Público
Público

Cierre de la planta de Nissan Los trabajadores de Nissan salen a la calle en Madrid para exigir la paralización del ERE que destruirá 2.525 puestos de trabajo

Tras las protestas en la capital catalana, 1.500 trabajadores de la empresa automovilística marchan por Madrid hasta el Congreso. Allí les han saludado algunos diputados de diferentes formaciones políticas antes de que una delegación de los trabajadores se reuniera con la Comisión de Consumo en el Hemiciclo.

Manifestación Nissan Madrid
Trabajadores de las plantas barcelonesas de Nissan se manifiestan en Madrid. (LUCA PIERGIOVANNI | EFE)

"¡Nissan no se cierra!". Eseha sido el cántico más repetido en la manifestación que los trabajadores de la empresa automovilística han protagonizado este miércoles por las calles de Madrid. Partiendo desde Ronda de Atocha, han marchado hasta el Congreso de los Diputados entre petardos, bengalas de humo y una performance inspirada en la serie La casa de papel. De esta forma, el aproximadamente millar y medio de convocados han llevado hasta el Hemiciclo sus demandas, justo después de que algunos diputados de diferentes partidos políticos salieran a recibirles.

Pasados unos minutos de las 11 de la mañana, los primeros estruendos de los petardos auguraban una marcha en la que la principal demanda de los trabajadores ha sido evitar el cierre de la planta de Nissan en Barcelona con un ERE  y la destrucción de 2.525 puestos de trabajo directos de la factoría de Barcelona, cifra que alcanzaría los 15.000 empleos indirectos.

Ataviados con una camiseta reivindicativa diseñada para la ocasión, los centenares de manifestantes no han parado de corear mensajes destinados a Pedro Sánchez y Frank Torres, antiguo director general de Nissan en España y actualmente el ejecutor del cierre.

'Dinero' por los aires

Otros cánticos han tomado como referencia la lucha de clases, que ha estado presente en el recorrido con proclamas como "¡Basta ya de terrorismo empresarial!" y "¡Obrero despedido, patrón colgado!"

Todo ello aderezado con el lanzamiento de fuertes petardos y de bengalas de colores a lo largo de los mil metros que separaban el punto inicial de la movilización con el Congreso.

Encarando la plaza de Neptuno, momentos previos a enfilar la Cuesta de San Jerónimo, en donde se ubican Las Cortes, el personal de la organización ha empezado a repartir, además de agua, algunos trajes rojos y caretas caricaturizando a Dalí. Todo indicaba que los congregados llevarían a cabo una acción inspirada en La casa de papel, y así ha sucedido tras algunos cánticos como "¡No queremos dinero, queremos trabajo!".

Ya casi en plena plaza de Las Cortes, los trabajadores disfrazados han soltado al aire fajos de billetes falsos, simulando una de las escenas de la mencionada serie, aprovechando para corear el Bella Ciao, la canción de los antifascistas partisanos durante la Segunda Guerra Mundial ahora popularizada por la producción de éxito internacional.

Reunión con la Comisión de Consumo

Tras unos minutos apostados frente a las vallas que blindaban al Congreso, cuyas inmediaciones estaban resguardadas por un fuerte cordón de agentes antidisturbios, varios diputados han salido de la Cámara para acercarse a hablar con los manifestantes. Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso, ha sido quien más protagonismo ha tenido. Él y Oskar Matute, de EH Bilduhan terminado exhibiendo las camisetas que los trabajadores de Nissan les habían tirado previamente, mostrando así su apoyo a los obreros.

No solo las caras más visibles de algunos de los mayores partidos independentistas han estado presentes. Parlamentarios de Unidas Podemos y el PSOE también han intercambiado algunas palabras con los manifestantes. Más tarde, una delegación de representantes de los trabajadores ha entrado en el Congreso para reunirse con la comisión de Consumo, en donde han podido exponer sus demandas a los políticos que la componen.

La manifestación se produce un día después de que la dirección de Nissan Motor Ibérica presentara a los representantes de los trabajadores el informe que incluye la justificación técnica del cierre de la plantas industriales de Catalunya, en el transcurso de la segunda reunión de mediación convocada por la Generalitat de Catalunya.

Según la compañía, la situación financiera de pérdidas en la que se encuentra Nissan a nivel global ha llevado a la firma a optar por medidas de optimización, entre las cuales se encuentra el cierre de plantas para volver a la rentabilidad.

Más noticias de Economía