Público
Público
Únete a nosotros

La filial nuclear de Toshiba en EEUU se acoge a la protección por bancarrota

La declaración de quiebra permitirá a Westinghouse renegociar o poner fin a sus contratos de construcción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de la compañía Westinghouse en la feria sobre energía nucear de Le Bourget, cerca de Paris. REUTERS/Benoit Tessier

La estadounidense Westinghouse, filial de energía nuclear de la japonesa Toshiba, se acogerá a la protección por bancarrota apenas tres meses después de registrar grandes excesos de costes, en momentos en que el conglomerado japonés busca limitar unas pérdidas que amenazan su futuro.

La declaración de quiebra permitirá a Westinghouse, con sede en Pittsburgh y otrora crucial en el plan de diversificación de Toshiba, renegociar o poner fin a sus contratos de construcción, aunque es probable que las empresas de servicios públicos dueñas de los proyectos soliciten una indemnización.

Para Toshiba, el objetivo es mitigar las crecientes deudas y mantener el grupo a flote. Toshiba dijo que los pasivos relacionados con Westinghouse eran de 9.800 millones de dólares en diciembre, superior a una estimación anterior de alrededor de 6.300 millones de dólares, lo que le convierte en uno de los colapsos más costosos para la industria hasta la fecha.

Como resultado, el conglomerado industrial japonés dijo que podría registrar una pérdida neta de 1 billón de yenes (9.000 millones de dólares) para el año fiscal que termina en marzo, comparado a un pronóstico previo de 390 millones en pérdidas.

La unidad nuclear 3 y la turbina de la central Voglte, cerca de la localidad de Waynesboro, en el Estado de Georgia. REUTERS

"Toshiba concluyó que acogerse al Capítulo 11 (bancarrota) es esencial para reconstruir Westinghouse", dijo el presidente ejecutivo de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, en una comparecencia ante los medios en Tokio.

La decisión pondrá en marcha ahora negociaciones complejas entre el conglomerado japonés, su unidad y sus acreedores, que podrían implicar a los gobiernos de Estados Unidos y Japón dada la escala de la quiebra y las garantías de préstamos del Gobierno de Estados Unidos por nuevos reactores.

Westinghouse dijo que se ha asegurado 800 millones de dólares para financiar y proteger sus principales negocios durante su reorganización.

Toshiba, cuyas acciones se desplomaron a medida que surgían los problemas de Westinghouse, dijo en un comunicado que garantizará hasta 200 millones de dólares de financiación de Westinghouse.