Público
Público

El Santander ganó 5.816 millones de euros en 2014, un 39,3% más

La entidad advierte una recuperación del crédito en los principales mercados en los que opera, salvo en Portugal

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el nuevo consejero delegado, José Antonio Álvarez, durante la presentación de resultados de 2014. EFE/Zipi

Jesús Aguado y Sarah White/
REUTERS

MADRID.- Banco Santander anunció el martes un aumento del 39,3% en su beneficio neto de 2014, hasta los 5.816 millones, en línea con sus propias estimaciones, apoyado en la mejora de los márgenes, menores provisiones y una recuperación del crédito y de la evolución bancaria en España. "La mejora del beneficio es consecuencia del aumento de los ingresos básicos en un 3%, un descenso de los costes de casi un 1% y una bajada del 14% en las dotaciones para insolvencias con respecto a las realizadas en 2013", dijo la entidad en un comunicado.

El primer banco de la eurozona por capitalización bursátil ya había dado al mercado nuevas estimaciones correspondientes al ejercicio de 2014, con una previsión propia de beneficios de 5.800 millones de euros el pasado 8 de enero, con motivo del anuncio de la ampliación de capital de 7.500 millones de euros para reforzar su solvencia, que acompañó de un recorte del 66% en el pago de dividendos.

En el cuarto trimestre, el beneficio neto, el primero bajo la batuta de Ana Botín, subió un 68,4%, a 1.455 millones de euros, frente a los 1.473 millones de euros esperados en un sondeo elaborado entre diez analistas.

El incremento porcentual en la comparativa anual y trimestral fue mayor a la prevista debido a que la entidad recalculó a la baja sus beneficios de 2013 tras la aplicación de criterios contables relativos a las contribuciones realizadas por Santander UK a un fondo de compensaciones y a las aportaciones realizadas en España al Fondo de Garantía de Depósitos, además de otros ajustes en Estados Unidos.

El banco vuelve a los beneficios en España, al ganar  684 millones frente a las pérdidas de 61 millones del ejercicio anterior

Por áreas geográficas, Brasil y el Reino Unido, que suponen cada uno un 19% de los resultados atribuidos operativos de 2014, registraron un comportamiento dispar. Mientras que en Brasil el beneficio de 2014 bajó un 1,3%, hasta los 1.558 millones, en Reino Unido registró un aumento del 37,1%, hasta los 1.576 millones. Por su parte, España, que supone ya un 14% de sus resultados, elevó su beneficio del ejercicio pasado en un 140,5%, a 1.121 millones, a los que hay que restar unas pérdidas de 583 millones de las actividades inmobiliarias discontinuadas en España.

Por su parte, el crédito a clientes, una de las variables del sector más afectadas por la larga crisis económica en España, mostró un descenso del 1,7% en 2014. Si se descuentan las adquisiciones temporales de activos, el crédito en España habría subido un 2%.

A nivel de grupo, la cartera de créditos (sin adquisiciones temporales de activos) subió un 5% después de una caída del 2% en 2013. La entidad añadió que de los diez mercados clave donde opera, el crédito creció en todos menos Portugal.

La tasa de morosidad del grupo cierra el año en el 5,19%; en el negocio doméstico, queda en el 7,38%

Por su parte, el margen de intereses de 2014 (la diferencia entre lo que cobra por prestar y sus costes de financiación) subió un 4% por ciento, a 29.548 millones de euros. En tanto, el margen de explotación antes de provisiones de 2014 aumentó un 3,7%, a 22.574 millones de euros, frente previsiones de 22.428 millones de euros.

En un entorno marcado además por el control de la mora, Santander logró situar su tasa de impagos a nivel de grupo en el 5,19% a 2014 desde el 5,28% de septiembre pasado. Además, la entidad pronosticó que el ratio de mora del grupo se situará por debajo del 5% en 2017. En España, el ratio de morosidad descendió hasta el 7,38% desde el 7,57% de septiembre pasado.

En términos de core capital fully loaded, Santander cerró el ejercicio, con la ampliación de capital, en el 9,7% y estimó un ratio de entre el 10% y el 11% en 2017. Entre otras previsiones, la entidad bancaria también dijo que preveía alcanzar un retorno sobre capital tangible (ROTE) de entre el 12% y 14% en 2017 desde 11% en 2014.

Ana Patricia Botin, presidenta de Banco Santander, durante la presentación de resultados de la entidad en 2014. REUTERS/Andrea Comas

Ana Botín asegura que el banco "no ve las compras como una prioridad y no está considerando ningún tipo de adquisición"

En un momento en el que el mercado está muy pendiente de cualquier indicación de Ana Botín sobre su estrategia corporativa y su planes de crecimiento en áreas clave, como Estados Unidos, Reino Unido y España, la nueva presidenta de Santander manifestó que iba a dar mayor prioridad en cuidar el capital y que no estaba contemplando realizar compras. "Seremos más estrictos en nuestros criterios de adquisiciones, pero déjenme ser clara, no estamos actualmente viendo esto (las compras) como una prioridad y no estamos considerando ningún tipo de adquisiciones", dijo. Posteriormente, matizó que en la actualidad únicamente estaba analizando posibles oportunidades de compra en Portugal, tal como reconoció en diciembre pasado con respecto a Novo Banco.

Tras cuatro meses como nueva presidenta del banco, Ana Botín centró el foco de la estrategia en el crecimiento orgánico y en el cuidado de capital, restando protagonismo a la política de operaciones corporativas en la que tan bien se desenvolvía el ex-presidente Emilio Botín. "Hay que recuperar la confianza de los clientes", dijo Botín, que reconoció un cierto cambio en las formas de actuar del banco desde su llegada a la presidencia en septiembre: "No hay cambios en el modelo de banca, pero tenemos que hacerlo de manera distinta", dijo con el objetivo puesto en tener más de 18 millones de clientes vinculados, con un aumento previsto del 40% en particulares y pymes.

La presidenta de Banco Santander dijo también que no contempla más cambios de primer nivel en cúpula directiva después de los cambios realizados el pasado noviembre. Botín dejó además la puerta abierta a estudiar en el futuro vincular la remuneración variable de los directivos a la consecución de objetivos. "Es un compromiso que asumo y vamos a trabajar en ello", dijo.

La banquera también descartó en rueda de prensa que el banco quisiera trasladar a Londres su sede social desde Santander, o la corporativa (desde Madrid), como ha especulado parte del mercado. Asimismo, negó que estuviera estudiando cambiar el color rojo de su logotipo.

Por su parte, el consejero delegado de Santander UK, Nathan Bostock, dijo que la salida a bolsa de la filial británica del grupo bancario español sigue siendo un objetivo a "medio plazo".