Público
Público
laboral

La letra pequeña de los contratos, un agujero donde a veces no figura claramente ni el sueldo que se va a cobrar

Unidas Podemos ha presentado una proposición no de ley en el Congreso para modificar el artículo 8.5 del Estatuto de los Trabajadores y evitar así contratos confusos. Se quiere que en ellos se especifique el sueldo, horario, jornada laboral, centro de trabajo, o la retribución exacta de las horas extra, entre otras muchas cuestiones.

Un empleado firma su contrato de trabajo en una empresa. Fuente: Pixabay
Un empleado firma su contrato de trabajo en una empresa. Fuente: Pixabay

Son muy pocos los anuncios de ofertas de empleo en los que aparece el sueldo que oferta la empresa. Esto mismo se suele trasladar a las propias entrevistas de trabajo y muchos aspirantes al puesto salen sin saber realmente cuánto van a percibir, pero esta situación se puede prolongar hasta el día de cobro del primer mes porque en el contrato no esté reflejada la cuantía –en cifras– a percibir, camuflándose en "según convenio", una frase que muchos trabajadores no saben descifrar.

El miedo, en muchas ocasiones, hace que los aspirantes al puesto no pregunten el sueldo ni siquiera cuando están ya trabajando para la empresa y que esperen a final de mes para resolver esta duda.

En esta materia, el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 8.5 hace referencia al deber del empresario de informar al empleado de las principales condiciones de ejecución de la prestación laboral, aunque exime de este deber a las relaciones laborales inferiores a cuatro semanas. El artículo dice concretamente lo siguiente: "Cuando la relación laboral sea de duración superior a cuatro semanas, el empresario deberá informar por escrito al trabajador, en los términos y plazos que se establezcan reglamentariamente, sobre los elementos esenciales del contrato y las principales condiciones de ejecución de la prestación laboral, siempre que tales elementos y condiciones no figuren en el contrato de trabajo formalizado por escrito".

Pese a ello, entre la escasa formación de algunos trabajadores en materia laboral y la falta de comunicación de algunas empresas muchos acaban perdidos y sin saber cuestiones fundamentales como cuántos días de asuntos propios tienen, sus permisos o en la categoría en la que se encuentran.

Mario es uno de esos trabajadores que no supo interpretar su contrato. "A mí me contrataron en septiembre del año pasado para trabajar como administrativo en un despacho de abogados. En ese momento no me dijeron el salario y firmé un contrato en el que ponía que me pagarían según convenio. La verdad que intenté buscarlo, pero me hice un lío tremendo. Pensé que cobraría unos 1.100 euros, pero mi sorpresa vino cuando, a final de mes, me ingresaron el salario mínimo", cuenta Mario a Público.

"Todo era caótico. Como ganábamos tan poco dinero la empresa nos proponía hacer horas extra, pero en ningún momento nos dijeron cuánto íbamos a cobrar por la hora de extra. Yo tuve que hacer algunas durante varios meses porque no llegaba a fin de mes y pagaban unos 4 euros la hora extra, pero en ningún momento nos comunicaron cuanto nos iban a pagar. Nos lo encontrábamos a final de mes y punto", explica.

"Además, teníamos que hacer un mínimo tres horas extra al día para que nos las pagaran, si hacíamos dos no cobrábamos esas dos. Salíamos a las seis de la tarde y debíamos quedarnos hasta las nueve haciendo horas extra y a final de mes pasaba un jefe con sobres en los que había doce euros por cada día", finaliza.

Propuesta  para modificar el Estatuto de los Trabajadores

Este lunes, el Grupo Parlamentario Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común presentó una proposición no de ley (PNL) en el Congreso de los Diputados en la que insta al Gobierno a desarrollar el artículo 8.5 del Estatuto de los Trabajadores para que se establezca un sistema eficaz de información a los trabajadores de los elementos esenciales de la prestación laboral.

Concretamente, quieren establecer la obligación del empresario de informar al trabajador del centro de trabajo, la jornada, el horario, el descanso semanal, la categoría y el puesto de trabajo concreto detallando las tareas concretas, el sistema de cambio de turnos, las horas complementarias en trabajos a tiempo parcial, las vacaciones anuales, el salario, el régimen económico en situación de incapacidad temporal aplicable a la empresa, los días de asuntos propios, los permisos, las licencias y cualquier otra información que el trabajador solicite al empresario.

Para este grupo parlamentario, la crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha generado más incertidumbre que nunca en cuanto a los derechos y las obligaciones laborales y en todos estos casos, los convenios colectivos y la ley, principales fuentes reguladoras de la relación laboral, "no han podido dar una respuesta clara y concisa, abriendo la puerta a abusos empresariales por la indefinición de la normativa".

Por ello, consideran necesario establecer un sistema de información que obligue al empresario a entregar al trabajador por escrito o por medios telemáticos fehacientes en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

Los expertos hablan de poca formación laboral

Los expertos coinciden en la escasa formación que reciben los estudiantes que acabarán siendo futuros trabajadores y en el daño que eso les causa por no conocer en profundidad sus derechos laborales.

"Con respecto a la PNL me parece positivo todo lo que ayude al trabajador a conocer sus condiciones, pero lo que se está poniendo es un parche, no es una solución. El problema es que los trabajadores no tienen formación suficiente sobre muchas cuestiones de la vida adulta y, entre ellas, se encuentra el derecho laboral", explica a Público el abogado Víctor Llanos.

"El problema es que lo público no puede derivarse a lo privado. Es complicado que todos los empresarios le expliquen todo a los trabajadores. En el fondo, en casi todos los contratos se detallan las condiciones laborales, pero el trabajador no sabe interpretar lo que pone porque no lo conoce", asegura.

El profesor de Formación y Orientación Laboral (FOL) Jose Luis Jover ha querido destacar la poca formación laboral que hay en España y la importancia de una asignatura como la que imparte para la formación de cualquier persona.

"Creo que tenemos poca formación laboral, de hecho muchas veces, el alumnado se sorprende de los derechos que tenemos y lo poco que los ejercemos. En ocasiones, he tenido alumnos y alumnas que han trabajado o trabajan actualmente y se echan las manos a la cabeza, porque se han sentido engañados", explica a Público.

"FOL es una materia muy importante para la formación de cualquier persona y sí, se queda muy corta en tiempo. Es decir, debería haber una materia en la que se explique el Derecho del Trabajo –explicando también la parte psicológica de la relación laboral y sobre orientación laboral– y otra en la que se focalice sobre prevención de riesgos laborales. En FOL tenemos, en Castilla-La Mancha, 82 horas lectivas y 45 (si no me falla la memoria) deben dedicarse a prevención. Es por eso que considero que el alumnado se va con conocimiento leve. No hay mucho tiempo para profundizar", cuenta.

Daniela Gimeno, también profesora de FOL, coincide en la necesidad de impartir una asignatura sobre temas laborales, aunque puntualiza que "no se puede plantear de la misma forma en una FP y en la ESO o Bachillerato".

"Una asignatura así es necesaria en la medida en que les ayuda a comprender el mundo en el que viven. Además porque ellos lo vivirán en pocos años como trabajadores", explica a Público.

"En general, la gente tiene muy poca formación laboral, teniendo en cuenta que esta abarca muy pocos aspectos. Normalmente no saben los distintos tipos de contratos que hay. Han oído hablar del fijo y del temporal, pero poco más. Hay algunas personas que no entienden su propia nómina y desde FOL intentamos enseñarles todo eso", señala.

"Algunos alumnos han contactado conmigo después de años de dejar el instituto y te cuentan lo mucho que les sirvió FOL porque se dieron de bruces con la realidad y te agradecen lo que les enseñaste", finaliza.

Más noticias de Economía