Público
Público

Los padres de Google se apartan de la cúpula de la empresa

Larry Page y Sergey Brin abandonan la dirección ejecutiva de Alphabet, la sociedad matriz del gigante de Internet, y les sustituye Sundar Pichai, consejero delegado desde 2015 del buscador, principal negocio de la compañía.

Los fundadores de Google, Larry Page (i.) y Sergey Brin (d.), en una imagen de septiembre de 2008, en la presentación en Nueva York, del primer móvil con el sistema Android. REUTERS/Jacob Silberberg

AGENCIAS

Los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, se van a apartar como líderes del gigante de internet que fundaron hace 21 años, poniendo fin a una carrera meteórica que los llevó a construir una de las empresas más valiosas e influyentes del mundo.

Su lugarteniente Sundar Pichai, que desde 2015 ha dirigido el buscador, principal negocio de Google, tomará inmediatamente el timón como consejero delegado de Alphabet Inc.

Page fundó Google en 1998 junto a Brin y ejercía de consejero delegado de Alphabet desde 2015, cuando la empresa fue creada como compañía paraguas de Google para mantener separadas las distintas líneas de negocio de una firma cada vez más diversificada. Pichai lleva en la compañía desde 2004 y antes de dirigir Google había liderado los equipos de Android y Chrome.

Page, Brin y Pichai han compartido su énfasis en el desarrollo de un software de inteligencia artificial para hacer que la búsqueda web sea más rápida y personalizada, a la vez que amplían la gama de información y servicios disponibles a partir de una simple consulta de texto.

El hasta ahjora responsable de Gooble, y nuevo consejero delegado de Alphabet, Sundar Pichai. REUTERS/Brandon Wade

Pero su visión se enfrenta a un escrutinio sin precedentes, ante las exigencias de mejores salvaguardas por parte de Gobiernos de los cinco continentes, quejas de conductas supuestamente anticompetitivas y el aumento de impuestos a la compañía de publicidad online más grande del mundo. Miles de empleados han protestado, y algunos incluso han dimitido, por la preocupación de que el famoso mantra de Google de "no seas malvado" (que antes defendían a capa y espada Page y Brin) se esté agrietando.

Page y Brin, ambos de 46 años, siguen siendo directivos de la compañía matriz, pero cederán inmediatamente sus respectivos títulos de consejero delegado y de presidente, dijo Alphabet. El papel del presidente no será ocupado, dijo la empresa, que señaló que estos cambios se habían debatido durante mucho tiempo.

Alphabet dijo que la medida simplifica la estructura de gestión. Pichai ya es la imagen pública más destacada de la empresa, un papel que será cada vez más importante ante la presión regulatoria en Washington y Bruselas. El nuevo máximo responsable del grupo testificó ante el Congreso de Estados Unidos hace un año.

La remodelación de la cúpula probablemente evitará que los dos cofundadores tengan que presentarse en el futuro ante los congresistas. También los libera para que se concentren más en otros proyectos tanto dentro como fuera de Alphabet. Por ejemplo, Page patrocina a la empresa de minería espacial Planetary Resources.

Imagen de las oficinas de Google en Nueva York. REUTERS/Brendan McDermid

Los cofundadores todavía controlan la compañía a través de su propiedad de acciones preferentes. En abril, Page tenía el 26,1% del poder de voto total de Alphabet, Brin el 25,25% y Pichai menos del 1%. 

Page y Brin fundaron la compañía del buscador online en septiembre de 1998 en el garaje de su amiga Susan Wojcicki en Menlo Park (California, EEUU) como un proyecto de investigación de dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Stanford.

En pocos años, Google se abriría hueco en el mercado superando a sus entonces competidores AltaVista, Yahoo!, Hotbot y Excite.com, entre otros, y se consolidaría de forma definitiva al sobrevivir al estallido de la burbuja de las puntocoms en 2000.

Desde entonces, el imperio con sede en Mountain View (California) ha crecido exponencialmente hasta convertirse en un negocio que ingresa anualmente más de 100.000 millones de dólares (85.000 millones de euros). Además de las búsquedas, Google también tiene un monopolio casi absoluto de los ingresos por publicidad en internet, aunque en este caso compartido con Facebook.