Público
Público

El presidente de Iberdrola dice que el principal beneficiario por los altos precios de la electricidad es "la Hacienda Pública

Los accionistas de la eléctrica aprueban exigir al Consejo un plan de acción climática

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, durante su intervención en la junta de accionistas de la eléctrica.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, durante su intervención en la junta de accionistas de la eléctrica. CEDIDA/Iberdrola

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha afirmado que "el principal beneficiario" de los altos precios de la electricidad, especialmente en un escenario como el actual con un elevado precio del CO2, es "la Hacienda Pública".

En su discurso en la junta general de accionistas de la compañía, Galán recordó que las arcas públicas reciben, no solo "unos cuantiosos" impuestos proporcionales al precio de la energía, sino también los ingresos por la venta de derechos de CO2, que este año podrían alcanzar los 2.500 millones de euros.

Así, el presidente de la eléctrica volvió a mostrarse en contra del anteproyecto de ley del Gobierno que pretende recortar los ingresos de las eléctricas por el denominado dividendo de CO2, ya que "introduce cargas injustificadas sobre tecnologías no emisoras", y mostró su confianza en que "sea reconducido a lo largo de su tramitación para buscar soluciones que garanticen la coherencia plena entre la política energética que apueste por la descarbonización y un marco normativo y regulatorio estable y fiable".

El presidente de Iberdrola afirmó que, tal y como han avalado en sus alegaciones al anteproyecto de ley distintos agentes, organismos, analistas y agencias de rating, es "imprescindible" un marco regulatorio que "preserve la seguridad jurídica y la confianza legítima de los inversores".

Así, mostró la disponibilidad de la energética al diálogo, aunque también subrayó su compromiso "con la defensa" de los intereses de sus accionistas y del resto de sus "grupos de interés".

Como mejor medida para actuar sobre los actuales altos precios de la electricidad, Galán abogó por hacerlo a través de los "impuestos, cargas y tasas que se le imponen y que en buena medida pagan los ciudadanos".

Por ello, acogió "positivamente" las recientes declaraciones del Gobierno respecto a una posible reducción de los impuestos, cargos y tasas, "que ya suponen cerca del 60% de la factura que pagan los usuarios".

En su intervención, Sánchez Galán, además, ha reafirmado el compromiso inversor de la compañía para contribuir a paliar las consecuencias de la pandemia y consolidar la recuperación económica y el empleo: "En 2020, alcanzamos nuestro récord de inversión, con unos 10.000 millones de euros, que este año batiremos de nuevo, llegando a los 17.000 millones de euros". Estas inversiones han permitido la puesta en servicio de cerca de 4.500 MW verdes en 2020 y comenzar la construcción de otros 8.700 MW.

El presidente de la eléctrica ha destacado que "hace 20 años definimos una estrategia y un modelo empresarial y, desde entonces, hemos invertido 120.000 millones de euros en energías renovables, redes inteligentes y almacenamiento energético, llevando a cabo una expansión internacional sin precedentes para hacer de nuestro Grupo un líder global por tamaño y resultados".

Reafirma su apuesta por EEUU,

En el turno de preguntas de la junta general de accionistas, el presidente de Iberdrola ha reafirmado la apuesta de la compañía por Estados Unidos, un país donde con la adquisición de PNM Resources tendrá un valor de activos superiores a los que tiene en España y que con la nueva Administración liderada por Joe Biden cuenta con "marcos estables y atractivos para que las inversiones fluyan".

Galán indicó que cuando se cierre la adquisición de PNM Resources, Iberdrola elevará el valor de sus activos en EEUU por encima de los 40.000 millones de dólares (unos 33.560 millones de euros), un valor "muy superior a los de España".

En el caso concreto de las renovables, subrayó la apuesta en el país por impulsar la eólica marina a través de los proyectos Vineyard Wind, que contará con 800 megavatios (MW) de potencia y será el primer proyecto a gran escala de estas características en Estados Unidos, y Park City, también de 800 MW en aguas del Estado de Connecticut, en los que prevé inversiones de cerca de 6.000 millones de dólares (unos 5.034 millones de euros) y que estarán operativos entre 2024 y 2026. Además, Galán añadió que la energética aspira a más proyectos en Massachusetts y Carolina del Norte.

Reforma de los estatutos

La Junta General de Accionistas de Iberdrola aprobó este viernes la reforma de los Estatutos Sociales para hacer responsables a los miembros del Consejo de Administración de la aprobación, supervisión y reporte periódico de un plan de acción climática, que permita a la eléctrica alcanzar la neutralidad climática a nivel global en 2050.

La junta, en la que se aprobaron todos los puntos del orden del día, se celebró por segunda vez de forma telemática en la torre de Iberdrola de Bilbao. Con su decisión, los accionistas van a implicar al consejo en la lucha contra el cambio climático fijando objetivos intermedios de reducción de emisiones y que estos objetivos cubran todas las emisiones directas e indirectas.

También se ha establecido que los objetivos tienen que estar validados por la ciencia respecto de su alineamiento con los objetivos de París; y que se deberán definir las metodologías que evaluarán su cumplimiento.

En definitiva, con su aprobación, se deposita en el consejo la responsabilidad de aprobar y actualizar el plan de acción climática, así como la de reportar anualmente la gestión climática a partir del próximo año.

Por otro lado, los accionistas han dado el visto bueno a las cuentas de 2020, cuando la compañía registró un beneficio neto de 3.610,7 millones de euros, un 4,2% más.

También han dado luz verde al reparto de un dividendo complementario, de 0,252 euros por acción, que se sumarán a los 0,168 euros abonados en concepto de dividendo a cuenta, lo que permitirá alcanzar los 0,42 euros por acción, un 5% más. Para 2021, la compañía prevé la distribución de un dividendo mínimo de 0,44 euros por acción.

Por último, respaldaron la reelección de Juan Manuel González Serna como consejero independiente, la de Francisco Martínez Córcoles como consejero ejecutivo y la del exministro Ángel Acebes como consejero independiente. Paralelamente, se ha fijado el número de miembros del Consejo de Administración en 14.

Más noticias de Economía