Público
Público

El empleo en España España, país de camareros: casi la mitad de los nuevos empleos son en la hostelería

El paro registrado bajó en abril en 91.518 personas impulsado por la Semana Santa. El número total en las oficinas del Servicio Público de Empleo se queda en 3.163.566. En el último año 172.302 personas encontraron trabajo, pero el empleo sigue siendo precario y de mala calidad: apenas el 9% de los nuevos contratos son indefinidos.

Publicidad
Media: 1.75
Votos: 4

Imagen de archivo de parados haciendo cola frente a una oficina de empleo | EFE

El número de parados registrados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se redujo en abril en 91.518 personas respecto al mes anterior, hasta dejar el número de desempleados en los 3.163.566 de acuerdo con los datos publicados este lunes por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social publicados este lunes. Esta cifra supera superando el retroceso que experimentó el paro en el mismo mes del año 2018, cuando disminuyó en 86.683 personas.

Siguiendo con las cifras, en el último año el paro bajó en 172.302 personas  (con un ritmo de reducción interanual del 5,17%). Hay que tener en cuenta que la Semana Santa, que suele animar el mercado laboral, se ha celebrado este año en abril, mientras que en 2018 tuvo lugar en marzo. En términos desestacionalizados, el paro bajó en el cuarto mes del año en 19.136 personas. De hecho, dentro de la serie histórica de abril, que se inicia en 1996, el paro ha bajado siempre en este mes salvo en dos ocasiones: en 2008 y 2009, cuando subió en 37.542 y 39.478 personas, respectivamente.

Por sectores de procedencia, el desempleo se redujo principalmente en los servicios (81.074 personas) y, en menor medida, en la agricultura (5.396) y la industria (3.472), así como entre el colectivo sin empleo anterior (1.605), en tanto que se incrementó en la construcción (29).

Se crea empleo, sí, pero el mercado laboral español sigue teniendo el problema de la temporalidad y de la mala calidad del empleo.  Los datos son claros en cuanto a la contratación: en abril se realizaron 1.765.185 contratos, un 0,4% menos que en abril de 2018, de los que menos del 10% —en concreto 174.980— fueron contratos indefinidos, con un descenso del 7,7% respecto al mismo mes del año pasado. En cuanto a la calidad del empleo, España sigue siendo un país de camareros: como siempre, la hostelería ha sido el sector que más empleo ha creado. La hostelería, representó casi la mitad de la afiliación a la Seguridad Social durante el pasado mes de abril.

La afiliación a la Seguridad Social 

La Seguridad Social cerró abril con un aumento medio de 186.785 afiliados (+1%), registrando así su segundo mejor abril de la serie histórica tras el de 2017, cuando ganó algo más de 212.000 cotizantes, según ha informado este lunes el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Con el repunte registrado en el cuarto mes del año, el total de ocupados se situó en 19.230.362 afiliados, la cifra más alta desde julio de 2008.

Como suele ser habitual en el mes en el que se celebra la Semana Santa, la hostelería ha sido el sector que más han empujado la afiliación en abril, al sumar 85.493 ocupados (+6,8%), seguido del comercio, que ganó 12.781 afiliados.

En valores interanuales, la afiliación ha crecido en 551.901 cotizantes desde abril de 2018 (+2,9%).

El Régimen General, el más mayoritario del sistema, ganó 173.542 afiliados en abril en relación al mes anterior (+1,1%), hasta totalizar 15.897.052 ocupados, mientras que el de Autónomos registró 12.663 cotizantes más (+0,4%), hasta sumar 3.266.741 afiliados.

En términos desestacionalizados, la Seguridad Social registró un aumento de ocupados de 52.192 personas respecto al mes anterior.

En abril, el número de mujeres afiliadas registró un nuevo récord, con 8.939.333 ocupadas, el 46,49% del total.