Público
Público

Resultados Ibercaja gana un 71,9% menos en 2020  por la pandemia y los gastos del ERE

El banco aragonés destina 241 millones para provisiones extras: 90,1 millones  por la covid 19, 151 millones de gastos asociados al ajuste de plantilla.

Exterior de una oficina de IberCaja en Madrid. E.P./Eduardo Parra
Exterior de una oficina de IberCaja en Madrid. Eduardo Parra / EUROPA PRESS

Servimedia

Ibercaja obtuvo un beneficio neto atribuido de 23,6 millones de euros el pasado ejercicio, lo que supone un descenso del 71,9% frente a los 84 millones contabilizados el año previo tras encajar 241 millones en provisiones extras por el Covid-19 y los gastos asociados al Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Las dotaciones extraordinarias acumuladas para encarar potenciales deterioros generados por la crisis de la pandemia ascendieron a 90,1 millones, y el ERE acordado a final de año supuso gastos extras por valor de 151 millones, según informó el banco este miércoles.

Según el banco, el beneficio recurrente antes de saneamientos apenas se redujo un 0,2% gracias a que la reducción del 5,4% en los gastos recurrentes -sin incluir el coste del ERE- logró compensar el descenso del 3,5% experimentado en los ingresos recurrentes por culpa del escenario de tipos de interés en mínimos históricos.

A pesar de la compleja situación, el banco elevó un 7,9% los recursos de clientes, hasta los 65.411 millones, gracias a un aumento del volumen de depósitos del 10,4% y del 4,9% en los activos bajo gestión y seguros de vida.

Ibercaja subrayó que en fondos de inversión aumentó un 58,7% las aportaciones netas, elevando así el patrimonio bajo gestión un 9,1%, hasta subir su cuota de mercado en 46 puntos básicos y situarla en el 5,5%.

En crédito, la nueva concesión creció un 18,2% interanual, impulsado por la financiación a empresas (+32%), y las hipotecas para adquisición de vivienda (+25,6%). La entidad concedió 1.830 millones en créditos con avales del ICO y moratorias a clientes sobre una deuda o crédito total de 741 millones, de los que solo tenía activos 366 millones al cierre del año y el resto ya habían vencido, cuantía esta última que supone apenas un 1,2% del total del crédito.

A pesar de la evolución del negocio el margen de intereses se redujo un 2,5% por los tipos negativos; y las comisiones cayeron un 5% por la caída de la situación de los mercados. Los gastos totales aumentan un 19,7% por la imputación extraordinaria del coste total estimado del ERE por 151 millones, pero caen un 5,4% si se excluye dicho impacto.

Por su parte, el resultado antes de saneamientos ascendió a 283,3 millones de euros, un 13,2% por debajo del registrado el año anterior.

En cuanto a la fortaleza del balance, su ratio de máxima calidad de capital CET1 Fully Loaded se situó en el 12,6%, tras sumar 124 puntos en el año y supera el objetivo establecido en su Plan Estratégico 2020.

Por su parte, la tasa de morosidad se situó en el 3,2%, con un ratio de cobertura de los activos problemáticos del 62,2%, frente al 51,6% de cierre de 2019.

Más noticias de Economía