Público
Público

Martinsa Fadesa, la inmobiliaria que pinchó la burbuja del ladrillo, inicia su liquidación

La banca rechaza la propuesta para renegociar una deuda cercana a los 4.000 millones

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente de Martinsa-Fadesa, Fernando Martín. EFE

MADRID.- El consejo de administración de Martinsa Fadesa ha acordado solicitar la apertura de la liquidación, "ante la falta de adhesiones suficientes" para la aprobación de la propuesta de modificación de del convenio de acreedores, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La inmobiliaria protagonizó en 2008 el primer gran concurso de acreedores del estallido de la burbuja inmobiliaria en España, que se ha llevado por delante a cientos de empresas y arrastró a la recesión al conjunto de la economía.

Según varios medios de comunicación la empresa se ha visto abocada a la liquidación, ante la reticencia de la banca a aceptar su propuesta de reforma del convenio de acreedores, y después de un recurso judicial reciente que desestimaba la recepción de una indemnización de 1.576 millones de euros.

La falta de liquidez de la empresa para atender al calendario de pagos de deuda que fijó el convenio con el que emergió de ese concurso ha llevado a la empresa a plantear una reforma del mismo que finalmente no ha prosperado.

A junio del año pasado, Martinsa Fadesa tenía una deuda concursal de 6.655 millones de euros, incluyendo deudas con la banca de en torno a 4.000 millones de euros, que las entidades tienen provisionado. El grupo tenía un patrimonio negativo neto de más de 4.400 millones de euros, con un pasivo de 6.759 millones de euros, frente a activos de cerca de 2.400 millones.

La inmobiliaria logró reducir a la mitad sus pérdidas en 2014, y aumentó su facturación cerca de un 20%

La compañía saldó el pasado ejercicio con números rojos de 331 millones de euros, la mitad respecto a los contabilizados un año antes, a pesar de incluir gastos financieros de 130 millones de euros derivados de la deuda concursal que aún arrastra. Martinsa logró no obstante aumentar su facturación, un 18,3% hasta los 130 millones de euros, gracias a que durante el pasado año entregó y escrituró 1.585 viviendas, el 30% de ellas (482 pisos) en España.

Una década de vida

Martinsa Fadesa se constituyó a finales de 2006, fruto de la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) que la compañía de Fernando Martín y su socio Antonio Martín lanzó a la inmobiliaria controlada por Manuel Jove, por importe de unos 4.000 millones de euros.

El alto endeudamiento que la operación generó a la nueva compañía y el estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera llevó a Martinsa Fadesa a solicitar concurso voluntario de acreedores apenas dos años después, en julio de 2008. Dada la deuda de unos 7.000 millones que soportaba la empresa, el concurso se erigió en el mayor de la historia empresarial española.

La compañía superó el proceso concursal en tres años, gracias al calendario de pago de deuda a ocho años que en marzo de 2011 pactó con sus bancos. No obstante, lo prolongado de la crisis y la restricción crediticia de los bancos impidió a la empresa generar liquidez para atender los pagos de deuda fijados en ese convenio. La inmobiliaria no pudo atender al pago de deuda establecido para diciembre de 2013 y, pese que entonces comenzó a negociar con los bancos una nueva reestructuración de su deuda, la falta de acuerdo impidió a la inmobiliaria abonar el pago correspondiente a diciembre de 2014.

Propuesta 'in extremis'

Por ello, Martinsa Fadesa presentó el pasado 30 de diciembre ante el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña, in extremis y sin acuerdo con los bancos, una solicitud de la reforma del convenio de acreedores de 2011.

La empresa ofrecía a las entidades quedarse con hasta el 70% del capital de la empresa mediante la capitalización de su deuda, pero este plan no había logra el respaldo de al menos el 75% de los acreedores necesario para prosperar cuando el pasado jueves concluyó el plazo establecido por el juez para que se pronunciaran, dejando así a la empresa abocada a la liquidación.

lea también...