están

Snapchat se ha convertido en la app preferida de la generación de los millennials. El 71% de los usuarios de Snapchat son menores de 25 años, que aprecian la privacidad y la fugacidad de sus contenidos. 

"Los jóvenes están empezando a irse de las redes en las que están presentes sus padres o sus abuelos"

Patricia García, de 19 años, se sumerge en la app todos los días, aunque más cuando está realizando actividades de ocio: "Sobre todo cuando salgo por la noche, siempre cae alguna foto", explica. "La mensajería no la uso casi, lo que suelo hacer es subir fotos o vídeos, las típicas tonterías o enviar alguna a las amigas". "Snapchat me divierte. Facebook e Instagram son redes más serias. En ellas, todo el mundo puede ver lo que pongo. Por ejemplo, mi madre tiene Snapchat y es la única red a la que no la he agregado", reconoce.

Precisamente, relata Sastre, esa es otra de las claves de su éxito: "Los jóvenes están empezando a irse de las redes en las que están presentes sus padres o sus abuelos".

Este factor, unido a la caducidad de los contenidos, hizo saltar las alarmas por el uso que se le ha dado como plataforma de sexting. Un sambenito que sus responsables han tratado de quitarse y que ciertamente se ha convertido en minoritario. 

Un 'snap' vale más que mil palabras

Estela Gómez, de 19 años, explica que no se había instalado Snapchat hasta hace poco porque en su opinión la gente lo usaba para mandarse conversaciones "subidas de tono". "Ahora me la he descargado, pero por las caras".

Con "las caras", se refiere a una de las últimas características que se ha incorporado y que se ha convertido en la más popular: la posibilidad de crear animaciones en directo con tu cara al hacerte un selfie. "Ahora te metes cada día para ver qué cara nueva han puesto", cuenta.

Los desarrolladores han sabido jugar con el uso que su público da al móvil y han incluido una serie de herramientas que han calado. "Lo que han conseguido con esos filtros es lo que llamamos gamificación, hacer un juego del uso: a los más jóvenes les divierte ver su cara transformada o convertida en en un dragón. Lo que hace que pasen más tiempo usándola", explica Sastre.

Las marcas, a la búsqueda de esa espontaneidad

Las marcas también se han encontrado con una oportunidad única de conectar con el público joven, algo que aún se está empezando a explorar.

Por el momento, hay una sección llamada 'Descubre', donde periódicos, revistas o canales de televisión emiten píldoras de contenido en vídeo, dirigidas a un público acostumbrado a consumir información a pequeños sorbos.

Billie Sastre destaca la enorme plataforma que se abre a empresas y medios de comunicación: "Por el momento la publicidad es muy cara y sólo pueden acceder a ella marcas muy reconocidas, con presupuestos muy altos, pero seguramente con la popularización de la app se irán reduciendo los costes y veremos más empresas anunciándose".  "Este mes la app se ha actualizado y permite muchas funcionalidades nuevas que para mi tienen que ver mucho con la atención al cliente. Un pequeño negocio podrá, por ejemplo, ofrecer atención personalizada a sus clientes , o incluir pequeños vídeos enseñando a usar sus productos".

Nuevas posibilidades en una red social que, como otras antes, cambiará la forma en la que nos comunicamos, esta vez con una suerte de derecho al olvido. Porque la información no se crea ni se destruye... salvo en Snapchat.