Público
Público

Enel y Endesa invertirán más en sus redes

La eléctrica estatal italiana descarta realizar una gran adquisición y afirma que su filial española "no entra en el juego" de fusiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los logos de las eléctricas Enel y Endesa, en sus respectivas sedes. REUTERS

La eléctrica italiana Enel se comprometió el martes seguir invirtiendo en la modernización de sus redes en mercados maduros como Estados Unidos para prepararse para una era en la que los electrodomésticos estarán conectados a Internet y serán alimentados por energías limpias. El plan de Enel también incluye cifras para Endesa, de la que controla un 70%, que presentará en detalle su estrategia el miércoles.

En su plan de negocio 2018-2020, la italiana dijo que gastaría el 80% de su presupuesto en Italia, la Península Ibérica y América Central y del Norte, al tiempo que reducirá sus inversiones en Sudamérica, área que dijo podría presentar más riesgos.

La mayor parte de los 17.000 millones de euros que tiene previsto gastar en los próximos dos años irá a redes y energía renovable, con la instalación de contadores inteligentes para que los hogares saquen partido del Internet de las cosas, en el que lavadoras y neveras estarán conectados a la web.

Como otras eléctricas europeas, la matriz de la española Endesa está remodelando sus negocios para lidiar con la caída de los márgenes de la generación tradicional y quiere ofertar nuevos servicios que cubran mejor las necesidades del usuario y con los que captar clientes.

El auge de las energías verdes con su producción intermitente y la caída de la producción térmica ha llevado a las compañías energéticas a invertir más en tecnología digital y sistemas de almacenamiento. Dichas inversiones generan una mayor rentabilidad que impulsa los beneficios y el pago de dividendos.

La filial de fibra óptica de Enel y Telecom Italia están desplegando redes separadas de banda ancha ultrarrápida en un país con una de las velocidades de Internet más bajas de Europa, lo que ha generado inquietud sobre una potencial guerra entre ambas empresas en las que perderían dinero y se duplicarían las infraestructuras. El grupo quiere llegar a la mayor parte de Italia con esta red para el año 2022.

La mayor eléctrica europea por clientes dijo que desinvertiría activos por otros 3.200 millones de euros hasta 2020, mayoritariamente en generación térmica. Por otra parte, destinará 2.300 millones de euros a recomprar minoritarios y 2.000 millones de euros a comprar redes y empresas de servicios informáticos, al tiempo que dedicará 400 millones a sociedades conjuntas.

Enel invertirá un total de 24.600 millones de euros hasta 2020, año en el que pretende alcanzar un resultado operativo bruto (ebitda) ordinario de 18.200 millones de euros.

La deuda, el mayor caballo de batalla de la empresa italiana en los últimos años, bajará según sus previsiones a los 38.300 millones de euros en 2020, frente a los 39.800 millones con los que espera cerrar 2018.

Endesa eleva su plan inversor a 2020 hasta los 5.000 millones, un 6% más de lo previsto inicialmente

Por su parte, Endesa prevé elevar su plan inversor en los próximos años hasta los 5.000 millones de euros, aumentando así su gasto de capital neto (capex) entre los años 2017 y 2020 en torno a un 6,4% frente al periodo de su anterior plan.

De acuerdo con las cifras adelantadas por la matriz, el grupo presidido por Borja Prado alcanzaría un EBITDA de 3.800 millones en el nuevo horizonte de 2020, frente al objetivo de 3.400 millones que tiene para este año, mientras que las inversiones para todo el periodo (2018-2020) sumarían cerca de 4.700 millones, una quinta parte de lo que invertirá Enel.

De la cifra de inversión en Iberia (España y Portugal), un total de 900 millones de euros serán para su crecimiento en renovables, negocio en el que la energética ha focalizado gran parte de su crecimiento tras adjudicarse 879 megavatios (MW) en las subastas de potencia verde realizadas este año por el Gobierno.

Mientras, la compañía presidida por Borja Prado destinará un total de 400 millones a generación térmica, principalmente a la remodelación de las centrales en las islas y a las instalaciones de almacenamiento.

Por su parte, el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, ha descartado realizar "una gran fusión" dentro del movimiento de grandes adquisiciones que se está planteando en el mercado energético europeo y ha reiterado de nuevo que Endesa "no entra en el juego".

"Los bancos sugieren esas operaciones cada dos meses, es algo que hay que aceptar. Siempre hemos sido muy amables y escuchado lo que proponen los bancos, pero eso no significa que sea así", dijo al respecto.

A este respecto, valoró la enseñanza que supuso la compra de Endesa en 2009, en una de las mayores adquisiciones en el mercado energético de la última década, ya que "necesitamos casi 10 años para obtener beneficio de una gran adquisición y creemos que no es aceptable". "Por eso criticamos las grandes compras, ya que sabemos lo que significa", aseguró en declaraciones a la prensa.

El consejero delegado de Enel indicó que Endesa "no estará activa" fuera del mercado ibérico, aunque sí que va a estar "activa" en él por medio del crecimiento en renovables.

Asimismo, Starace negó cualquier interés en Innogy, compañía alemana participada mayoritariamente por RWE y con la que ha sido vinculada la italiana en los últimos tiempos, ya que se trata de "una compañía grande".