Público
Público

Grandes fortunas y fondos de inversión controlan las farmacéuticas españolas que cotizan en Bolsa

La búsqueda de un remedio para el coronavirus engorda las expectativas de unas empresas que el año pasado ya ganaron casi mil millones de euros

Estantes con medicamentos en la farmacia de un hospital. REUTERS
Estantes con medicamentos en la farmacia de un hospital. REUTERS

VICENTE CLAVERO

La industria farmacéutica española tiene nueve representantes en la Bolsa: Grifols, Almirall, Faes Farma, Pharma Mar, Rovi, Reig Jofre, Prim, Orizon y Biosearch. Buena parte de estas sociedades están en manos de familias muy adineradas, con una larga trayectoria en el sector y en su mayoría de origen catalán.

Se trata de los Grifols, los Gallardo, los Reig Jofre, que han forjado sus fortunas a la sombra de un negocio de miles de millones de euros anuales, volcado ahora en la búsqueda de un remedio para el coronavirus que promete dar mucho dinero.

Sin embargo, a las empresas farmacéuticas cotizadas se han ido acercando en los últimos años inversores de todo tipo, algunos muy conocidos, fuera y dentro de España.

Es el caso del controvertido fondo estadounidense Blackrock, del noruego Norges Bank o de una de las mujeres más ricas del país, Sandra Ortega Mera, hija mayor del fundador de Inditex. Todos ellos, junto con los pequeños ahorradores, constituyen la base accionarial de esas nueve compañías, que sólo en 2019 ganaron casi mil millones.

Grifols. Líder mundial en medicina transfusional. Es la más grande de las nueve farmacéuticas presentes en la Bolsa española y pertenece al Ibex. A 31 de diciembre de 2019, tenía un valor de mercado superior a los 13.393 millones de euros. Ese año ingresó 5.098,7 millones y ganó 648,6. Está controlada por la familia Grifols, a la que pertenecen el presidente (Víctor Grifols Roura) y el consejero delegado (Víctor Grifols Deu). Entre sus accionistas significativos figura también el fondo estadounidense Blackrock.

Almirall. Especializada en dermatología médica y esclerosis múltiple. Cerró el último ejercicio con 697,8 millones de euros de facturación y con un beneficio después de impuestos de 191,5 millones. La mayoría de su capital (59,7%) se encuentra en manos la familia Gallardo, a través de las sociedades Plafín y Landon. El presidente es Jorge Gallardo Ballart, que junto con su hermano Antonio acumula una de las mayores fortunas de España. La compañía valía en Bolsa 2.555,5 millones al cierre del año pasado.

Faes Farma. En su cartera figuran antihistamínicos, antihipertensivos y analgésicos de gran éxito. Tiene un 96,6% del capital en el mercado, siendo su principal accionista el banco central de Noruega (Norges Bank), administrador de uno de los mayores fondos soberanos del mundo, que gestiona las pensiones públicas del país. En 2019, Faes Farma tuvo un volumen de negocio de 236,4 millones de euros y unas ganancias de 59,6 millones. Su valor bursátil era de 1.390,7 millones de euros a 31 de diciembre. La preside Mariano Ucar Angulo.

Rovi. Produce una heparina de bajo peso molecular para el tratamiento de la trombosis venosa y de la embolia pulmonar. Está controlada por la familia López-Belmonte, que acumula el 63,1% del capital del laboratorio y cuatro de los siete puestos del consejo. A ella pertenecen el presidente (Juan López-Belmonte López), los dos vicepresidentes (Iván Jorge y Javier López-Belmonte Encina) y el consejero delegado (Juan López-Belmonte Encina). Rovi facturó el año pasado 379,2 millones de euros y ganó 25,5 millones. A 31 de diciembre valía 1.368,1 millones de euros.

Pharma Mar. Está centrada en el desarrollo de fármacos de origen marino contra el cáncer y el alzhéimer. La mayoría del capital (78,6%) se encuentra en Bolsa. Sus accionistas más significativos son: el presidente, José María Fernández-Sousa Faro, que controla el 11,1% junto con su mujer, Monserrat Andrade Detrell, y Sandra Ortega Mera, con un 5%. Cerró el último ejercicio con un valor de mercado de 794,8 millones de euros, tras ingresar 70,3 millones, que le proporcionaron un beneficio de 17,7.

Reig Jofre. Fabrica inyectables estériles y liofilizados y antibióticos derivados de la penicilina, entre otros productos. En 2019, tuvo un volumen de negocio de 148,3 millones de euros y su beneficio se situó en 2,8 millones. Está controlada por la familia Reig Jofre, con un 62,7% del capital. Su valor de mercado rondaba los 192 millones de euros a finales del año pasado. Preside la compañía Isabel Reig López.

Prim. Suministradora de equipamiento médico y tecnología sanitaria. Su capitalización a 31 de diciembre era de 198,6 millones de euros. En 2018 (último dato disponible en la CNMV) facturó 125,7 millones y ganó 15. El accionista más destacado de la compañía, con el 19,8% del capital, es José Ignacio Comenge, uno de los hombres más ricos de España, con intereses en Coca-Cola Europa, Ebro Foods y Ence. Al frente de Prim está Andrés Estaire Álvarez.

Oryzon. Biofarmacética de fase clínica, tiene programas de descubrimiento de fármacos destinados a la lucha contra el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas. La preside su fundador, Carlos Manuel Buesa Arjol, que controla el 21,5% del capital. En 2019, sus ingresos sumaron 10,3 millones de euros y perdió 3,7 millones. A finales de ese año, su valor bursátil era de 127,3 millones de euros.

Biosearch. Los principales productos que comercializa son extractos, probióticos y aceite Omega-3. Su accionista de referencia, con el 29,5%, es el grupo lácteo francés Lactalis, uno de cuyos hombres de confianza en España, Ignacio Elola Zaragüeta, preside la farmacéutica. También cuenta con una participación significativa en ella Pescaderías Coruñesas (10%). El resto del capital está en Bolsa. Bioserch valía 60,7 millones de euros a 31 de diciembre. En 2019 facturó 22,8 millones y ganó 0,6.

Más noticias de Economía