Público
Público

Japón contempla un paquete de estímulo económico de unos 460.000 millones

El Banco de Japón prevé un daño económico más profundo, incluso después del coronavirus

Una bandera japonesa ondea sobre el edificio del Banco de Japón en Tokio. REUTERS/Toru Hanai
Una bandera japonesa ondea sobre el edificio del Banco de Japón en Tokio. REUTERS/Toru Hanai

Reuters

El Gobierno de Japón está considerando aprobar un paquete de estímulos fiscales con un valor aproximado del 10% del producto interior bruto (PIB) del país para combatir el impacto del brote de coronavirus, dijo el miércoles el periódico Nikkei.

El paquete, con un valor superior a los 56 billones de yenes (503.000 millones de dólares, o unos 460.000 millones de euros), incluirá pagos en efectivo a los hogares, dijo el medio sin citar fuentes. Se trataría de un estímulo  desplegado durante la crisis financiera mundial.

El Banco de Japón cree que la pandemia del coronavirus podría sumergir a Japón en un profundo estancamiento económico, según reflejan las actas de la reunión de emergencia de la semana pasada, en la que uno de sus dirigentes observó más margen para estímulos de política monetaria.

El Banco de Japón amplió el estímulo monetario en una reunión no programada el 16 de marzo para aliviar las tensiones de la financiación corporativa y calmar los mercados financieros sacudidos por la crisis sanitaria.

El resumen de las opiniones sobre la revisión de los tipos publicado este miércoles mostró la profunda preocupación compartida por el consejo de nueve miembros sobre el enorme golpe que el brote podría infligir a la economía, que ya había sufrido el aumento de los impuestos sobre las ventas del año pasado.

"La economía de Japón puede seguir estancada incluso después de que las economías internacionales se recuperen, ya que el impacto del virus podría ser enorme", dijo un miembro. "Dudo que la economía japonesa tenga un fuerte repunte una vez que el virus sea contenido", mostró otra opinión en el resumen.

Un miembro dijo que el Banco de Japón puede seguir respondiendo con flexibilidad a los riesgos, a través de medidas como otra reunión de emergencia sobre políticas monetarias o el aumento de las compras de deuda pública, ante el aumento del temor a una recesión, según el resumen.

Con la flexibilización monetaria de marzo como medida provisional para hacer frente a las tensiones inmediatas en los mercados, el Banco de Japón se centrará en cómo hacer frente a las consecuencias económicas del virus cuando se reúna la próxima vez para revisar los tipos de interés el 27 y 28 de abril.

El Banco de Japón también está dispuesto a ampliar las medidas de nuevo en abril si la pandemia conduce a recortes en los puestos de trabajo y en las inversiones lo suficientemente grandes como para descarrilar las perspectivas de una recuperación económica, según han dicho fuentes consultadas a Reuters.