Público
Público

El FMI cree que la deuda pública de España continuará por encima del 116% del PIB hasta 2026

La entidad internacional cree que el déficit presupuestario experimentará una tendencia similar y no bajará del 4%.

04/09/2018 El logo del Fondo Monetario Internacional (FMI)
El logo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su sede en Washington, EEUU. Yuri Gripas / REUTERS

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que España, en los próximos cinco años, no será capaz de volver a los niveles previos a la pandemia en términos de deuda pública y déficit presupuestario. Por lo tanto, el impacto provocado por la crisis del coronavirus en las finanzas públicas españolas se extenderá hasta 2026

España, de acuerdo a la base de datos del FMI y el informe Monitor Fiscal, que ha sido publicado este miércoles, cuenta con una ratio de deuda pública del 120,2% sobre el Producto Interior Bruto (PIB), una cifra que supone tres décimas que la que se contabilizó al cierre de 2019 y casi 25 puntos más que en 2019. 

Este porcentaje, según estima el Fondo, se reducirá hasta el entorno del 116% desde 2022 y no estima ningún descenso más para los años posteriores. Más concretamente, el organismo prevé un nivel de deuda del 116,4% en 2022, del 116,2% en 2023, del 116,3% en 2024, del 116,8% en 2025 y del 117,5% en 2026. 

Una tendencia similar experimentará la evolución del déficit presupuestario. Tras haber despuntado hasta el 11% en 2020, a consecuencia de la pandemia, después del 2,9% de 2019, el FMI prevé que este 2021 se reducirá al 8,6%. En 2022, estima que caerá al 5% y, en los años siguientes, terminará por estabilizarse por encima del 4%: el 4,4% en 2023, el 4,2% en 2024, también el 4,2% en 2025 y el 4,3% en 2026. 

Este desequilibrio se puede apreciar también en las ratios de ingresos fiscales y gastos del Gobierno en relación con el PIB. Si durante 2020 y 2021 la ratio de ingresos fiscales se elevó hasta el 41,3% y el 42,1%, respectivamente, en los años posteriores se reducirá, en parte debido al incremento del propio PIB. Por lo tanto, entre 2022 y 2024, se situará por encima del 40%, mientras que, en 2025 y 2026 caerá el 39%. 

En cambio, el año pasado los gastos sobre el PIB crecieron más de diez puntos, hasta el 52,3%, y el FMI estima que cerrarán 2021 en el 50,7%. Aunque en los próximos cinco años la ratio se reducirá, todavía será superior a la de ingresos. En 2022 y 2023 se situará por encima del 45%, mientras que en 2024 caerá al 44,6%. Los dos últimos años del horizonte analizado por el FMI (2025 y 2026) se situará en torno al 43,3%. 

En lo que respecta al mercado de trabajo, la tasa de desempleo cerrará en 2021 situada en el 15,4%, una décima menos que 2020. Para 2022 bajará al 14,8% y ya en 2023 se situará en el 14,1%, la misma tasa que en 2019, antes de la crisis. En los años siguientes el paro seguirá bajando: hasta el 13,9% en 2024, el 13,8% en 2025 y el 13,7% en 2026.

Más noticias de Economía