Público
Público

Lagarde descarta que el BCE vaya a seguir la estela de EEUU en los tipos de interés

La presidenta de la entidad monetaria apunta que la lucha contra el cambio climático y la reducción de la  dependencia de los combustibles fósiles serán inflacionarias a corto y medio plazo, pero harán bajar los precios a largo plazo

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una comparecencia ante los medios tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort. Daniel Roland/Pool via REUTERS
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una comparecencia ante los medios tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort. Daniel Roland/Pool / REUTERS

La estrategia monetaria de los dos bancos centrales más importantes del mundo, el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal de EEUU no va a estar sincronizada en un futuro próximo, ya que la guerra en Ucrania tiene efectos muy diferentes en sus economías, según dijo este lunes la presidenta de la entidad monetaria de la Eurozona, Christine Lagarde, en una intervención en el Instituto Montaigne en París.

La Reserva Federal de Estados Unidos subió los tipos de interés la semana pasada y apuntó a una serie de nuevas subidas, apenas unos días después de que el BCE dijera que no tenía prisa por subir su tipo de depósitos, que está en mínimos históricos, aunque siga deshaciendo su programa de estímulos extraordinarios.

"Nuestras dos economías están en un lugar diferente en el ciclo económico, incluso antes de la guerra en Ucrania", dijo Lagarde. "Por razones geográficas, Europa está mucho más expuesta (a la guerra) que Estados Unidos".

El aumento de los costes de la energía ya ha llevado la inflación de la zona euro a un récord del 5,9% el mes pasado y la tasa podría alcanzar el 7% en los próximos meses, muy por encima del objetivo del 2% del BCE. Con la previsión de que los precios de los alimentos también se disparen, el aumento de la inflación recortará profundamente el poder adquisitivo de los hogares, y el BCE ha recortado sus previsiones de crecimiento para la Eurozona al 3,7% en 2022, frente al 4,2% en sus proyecciones de diciembre. De hecho, algunos dirigentes del banco sostienen que ya es más probable una evolución aún peor.

Lagarde dijo que la economía estadounidense depende menos que la europea de las importaciones de materias primas y su comercio también se verá menos afectado, por lo que los dos bancos centrales tendrán que desacompasarse. "Nuestras políticas monetarias no llevarán exactamente el mismo ritmo", dijo.

Lagarde no ve un escenario de estanflación de la economía en el horizonte 

Como consecuencia de la guerra, Europa tendrá que acelerar la ecologización de su economía para reducir su dependencia energética de Rusia, su mayor proveedor de gas natural.

Esta transición será inflacionaria a corto y medio plazo, advirtió Lagarde, aunque el impacto a largo plazo de la transición será un peso sobre los precios. "A corto y medio plazo, será de naturaleza inflacionista. Mientras que a largo plazo, las fuerzas sobre los precios serán más bien deflacionarias, dijo.

En todo caso, no prevé un escenario de estanflación (inflación con estancamiento económico). Según Lagarde, teniendo en cuenta la recuperación que había empezado después de la crisis de la covid, "no vemos en el horizonte de 2022, ni 2023, ni 2024 una estanflación de la economía".

Respondía así a una pregunta sobre el riesgo de que la escalada de la energía y de las materias primas, unido a perturbaciones en los canales de aprovisionamiento como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, provoque una parálisis económica precisamente cuando se salía de dos años de pandemia.

Más noticias de Economía