Público
Público

Las familias gastan 1.000 euros más al año hoy en vivienda y consumos que antes de la crisis financiera del 2008

La encuesta de presupuestos familiares del INE revela que si en 2008 las familias gastaban 8.656 euros –el 27% del gasto total anual– cada año de media en la vivienda y sus consumos relacionados, ahora, a finales de 2020, la cifra asciende a 9.621 euros –el 35% del gasto total–. 

Cartel de 'se vende' en el balcón de un piso de un edificio de Madrid.
Cartel de 'se vende' en el balcón de un piso de un edificio de Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

Las familias españolas, si se atiende a su nivel de gasto en términos absolutos, aún no se habían recuperado cuando llegó la pandemia, más de doce años después, de la crisis global y profunda que se detonó tras la quiebra del gigante  financiero Lehman Brothers en el 2008. No lo habían hecho a finales de 2019, ni por supuesto, tras el año 2020, en que todo llegó a pararse durante unas semanas por el coronavirus. Así lo reflejan los datos en bruto que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su Encuesta de presupuestos familiares.

En el año 2008, el "gasto medio de los hogares españoles" –lo que mide el INE exactamente– era en total de 31.772 euros anuales. La recesión provocó una caída que se prolongó durante un lustro –cuando se redujo hasta los 27.089 euros–, hasta que en 2014 comenzó a recuperarse. En 2019, el año previo a la pandemia, aún no había llegado a los niveles preLehman, pero estaba cerca: 30.242 euros. La crisis causada por el coronavirus contrajo de nuevo los bolsillos y la media de gasto cayó bruscamente, de un plumazo, hasta los 26.995 euros.

La encuesta del INE divide el gasto en doce categorías. Todas ellas disminuyen entre 2008 y 2020 –con ese intervalo de crecimiento entre 2014 y 2019– salvo dos. Así, en este contexto de caída general del desembolso, el gasto en vivienda –comprende todos los gastos, desde agua, luz y combustible hasta derramas comunitarias– y en enseñanza no han dejado de crecer. Hay además un tercer apartado, la sanidad, que cada vez adquiere mayor dimensión en la tarta de gasto de las familias.

La encuesta del INE revela que si en 2008, las familias gastaban 8.656 euros –el 27% del gasto total– cada año de media en la vivienda y sus consumos relacionados –alquileres, hipotecas, agua, electricidad y otros combustibles, además de las derramas comunitarias–, ahora, a finales de 2020 la cifra asciende a 9.621 euros –el 35% del gasto total–. Casi mil euros más en términos absolutos y un 8% más en términos relativos.

En enseñanza –donde se computan los servicios educativos exclusivamente, sin tener en cuenta los gastos de material escolar–, aunque la cifra de gasto es menor que en vivienda, tampoco ha dejado de crecer. De 327 euros al año en 2008 a 437 a finales de 2020. Cien euros más. Al igual que con la vivienda, el gasto en este concepto nunca ha dejado paulatinamente de subir.

La partida que las familias destinan a la sanidad –que incluye gastos en medicinas, en hospitales y en el cuidado dental también– ha aumentado también en la última década, aunque está hoy en niveles parecidos a los del año 2008, año en que se gastaban 1.009 euros en el año. En 2014, eran 954. En 2019, justo antes de la pandemia, ya había ascendido a 1.047, casi 100 euros más. Y en 2020, la media de gasto fue de 1.000 euros.

Los descensos

El resto de categorías son alimentación, a la que las familias destinan lo mismo que en 2008 –4.578 euros por 4.576–; alcohol, tabaco y drogas –marihuana, opio–, en que el gasto ha pasado en estos 13 años de 612 a 510 euros; vestido y calzado, partida en que las compras se han reducido a la mitad, de 1.942 euros al año a 1.009.

En muebles y artículos de decoración del hogar, son casi 500 euros menos, de 1.644 a 1.170; en transporte, la rebaja es de 1.600 euros, de 4.342 a 2.741; en comunicaciones –incluye telefonía–, las familias invierten 28 euros menos cada año que hace trece años, de 967 a 939.

La recesión post Lehman y la pandemia han afectado de manera severa a la industria cultural. El desembolso de las familias, aunque comenzó a recuperarse a partir de 2014, apenas supera la mitad del que era en 2008, de 2.180 euros al año gastados en cultura, la cifra ha caído al cierre de 2020 a los 1.125, unos 500 euros menos que en 2019, cuando llegó a los 1.653 euros.

También los viajes y los almuerzos y cenas que estaban ya a punto de alcanzar a finales de 2019 los niveles preLehman, se han reducido de un modo considerable por la pandemia. Así, en 2008, el gasto era de 3.126 al año, al cierre de 2019 de 2.944 y en el año de la pandemia se hundió hasta los 1.752 euros.

El INE cierra su encuesta con un cajón de sastre, otros bienes y servicios, en el que incluye el resto de gastos –peluquería, seguros, abogados, compras en joyerías… – Esta partida tampoco se había recuperado de la recesión cuando llegó la pandemia. En 2008, el desembolso era de 2.384, en 2019 de 2.290 y en 2020, de 2.108.

Más noticias de Economía