Público
Público

Suiza abandona la era de los tipos negativos y los sube al 0,75%

E l precio del dinero había permanecido prácticamente congelado desde 2015 para evita la apreciación del franco suizo. 

Fachada del Banco Nacional de Suiza, en Zurich. REUTERS/Arnd Wiegmann
Fachada del Banco Nacional de Suiza, en Zurich. Arnd Wiegmann / REUTERS

Reuters

El Banco Nacional de Suiza (BNS) subió el jueves su tipo de interés oficial en 0,75 puntos porcentuales (la segunda subida en 15 años) y dijo que no podía descartar más incrementos al sumarse a otros bancos centrales en el endurecimiento de la política monetaria para frenar la inflación. El BNS aumentó su tasa de interés oficial al 0,5%, desde el nivel de menos 0,25% que fijó en junio.

Anteriormente, las tasas suizas habían permanecido congeladas en el 0,75% DESDE 2015 hasta junio pasado, ya que el BNS intentaba frenar la apreciación del franco suizo. La mayoría de los economistas encuestados por Reuters esperaban que el BNS subiera su tasa de interés al 0,5%.

"No se puede descartar que sean necesarias nuevas subidas del tipo de interés oficial del BNS para garantizar la estabilidad de los precios a medio plazo", declaró el presidente del BNS, Thomas Jordan, en una conferencia de prensa.

El BNS también está dispuesto a intervenir en los mercados de divisas, añadió. Esto significa que el banco central compraría divisas para frenar una "apreciación excesiva" del franco suizo, dijo Jordan.

"Sin embargo, si el franco suizo se debilitara, consideraríamos la posibilidad de vender divisas", dijo Jordan.

Los rendimientos de la deuda pública suiza caían, invirtiendo el rumbo tras un repunte inicial, mientras que el franco bajaba en términos generales, con caídas frente al dólar, el euro y la libra esterlina.

Jordan señaló que el franco había subido alrededor de un 7% desde la última subida de tipos del BNS en junio, lo que había contribuido a frenar la inflación en Suiza.

La decisión del BNS de subir los tipos de interés se produjo tras el aumento de los precios en Suiza y la adopción de medidas restrictivas por parte de otros bancos centrales que intentan frenar el resurgimiento de la inflación provocado por la espiral de los costes de la energía, la rigidez de los mercados laborales y los cuellos de botella en la cadena de suministro. 

Sede del banco central de Noruega, en Oslo. REUTERS/Gwladys Fouche
Sede del banco central de Noruega, en Oslo. Gwladys Fouche / REUTERS

Por su parte, el banco central de Noruega subió el jueves su tasa de interés de referencia en 50 puntos básicos, tal como esperaba la mayoría de los economistas, y dijo que tiene previsto volver a subirla en noviembre.

El comité de política monetaria del Norges Bank elevó la tasa de interés de los depósitos a la vista desde el 1,75% al 2,25%, tras haber señalado en agosto que era probable una subida en septiembre, pero sin indicar en qué cuantía. 

Más noticias de Economía