Público
Público

Seat pierde 194 millones en 2020 tras una caída de las ventas del 25% por la pandemia

El presidente de la filial española de Volkswagen confía que la marca recupere la rentabilidad en 2021 con el lanzamiento de los nuevos vehículos eléctricos.

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la factoría de la compañía en Martorell (Barcelona) para presentar los resultados de la marca en 2020. REUTERS/Albert Gea
El presidente de Seat, Wayne Griffiths, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la factoría de la compañía en Martorell (Barcelona) para presentar los resultados de la marca en 2020. Albert Gea / REUTERS

La povid-19 frenó temporalmente la tendencia positiva de las cuentas de Seat en los últimos años e influyó significativamente en los resultados financieros de 2020. La filial española de Volkswagen tuvo unas pérdidas de 194 millones de euros, frente a los 346 millones de beneficios de 2019.

La firma española vendió 427.000 unidades, un 25,6% menos que el año anterior. La ralentización de las ventas se tradujo en un menor volumen de negocio, que se desaceleró hasta los 8.784 millones de euros, un 21% menos.

El resultado operativo bruto (antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, o ebitda, según sus siglas en inglés) fue de 157 millones de euros, con una ratio del 1,8% de las ventas.

Según el presidente de Seat, Wayne Griffiths, para este año "nuestro objetivo es aumentar las ventas y recuperar nuestros volúmenes a los niveles anteriores a la Covid. En 2021 debemos volver a la rentabilidad. Este es nuestro objetivo financiero. Estamos trabajando intensamente para conseguir números positivos lo antes posible".

"Las palancas clave para lograr la rentabilidad en 2021 serán el aumento del mix de PHEVs y el lanzamiento del modelo 100% eléctrico Cupra Born, que nos permitirá alcanzar nuestros objetivos de CO2. Además, pondremos nuestra atención en la reducción de los gastos generales y en la gestión de los ingresos, centrándonos en los mercados y canales más importantes", agregó el directivo.

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la factoría de la compañía en Martorell (Barcelona) para presentar los resultados de la firma en 2020. Quique Garcia / EFE

A pesar de la compleja situación, en 2020 la empresa mantuvo su cuota de mercado en Europa en su conjunto, e incluso la aumentó en mercados como Alemania, Italia, Austria, Suiza, Israel y Turquía. Además, los márgenes mejoraron considerablemente. Los últimos años reflejan una clara contribución de la ofensiva SUV emprendida por la compañía y también, a partir de 2018, una buena gestión de precios e ingresos, así como la contribución clave de CUPRA.

El rendimiento de Cupra se tradujo en 27.400 coches vendidos en 2020, alcanzando un crecimiento de dos dígitos del 11% frente a 2019, siendo una de las pocas marcas que creció en Europa durante la crisis de la Covid-19. Desde la creación de la marca en 2018 hasta hoy, CUPRA ha vendido más de 70.000 coches y ha superado todas las expectativas iniciales.

La compañía ha mantenido el nivel de inversión de los últimos años, destinando más de 1.000millones de euros a inversiones y gastos de I+D en 2020. Es el tercer año consecutivo con más de mil millones de euros invertidos. Este nivel se mantendrá en el futuro próximo con el plan de inversiones de 5.000 millones de euros hasta 2025 anunciado el pasado mes de julio.

Durante la presentación anual de resultados de la compañía, Wayne Griffiths anunció que Cupra lanzará el Tavascan en 2024. El CUPRA Tavascan será el segundo modelo 100% eléctrico de la marca, tras el Cupra Born, que llegará al mercado a finales de este año.

Más noticias de Economía