Público
Público

Endesa multiplica por más de ocho sus ganancias en 2020, hasta 1.394 millones

La eléctrica controlada por la italiana Enel eleva un 37% el dividendo, y repartirá el 100% del beneficio.

Entrada de la sede de la eléctrica Endesa en Madrid.
Entrada de la sede de la eléctrica Endesa en Madrid. EUROPA PRESS

Endesa registró un beneficio neto de 1.394 millones de euros en 2020, lo que supone multiplicar por ocho las ganancias de 171 millones del año anterior.

Según la información remitida por la compañía, este fuerte incremento se explica porque el año pasado contabilizó el impacto negativo del cierre anticipado de sus centrales térmicas de carbón. Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 3.783 millones de euros, un 1,5% menos que hace un año.

Los ingresos de Endesa a lo largo del año pasado ascendieron a 17.560 millones de euros, con una caída del 12,9% frente a los 20.158 millones de euros de 2019.

Endesa, controlada por la estatal italiana Enel (con un 71% del capital), ha asumido un impacto de 120 millones en su ebitda como consecuencia del covid.

En términos ordinarios, el resultado neto fue de 2.132 millones el pasado año, lo que supone un 36% más que en 2019, superando las previsiones anunciadas. El Ebitda en términos comparables con el año anterior también evoluciona al alza hasta situarse en 4.027 millones, el 5% más, sobrepasando también las previsiones de 3.900 millones.

El resultado ordinario es la base para el reparto del dividendo, que superará las previsiones anunciadas al mercado al elevarse hasta los 2,014 euros por acción, y que supone un 37% más que el año anterior.

La eléctrica, participada en un 71% por la italiana Enel, repartirá el 100% de su beneficio ordinario neto de 2020 entre sus accionistas. Desde 2021 emprenderá una nueva senda de progresiva reducción del payout desde el 80% para el presente ejercicio, hasta el 70% anunciado para 2022 y 2023 para adecuar al incremento de la inversión prevista para los próximos años, con un esfuerzo inversor de 7.900 millones entre 2021 y 2023 y 25.000 millones hasta el año 2030.

Durante 2020, Endesa continuó su senda de descarbonización del mix de generación. Los cierres en junio de las plantas de Compostilla y Andorra, que funcionaban con carbón nacional, han supuesto la reducción de un 43% de la potencia instalada (2.100MW) que funciona con esta tecnología.

La perspectiva es avanzar durante 2021 con los cierres de los otros 2.500MW distribuidos en As Pontes y Carboneras, lo que dejará operativos sólo 200MW con esta tecnología ubicados en Baleares.

Con todo ello, solamente el 1% de los ingresos de Endesa han procedido de su negocio de generación de carbón y la proporción de electricidad procedente de este combustible fósil sobre el total de la electricidad producida por Endesa ha sido ya sólo del 2,5% durante 2020.

En paralelo, el volumen de potencia instalada en fuentes renovables (hidráulica, solar y eólica) creció en 400MW, hasta cerrar el año en 7.800MW. Gracias a este aumento de la potencia limpia, unido al retroceso de la capacidad instalada de carbón, la producción eléctrica de Endesa en la Península Ibérica libre de emisiones de CO2 estuvo en un 85%.

Para el desarrollo de su plan inversor 2021-2023, Endesa tiene una cartera de proyectos de 6.700MW de potencia renovable con punto de acceso y conexión a la red a cierre del año. Esta potencia permite cubrir holgadamente el aumento de parques renovables de hasta 3.900MW incluido en el plan estratégico para el próximo trienio.

Adicionalmente, la empresa se ha adjudicado 50MW fotovoltaicos en la subasta lanzada por el Gobierno el pasado mes de enero. En total, el volumen de proyectos renovables que Endesa tiene en cartera, en diferentes grados de madurez administrativa, asciende a 42.000MW.

La inversión bruta ejecutada por la compañía en 2020 ascendió a 1.600 millones de euros. Esta magnitud desciende un 19% respecto a 2019. Al cierre de 2020, La deuda neta de la compañía era de 6.899 millones, cifra que mejora la previsión inicial.

La  "burbuja" de las salidas a Bolsa de renovables

Durante la presentación de resultados, el consejero delegado de la eléctrica, José Bogas, ha considerado que el boom de salidas a Bolsa de renovables que vive el mercado puede suponer "una burbuja", con un objetivo de "extraer valor a corto plazo", algo con lo que "no está de acuerdo, pero respeta". Bogas consideró que detrás de este aluvión de salidas a Bolsa puede existir "una burbuja", ya que "hay compañías que pretenden extraer valor del sistema y no aportar valor".

Por otra parte, mostró su sorpresa por los precios de la pasada subasta de renovables en España, con una media de unos 25 euros por megavatio hora (MWh), ya que en esos niveles "las rentabilidades serían muy justas". "A mí, me han sorprendido estos precios, ya que en nuestros números pensábamos en solar entre unos 32-35 euros y en eólica entre unos 38-40 euros para la vida de las instalaciones", manifestó.

El primer ejecutivo de la eléctrica aplaudió las subastas del Gobierno como instrumento para "controlar" el desarrollo de los objetivos de renovables del país, pero reconoció que Endesa cuenta con una cartera de clientes que no necesita estar obligado a acudir a ella para realizar sus proyectos en renovables.

Más noticias de Economía