Público
Público

Londres reclama a Bruselas analizar la fusión de la filial de Telefónica y Virgin Media

La autoridad de la competencia británica considera que el estudio de la operación debe serle transferido dado su "impacto potencial en diversos mercados de telecomunicaciones minoristas y mayoristas en Reino Unido".

El logo de O2 en una tienda de la operadora de móviles en Londres. AFP/Tolga AKMEN
El logo de O2 en una tienda de la operadora de móviles en Londres. AFP/Tolga AKMEN

AGENCIAS

El regulador británico de la competencia, la Autoridad de la Competencia y los Mercados de Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés), ha solicitado a la Comisión Europea que le remita el análisis de la fusión entre Virgin Media, del grupo Liberty Global, y O2, de Telefónica, en lugar de Bruselas porque cualquier impacto en los consumidores se sentirá en el Reino Unido, que además se dispone a salir de manera definitiva del marco regulatorio de la UE.

Las dos compañías han acordado fusionar sus negocios británicos creando un grupo valorado en 38.000 millones de dólares que planteará una competencia mucho más fuerte a BT, líder del mercado.

"En última instancia, esta es una decisión de la Comisión Europea, pero como la fusión solo afectará a los consumidores del Reino Unido - y cualquier efecto solo se sentirá después del final del período de transición (del Brexit) - es justo que la CMA lo solicite de nuevo", dijo Andrea Coscelli, consejero delegado de la CMA.

La autoridad considera que se cumplen los requisitos legales para que el caso sea transferido a la CMA e incide en que cualquier impacto en la competencia de la operación se limitará "únicamente" a los consumidores del Reino Unido.

Asimismo, cree que, aunque la CE ha subrayado anteriormente su "gran interés" en garantizar la coherencia entre los diferentes casos de fusiones en el sector de las telecomunicaciones, esto no es relevante en este caso dado el "inminente final" del período de transición para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

"En última instancia, esta es una decisión de la CE, pero como la fusión solo afectará a los consumidores de Reino Unido, y los efectos solo se sentirán después del final del período de transición, es correcto que la CMA lo solicite", remarca el consejero delegado de la CMA.

La autoridad británica de competencia indica que ha mantenido un "estrecho contacto" con Bruselas en la investigación realizada hasta la fecha sobre esta operación y afirma que continuará haciéndolo en caso de que la Comisión decida no transferir la jurisdicción de la misma.

Telefónica y Liberty Global comunicaron la fusión de sus negocios en Reino Unido el pasado 30 de septiembre a la Comisión Europea, que tiene como plazo hasta el 19 de noviembre para responder a esta petición de la CMA.

Telefónica y Liberty Global crearán una joint venture participada al 50% por ambas compañías. Esta operación, que unirá a la operadora de banda ancha fija Virgin Media y a la de móvil O2, generará "sustanciales sinergias" valoradas en 6.200 millones de libras (6.808 millones de euros a tipo de cambio actual), en términos de valor actual neto y excluyendo los costes de integración.

La operación otorga un valor de empresa a O2 de 12.700 millones de libras (13.945 millones de euros) y a Virgin Media de 18.700 millones de libras (20.533 millones de euros).

El negocio de Telefónica se aportará libre de deuda, mientras que Virgin Media se aportará con 11.300 millones de libras (12.408 millones de euros) de deuda neta y similares.

Más noticias de Economía