Público
Público

PORTAVOZ DEL PSOE EN LA ASAMBLEA DE MADRID Ángel Gabilondo: "A corto plazo no tengo planes de presentar una moción de censura"

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, en una foto de archivo. FERNANDO SÁNCHEZ
El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, en una imagen de archivo. FERNANDO SÁNCHEZ
MANUEL SÁNCHEZ

El portavoz del PSOE en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (San Sebastián, 1949), dice que ya está muy mayor para cambiar su forma de entender la política, y aunque es consciente que algunos en su partido le reprochan una actitud tibia ante la actuación frente a la pandemia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, él cree que miles de personas avalan su apuesta por unir y construir. "No creo en la política del zasca", dice. Apuesta por un pacto de reconstrucción en el que estén todos y asegura que no va a cabalgar a lomos de las desgracias sociales para llegar al poder. Por ello,  no entra en sus planes presentar ahora una moción de censura y lo explica a su modo: "Tengo otra escala de  valores". Quien quiera conocerlos, sólo tiene que leer su última respuesta en esta entrevista.

Por empezar por el penúltimo escándalo en la Comunidad de Madrid, ¿cómo valora o cómo se puede entender la dimisión de la directora general de Salud Pública horas antes de presentar los informes para que Madrid pasara a la fase uno?

Hay muchas formas de interpretarlo, pero todas coinciden en lo mismo. Hay un carta de dimisión vinculada a una posición personal y a un criterio profesional de desacuerdo técnico. Creo que se hace desde la responsabilidad y por parte de una persona como Yolanda Fuentes, que se caracteriza por una gran ética pública. Y por eso resulta muy inquietante y muy preocupante. Y, además, es una puesta en cuestión de ciertas políticas que se vienen haciendo.

¿Cree que con la decisión del Gobierno de Madrid de pedir pasar a la fase uno se ha decidido primar la economía sobre la salud de los madrileños?

Espero que no. Pero sí puedo decir que, al menos de los datos que yo tengo sobre la situación, creo que deberíamos ser muy cautelosos a la hora de pedir ese paso. La Comunidad parece que señala que cumple el requisito de número de camas o de UCI, pero creo que hay más condiciones que deben cumplirse en relación con la atención primaria como el personal que hay para el rastreo, también la preparación de los médicos de familia para hacer PCR. No sé, hay muchos más aspectos. Pero si ha primado lo económico me parecería un error. No hay que olvidar lo económico, no hay que olvidar lo laboral, ni la dimensión social, pero yo creo que la salud es lo primordial y principal. Y si el Gobierno de la Comunidad cree que eso está garantizado, que lo diga y que lo firme.

¿Y qué valoración hace de la decisión final del Ministerio de Sanidad de no aprobar que Madrid pase a la fase uno?

La salud de la población está por encima de otros intereses. Se trata de trabajar ahora para potenciar y mejorar los recursos humanos y técnicos para hacer frente a la situación con más garantías y minimizar así los riesgos de un rebrote de la epidemia. Además de los datos asistenciales, es preciso potenciar las políticas de salud púbica, lo que implica vigilancia epidemiológica, seguimiento de casos y detección precoz. Esto supone capacidad para rastrear contactos y diagnosticar. En ello ha de concentrare el Gobierno de la Comunidad y eso nos permitirá pasar cuanto antes a la fase uno, con otras garantías de afrontar el Covid19. Puedo comprender las dificultades para prepararse bien y garantizar razonablemente que no va a darse un rebrote. Pero también es cierto, que sería muy catastrófico que hubiera un rebrote en Madrid porque no hemos garantizado todas las medidas. Esto me inquieta. Por eso pido trabajar con mucha prudencia y mucha cautela.

"Sería catastrófico que hubiera un rebrote en Madrid porque no hemos garantizado todas las medidas"

¿Por qué Madrid desde el inicio de la crisis tiene los peores datos en casi todos los parámetros de la pandemia?

El Gobierno insiste en que cuando se tengan todos los datos se verá que no es para tanto. Pero los datos de que disponemos son así. Hay una proliferación de causas. Y aunque hablamos de la mejor sanidad del mundo, luego hemos visto sus deficiencias como resultado de unas políticas durante muchos años. No es culpabilizar a nadie ni es la causa única, pero todo influye.

¿Se refiere a las continuas privatizaciones de la sanidad pública que han hecho los gobiernos del PP desde hace décadas?

Claro. La sanidad pública no ha sido tratada en Madrid como debe serlo. Y ha habido unas preferencias y algunas voluntades de privatizar algunos aspectos, de disminuir el número de camas… Madrid ha mostrado sus debilidades. También han influido las residencias, que llevamos años diciéndolo, que no reúnen las condiciones para atender seriamente, desde el punto de vista también sanitario, a personas con gran dependencia o con muchas enfermedades. Y que estaban en muchos casos como si fueran una residencia hotelera. Hemos pedido muchas veces que estén medicalizadas. Y aquí también está el modelo de contratación al mejor postor, al que salga más barato. Y, claro, luego el número de personas que atiende es más reducido, aunque tengo que decir que sus trabajadores merecen toda nuestra admiración y muchos están cobrando realmente mal. Y si vas sumando cosas, pues todo influye, aunque es cierto que se han juntado otros elementos. Supongo que la gestión que se ha hecho ha sido la mejor que se ha podido hacer, tiempo habrá de valorarla Y habrá que ver hasta qué punto el desmontar o reorganizar la atención primaria y el sistema de salud pública ha sido bueno. Nosotros hemos criticado eso.

"No me gusta cabalgar sobre desgracias sociales y buscar una oportunidad para producir cambios en el poder"

¿Quiere decir que la política de privatización de la sanidad pública y de las residencias llevada a cabo por los Gobiernos del PP en Madrid ha sido un factor que ha hecho afrontar en peores condiciones la pandemia?


Hay una lista de factores. Pero si se hace de eso un aspecto de negocio, si pasa de ser un servicio público como tal a ser la necesidad de un negocio, eso significa que tiene que tener una rentabilidad económica, y los gastos, o son mayores o no están todos dedicados al servicio público. Es cierto que la privatización, sin que tenga nada contra lo privado, produce efectos de una peor calidad en el tema de la Sanidad. Porque la sanidad es un principio fundamental y base del estado de bienestar. Y eso es de lo que se ocupan las Comunidades Autónomas, junto con educación. Es que es la competencia de la Comunidad y eso es lo que tenemos que garantizar. Es verdad que se dedica una cantidad grande del presupuesto a la Sanidad, pero también es cierto que esa cantidad nos ha llevado a que la Comunidad de Madrid tenga un gasto por habitante de los más bajos de España. Tenemos que reconsiderar muy seriamente la sanidad pública y darle un impulso serio. Sobre todo de personal, porque hacen falta más personas, y espero que se haga. Confío en que hayamos aprendido y que no haya ninguna voluntad por parte de nadie de volver a la situación anterior sin más. Tenemos que replantear seriamente las residencias, los hospitales y la sanidad pública, y los recursos que empleamos para ello.

"Tenemos que replantearnos muy seriamente la sanidad pública y darle un impulso serio"

La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha hecho de toda la gestión de la crisis una confrontación con el Gobierno. ¿Cómo lo interpreta? ¿En el PSOE hay gente que cree que está en una posición muy tibia en denunciarlo o en salir en defensa del Ejecutivo de Pedro Sánchez?

He criticado a la presidenta como debe ser y en el modo que debe ser. Si uno mira el debate de la investidura ya dije que no podía ser el bastión contra el Gobierno de España, y lo mismo dije el otro día de su comparecencia. Hay una crítica muy clara a muchos asuntos, pero no creo que ahora mismo la ciudadanía, menos aquella que sea más partidista, quiera otra cosa que no sea que nos pongamos de acuerdo y pongamos por encima de todo la resolución de los problemas y la atención de la salud pública. Ya habrá tiempo para cualquier otra cosa.

Pero con esta actitud de Ayuso, ¿usted de verdad ve margen o ve factible algún acuerdo para la reconstrucción?

Creo que hay necesidad. La necesidad de un cambio de actitud. Es cierto que la presidenta muestra expresamente que no tiene ninguna voluntad de acuerdo, pero creo que se equivoca y es un grave error. No hay más solución que un gran acuerdo entre todos los grupos políticos sin dejar a nadie atrás. Y un gran acuerdo también con los agentes sociales y los municipios de la Comunidad. Pensar que se puede salir de esto de alguna otra manera me parece un grave error. No habrá salida si no es una salida coordinada y conjunta, y por tanto, le pido que lidere ese proceso de acuerdo. Esto es lo que yo siento, y lo mismo me relaciono con personas muy raras, pero es lo que la población está pidiendo a la política, diciéndonos: hagan ustedes el favor de no ser partidistas y sectarios, y pónganse de acuerdo en ocho o diez asuntos fundamentales de emergencia social, y fináncienlos.

¿Cuáles serían esos asuntos?

Uno fundamental sería garantizar una inversión en residencias, en personal y en la atención primaria. También en educación, para evitar cualquier forma de segregación o de diferencias, que ahora se están incrementado socialmente. Y en dependencia, ayuda a domicilio o violencia de género. Es que tenemos un listado de prioridades. Y desde el punto de vista más económico también hay un grado de vulnerabilidad muy grande. En las pymes, en los autónomos y en las personas que han entrado en la pobreza. Tenemos que pensar seriamente en esto. Tenemos que pensar entre la renta mínima y algunas otras formas de ayudas, porque la renta mínima está demostrando que no resuelve bien algunas de las necesidades que hay. Hay todo un listado de cosas que hacer.

"Es cierto que la presidenta Ayuso muestra expresamente que no tiene ninguna voluntad de acuerdo, pero se equivoca"

Y luego hay que pensar en un nuevo modelo industrial y en un nuevo plan de industrialización, porque el que tenemos ha quedado obsoleto. Además, en Madrid tenemos que hacer un plan de empleo diferente, porque el pactado con los agentes sociales ahora mismo ya no se tiene en pie. Hay que hacer operaciones de rescate en algunos ámbitos sociales y políticos, y hay que hacerlo con celeridad, Estas medidas son emergentes y urgentes. Si hiciéramos algo en estas líneas, y creo que esto no son medidas sectarias, es decir, pactar las acciones y financiarlas adecuadamente, a mí me parecería muy bien que trabajásemos por esa vía.

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, en una foto de archivo. FERNANDO SÁNCHEZ

El voto de Ciudadanos a favor del estado de alarma ha provocado todo tipo de especulaciones. ¿Ve posibilidades de un cambio del Gobierno de Madrid? ¿Estaría dispuesto a ofrecerle un pacto de Gobierno a Ciudadanos al haber sido el candidato mas votado?

Bien me acuerdo de que gané las elecciones y, desde luego, no eludo la responsabilidad que eso significa, sobre todo con las 800.000 y pico personas que nos votaron para hacer un cambio en Madrid. Por tanto, siempre que esto sea en un sentido de transformación y de mayor justicia social, de prosperidad con bienestar, con política públicas y social, yo estoy dispuesto a trabajar en esa línea.

Ahora, también digo que cuando la propuesta de acuerdo es el máximo acuerdo posible, es también porque tenemos que pensar en las personas que están en este mismo proyecto, en otros grupos, y también los que están en el Gobierno de España. Esto es un proyecto que hay que pensarlo globalmente. No por el afán del poder tirarme yo a no sé qué cosas. Tendría que ser un proyecto muy articulado y sabiendo que cualquier acuerdo vaya en esa dirección, es decir, con una dimensión social profunda. Defiendo un proyecto de reconstrucción, pero con una dimensión social. No quiero yo el poder por tenerlo. Y, además, a mí no me gusta mucho cabalgar sobre las desgracias sociales y así buscar oportunidad de producir cambios de poder. Si hay que hacerlo se hará, pero siempre trabajando en un proyecto compartido.

Hoy por hoy, para lo único que tenemos paso es para podernos sentar a hablar de asuntos con Ciudadanos, y desde luego con Más Madrid, y con Podemos, con el PP y con quien haga falta. Luego ya se irán desmarcando quienes no quieran participar en ese proceso. En esta coyuntura aprovechar un movimiento para... No, yo no estoy en esa línea y lo digo claramente. Pero vamos a ver a medio plazo y lo que pasa en estos meses. Porque yo no comparto las ideas de la presidenta, evidentemente, de ningún modo, pero otra cosa es que yo creo es que debemos fortalecer las instituciones para para trabajar juntos, porque hay gente muriendo, hay gente en las UCI, enferma y contagiada, hay gente en emergencia personal, laboral y social y, ante eso, me entrego a un acuerdo.

"Hay gente muriendo, en la UCI, enferma y contagiada, en emergencia social y laboral y, ante eso, hay que trabajar juntos"

Por lo que me dice, tampoco entra en sus planes presentar una moción de censura a corto plazo.

A corto plazo no tengo planes de presentar una moción de censura, esa es la verdad. No sé lo que pasará después, pero nuestra idea no va ahora por ahí. Jamás he descartado presentarla y más adelante nunca sabe uno lo que puede pasar. Lo que sí tengo que decir es que no me gusta la gestión que está haciendo la señora Ayuso, no comparto sus políticas, no comparto lo que ella cree que se tiene que hacer en Madrid, ni sus prioridades. Comodidad no tengo ninguna. Otra cosa es que tenga otra escala de valores que me hace anteponer a eso otras cosas como las que he citado ahora. Ya veremos qué va pasando cuando empiecen las cosas de verdad, cuando haya que hablar de los impuestos, la ley del suelo, y veamos qué posiciones tienen los grupos políticos.

Y, finalmente, como catedrático en la materia, ¿encuentra en la filosofía metafísica una explicación a la actuación de Ayuso?

Siempre ayuda y no está mal pensar que por ahí puede haber una salida. Creo que en la política, el pensamiento, el esquema de valores, la defensa de los argumentos, el no reducir la política a espacios de propaganda o publicidad, el ir al fondo de las cosas, situar a las personas por encima de todo, creer en los conceptos, en las ideas y en las palabras como motores de transformación social... eso es muy importante. A mí no me dan lo mismo unas palabras que otras, unas frases que otras, unas ideas que otras. Y no me da igual una escala de valores que otra. No sé si eso es metafísica, pero eso para mí sí es política. La filosofía y el pensamiento tienen esa dimensión política, no digo de politiquería. Digo de política, de construcción de una sociedad justa y en común.