Público
Público

Los europeos rechazan el ‘blindaje’ a las multinacionales en el tratado con EEUU

La consulta sobre este aspecto del acuerdo de libre comercio recibió casi 150.000 comentarios en la consulta puesta en marcha por Bruselas

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 8

Las banderas europea y estadounidense en la entrada de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS

BRUSELAS.- Los europeos rechazan de plano que el mecanismo ISDS se incluya en el Tratado de Libre Comercio que la Unión Europea negocia con Estados Unidos desde el año pasado. Así lo ha manifestado el 97% (casi 146.000) de los 150.000 ciudadanos que participaron en la consulta entre el 27 de marzo y el 13 de julio del año pasado, cuando ésta fue lanzada.El 99,6% del total de la participación proviene de individuos y el 1% restante de organizaciones y empresas.

Este mecanismo, vinculado al Banco Mundial y de la Organización Mundial del Comercio, es un tribunal de arbitraje internacional que podría operar, de establecerse, en los casos en que un inversor extranjero quiera dirimir un problema con un Gobierno europeo, por ejemplo, alegando pérdidas económicas debido a un cambio de legislación promovido por un Estado.

Sus detractores alegan que esto podría suponer la pérdida de soberanía nacional, es decir, de los Parlamentos electos, en detrimento de los intereses de las grandes corporaciones.

El 97% de los europeos que ha participado en la consulta pública de la Unión Europea sobre el TTIP rechazan que éste recoja el mecanismo ISDS de arbitraje internacional

La comisaria europea de Comercio, la socialdemócrata sueca Cecile Malmström, ha admitido en una rueda de prensa Estrasburgo el “amplio escepticismo” que el ISDS ha obtenido en la consulta pública, si bien quiso restar importancia a los resultados puesto que “no se trata de un referéndum”, dijo, sino de un ejercicio de transparencia y de fomentar la participación ciudadana, “puesto que tienen derecho a saber”, para “desmitificar” este tema y para que esté “implicada” en el mismo.

La comisaria sueca señaló también que más de la mitad de la participación había provenido de Reino Unido (35%, más de 50.000), Austria y Alemania (poco más del 20% cada uno). De España apenas hay 2.537 comentarios.

Con todo, la comisaria insistió en que “el Tratado de Libre Comercio es un mandato de la UE reclamado por los países miembros, por lo que el mandato debe llevarse a cabo. Además”, ahondó, “será bueno para los ciudadanos, el crecimiento de la economía y el empleo”.

Malstrom, al menos, reconoció que el punto en cuanto a la protección de los inversores extranjeros a través del ISDS es muy controvertido, por lo que anunció un calendario de reuniones hasta la próxima primavera para tratar de encontrar otras fórmulas que puedan ser mejor aceptadas por los europeos. “Pero”, insistió, “la protección a los inversores se ha reclamado desde los países miembros y ha de haberla, sólo tenemos que encontrar las fórmulas adecuadas. Organizaremos reuniones hasta la primavera para a partir de ahí saber cómo nos moveremos hacia adelante”, remarcó.

“Desprecio a la participación ciudadana”

“La Comisión Europea intenta suavizar esta abrumadora oposición con el argumento de quelas repuestas de la consulta no son representativas de la sociedad, con lo que manipula su resultado y desprecia a la participación ciudadana y a las opiniones allí vertidas”, explica Florent Marsellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento y miembro de los Verdes europeos, uno de los partidos que más se ha opuesto al TTIP debido sobre todo al temor de que el acuerdo conlleve una merma en la regulación medioambiental que acabe degenerando en una mayor contaminación, la aprobación de prácticas como el fracking o menos garantías para los consumidores ante posibles privatizaciones en sectores clave como la sanidad, fundamentalmente pública en Europa.

“Las consultas realizadas”, prosigue Marsellesi,“tienen una conclusión clara: por toda Europa la gente está preocupada por su pérdida de derechos frente al poder de las multinacionales. La ciudadanía europea no quiere que las grandes corporaciones puedan demandar a los Estados ante nuevos tribunales comerciales, no quiere una justicia privada”, argumenta.

“Se daría más poder a las multinacionales”

Por su parte, los organizadores de la campaña europea STOP TTIP, que ya presentaron el año pasado una iniciativa ciudadana ante la UE contra el tratado comercial, celebran el varapalo ciudadano al TTIP y alertan de que “el ISDS daría a los inversores extranjeros el derecho a demandar a países ante tribunales internacionales para reclamar compensaciones económicas”.

Junto a esto, desde STOP TTIP recuerdan casos aún vigentes cómo el de la compañía sueca Vattenfall, “que tiene demandada a Alemania después de que este país introdujera nuevos requisitos para las centrales de carbón”, lo que podría costar a Alemania 3.700 millones de euros. “Episodios como éste”, aseguran, “podrían ser usados por las grandes corporaciones para rebajar las legislaciones nacionales”.

La iniciativa ciudadana europea contra el TTIP impulsada por esta plataforma reúne ya casi 1,3 millones de firmas. Fue tumbada por la UE el año pasado, si bien STOP TTIP ha apelado ante el Tribunal Europeo de Justicia.