Público
Público

Cayo Lara advierte de que IU se juega la "consolidación" de su proyecto en Andalucía

El coordinador asegura en su informe a la Presidencia Federal que en el 'éxito' de las experiencias andaluza y asturiana radica la posibilidad de expansión. Cree que su discurso calará más hondo en el Congreso y &quot

Izquierda Unida saborea su momento dulce. No hay tensiones electorales, ni miedos al descalabro, ni temores a que su discurso se vea engullido. Las elecciones fueron bien –autonómicas y municipales, generales, andaluzas y asturianas–, las encuestas siguen yendo bien. Ha sacado rédito del declive del PSOE y ha hecho historia logrando entrar en el Gobierno de la comunidad más poblada de España y hoy estandarte de la izquierda, Andalucía, y se ha quedado a las puertas de participar (otra vez) en el Ejecutivo de Asturias, aunque ahí ha tropezado con el revés inesperado de las bases

Viento en popa. Precisamente esa mayor visibilidad de IU, esa posibilidad de demostrar que caben otras políticas de salida de la crisis y no son utopías, la siente la federación como su mayor fortaleza. Como su mayor trampolín para el crecimiento. Cayo Lara lo escribe así en el informe que presenta este sábado a la Presidencia Ejecutiva Federal, el órgano intermedio de poder. Un documento de ocho páginas al que ha tenido acceso Público y que refleja esa esperanza en que la curva ascendente de hoy sirva para el afianzamiento de mañana. 'Los resultados electorales que hemos tenido hacen que estemos en situación de condicionar tres gobiernos de comunidades autónomas (participemos o no en ellos)', arranca el coordinador federal, refiriéndose a Andalucía –donde IU cogobierna con el PSOE–, Asturias –donde IU apoyará desde fuera al Ejecutivo socialista– e incluso Extremadura, donde el PP ha llegado al poder gracias a IU pero donde no sería descartable una moción de censura con Guillermo Fernández Vara si cambia en otoño la dirección.

'Cada vez somos de forma más clara el único referente con una alternativa a la crisis', afirma

Y sigue: 'Todo ello hace prever que si mantenemos un discurso correcto y una práctica política coherente, en un futuro estaremos en disposición de hacer viables nuestras alternativas en la nación y en la mayor parte de las comunidades'. Dicho de otro modo, el mensaje de IU va calando, empapando, extendiéndose. 'Cada vez aparecemos de forma más clara como el único referente político con una alternativa clara frente a la crisis'. 

Pero singularmente Andalucía es el mejor escaparate. Aunque también un riesgo, porque el escaso margen del que disponen las autonomías para tirar de la chequera hace que no puedan escapar de los ajustes. Sí minimizar su impacto entre los más débiles, pero no huir de ellos. De ahí que Lara dibuje Andalucía como un 'reto', y por ello IU ha destar 'a la altura' para que su alternativa se aprecie 'con más fuerza y claridad' desde el Ejecutivo.

El coordinador llama a hacer mucha pedagogía de todas las medidas

Andalucía puede ser de hecho una palanca útil para IU, como razona el coordinador: 'En el caso donde condicionamos la política de una comunidad mediante la participación en el Gobierno, el reto aceptado es un reto colectivo que implica a toda IU y desde la dirección federal debemos considerarlo solidariamente. En el éxito de esas experiencias nos jugamos la consolidación de este proyecto. Y, más aún, de ello depende que millones de personas vean en lo concreto que existe una alternativa social y democrática a la crisis. Es la construcción de los elementos políticos, organizativos e ideológicos que puedan fundamentar esa alternativa lo que está en juego. Mucho más que el devenir de unas siglas'.

En suma, que en Andalucía y en menor medida en Asturias –allí condicionará al Ejecutivo desde fuera– IU se juega que su proyecto sea creíble, arraigue, dé frutos y sirva como paradigma para el resto de España.

El PP 'pretende un cambio del modelo' y al PSOE le hace falta 'leer' a Hollande y a IU, dice

Pero los recortes parecen insorteables. IU siente que tiene que taladrar la idea de que el margen de maniobra es escaso, porque la situación financiera de las CCAA es tremendamente frágil, el Gobierno central no perdona el compromiso de reducción del déficit y 'amenaza con la intervención como un chantaje permanente'. A todo ello se suma que la capacidad de las autonomías 'para actuar desde el lado de los ingresos' es 'muy limitada', porque todos los grandes impuestos los controla y regula el Estado. 'Debemos explicar esto con nuestras palabras, nuestros datos y nuestros argumentos, también desde IU federal. Los trabajadores pueden entenderlo si lo hacemos bien', frase esta última que parece dirigirse a los funcionarios a los que la Junta andaluza ha aprobado rebajarles el salario, una medida de difícil digestión para la federación.

Lara recuerda que la federación tiene propuestas de 'racionalización del gasto público', de subida fiscal o de introducción de nuevas tasas, como un tributo a los cajeros automáticos que aprobó Zaragoza. El líder también llama a tomar medidas 'políticas, a veces simbólicas', como la primera con la que se estrenó François Hollande: la reducción de los salarios de los altos cargos un 30% sin merma salarial en las Administraciones

El líder vuelve a reparar en la 'opacidad' del Gobierno con el rey

El informe teje un amplio repaso sobre la situación política y económica, nacional y europea, haciendo confluir todos los argumentos y posicionamientos que el coordinador y su equipo van desgranando en cada rueda de prensa. Se detiene en un PP que 'pretende un cambio cualitativo del modelo social y económico, un cambio desde el Estado social a un estado mínimo y represivo' y hasta recentralizador, todo ello desde un planteamiento 'ultraliberal en lo económico, individualista en lo social y reaccionario en los derechos civiles'. Pero también censura la 'conversión' en la dirección del PSOE, al que 'sólo le falta leer un poco más' el programa de Hollande y hasta el de, 'dicho con modestia', IU. Lara también aplaude la creciente movilización ciudadana y el resurgir del Movimiento 15-M. Cita también la 'opacidad' con que el Gobierno de Mariano Rajoy envuelve a la Casa del Rey.

Acaba su documento Lara con la vuelta a la referencia a las comunidades donde IU es más influyente ahora mismo: 'Los desafíos son importantes, la solidaridad con los compañeros de Andalucía y Asturias, necesaria, y el apoyo que nace de un discurso –cuya aceptación está contrastada– y de la elaboración conjunta está disponible [...]'. El siguiente jalón electoral serán las autonómicas gallegas y vascas, previstas, si no hay anticipo, para la primavera de 2013. 'Estamos en condiciones de obtener buenos resultados y de consolidar nuestro proyecto político que sigue pasando por la Convocatoria Social, que es el único camino para reforzar nuestra influencia social y hacer crecer nuestra organización'. La calle, el contacto con la gente y las bases, pues, se presenta para la federación como un elemento indispensable para combinar con el trabajo en las instituciones. 

Hoy sábado se verá la acogida del documento de Lara. Pero el respaldo holgado se da por cantado, como es habitual. Junto a su informe político, se someterán a votación un texto completo de 27 páginas sobre el nuevo modelo productivo que propone IU y otro de cuatro folios sobre la posición de la federación acerca de la reestructuración del sistema financiero y la apuesta indudable por una banca pública

Más noticias