Público
Público

Santander se desploma un 14% en Bolsa tras su ampliación de capital multimillonaria

El banco vive una de sus peores sesiones de los últimos seis años, al descontar los inversores el efecto de las nuevas acciones de la entidad de Ana Botín.

La cotización del Banco Santander en las pantallas de la Bolsa de Madrid. EFE

PÚBLICO / AGENCIAS

MADRID.-  El Banco Santander vive este viernes una de sus peores sesiones en bolsa de los últimos seis años y pierde un 14% de su valor tras cerrar la multimillonaria ampliación con la que captó 7.500 millones de euros con un descuento superior al 9,86%.

Al cierre del mercado, cada acción del grupo que preside Ana Patricia Botín cotizaba a 5,890 euros, lo que supone una caída del 14,09% con respecto a los 6,856 euros que marcaba antes de que se suspendiese su negociación  antes de anunciar que ampliaba capital y recortaba un 66,6 % su dividendo. Se trata de la mayor del banco desde el 10 de octubre de 2008, cuando perdió un 11,94%  coincidiendo con una de las peores sesiones de la historia del IBEX 35, lastrado por las dudas sobre el futuro económico de España.

La colocación de nuevas acciones se llevó a cabo a través de la venta acelerada de títulos entre grandes inversores, cuya demanda superó los 7.500 millones, apenas una hora después de iniciarse la operación, pero se hizo a un precio de 6,18 euros. Eso supone una importante rebaja, del 9,86 %, frente al precio al que dejaron de cotizar ayer los títulos y explica en buena parte la corrección que está sufriendo hoy la acción, a pesar de que la ampliación se considera un éxito, pues ha atraído a un gran número de inversores de todo el mundo, especialmente anglosajones.

Los grandes accionistas del Banco Santander se hacen con un 20% de la macroampliación

Según fuentes financieras, más de la mitad de los nuevos títulos han sido adquiridos por inversores con base en Estados Unidos y una cuarta parte tienen su sede en Reino Unido. Además, los grandes accionistas actuales del Banco Santander se habrían hecho con un 20% de la colocación, lo que para los expertos se traduce como una muestra de confianza en el futuro del grupo.

Todos ellos han aprovechado la oportunidad de adquirir nuevos títulos del banco a un precio sensiblemente inferior al que se estaban negociando, a pesar de que tras la ampliación de capital se implanta una nueva política de dividendo, que reduce de 0,60 a 0,20 euros la remuneración total al accionista por ejercicio. La única buena noticia en este sentido es que se recupera buena parte del dividendo en efectivo.

Apuesta por el crecimiento orgánico

El Santander se esforzó ayer en explicar que el dinero captado no lo utilizará para acometer grandes compras sino para crecer de forma orgánica, es decir, concediendo más créditos y aumentando su cuota en algunos países en los que ya está presente: España, Portugal, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, Polonia, Chile y México. Se trata de crecer más y más rápido, explicó la presidenta del banco a sus empleados en una misiva, en la que aseguró que la ampliación era una operación clave estratégicamente, buena para el accionista y que consolida al Santander ante los mercados.

Sin embargo, algunos consumidores han criticado el recorte drástico del dividendo, como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha advertido de que esta decisión, unida a la caída que sufre la acción, perjudica aún más a los afectados por los valores emitidos en el pasado por el banco para crecer en Brasil. 

En todo caso, en el mercado no se descarta que la entidad pueda protagonizar algún tipo de operación corporativa en el medio plazo. Recientemente, Santander expresó su interés por Novo Banco, una entidad surgida del rescate del portugués Banco Espirito Santo (BES) y las especulaciones también han apuntado a un supuesto interés por Monte dei Paschi, algo que volvió a ser desmentido la víspera por el nuevo consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez.

El Ibex 35 sufre la mayor caída desde septiembre de 2012, y acumula una caída del 6% en la última semana

El desplome de las acciones del Santander ha arrastrado a la bolsa española.  El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este viernes con un desplome del 3,91%, lo que ha llevado al selectivo a permanecer por debajo de la cota psicológica de los 9.700 enteros. 

De este modo, el índice registra su mayor caída diaria desde el 26 de septiembre de 2012, cuando se dejó un 3,92%. En los últimos cinco días, el Ibex ha caído un 6% en una semana que ha sido convulsa en los principales mercados.

Más noticias de Economía