Público
Público

Discurso del rey 2018 El rey centra su mensaje de Navidad en los jóvenes, los más críticos con la monarquía

Felipe VI apela a la convivencia recordando los pactos de la transición, en un discurso en el que el monarca ha dedicado una parte sustancial a los jóvenes. También condena la violencia contra las mujeres, contra la que muestra su "repulsa".

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 12

El rey Felipe VI, durante su discurso de Navidad.-

La cohesión de España —en plena crisis secesionista en Catalunya— y constantes llamadas para convencer a los jóvenes de las bondades del actual sistema constitucional marcaron fundamentalmente el mensaje navideño del rey, quien llegó a repetir la palabra "convivencia" hasta en siete ocasiones.

Y lo hizo en un momento en el que, a falta de datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre el asunto, algunas encuestas reflejan el decreciente apoyo de los jóvenes a la institución: más de la mitad de los españoles menores de 35 años votarían a favor de la república en un hipotético referéndum en España, según el panel de Electomanía recogido por CTXT.

"Quisiera hablaros de nuestra convivencia, de los principios en los que se inspira, pensando en el presente y también en el futuro, en nuestras generaciones más jóvenes a las que hoy me voy a dirigir especialmente", destacó el monarca.

Felipe VI dedicó gran parte de su discurso a loar la Constitución, que acaba de cumplir 40 años desde su promulgación, y la calificó de "éxito" de "quienes vivieron aquellos años" de transición política que "han sido el fundamento, la base de nuestra libertad y de nuestro progreso en estos últimos 40 años". "A todos ellos les unía un objetivo muy claro: la democracia y la libertad en España", remarcó.

El Rey insistió en que "esos principios no se pierdan ni se olviden [...] y de esa manera asegurar a los jóvenes, con mayor garantía, nuevas décadas de progreso y avance como las que nosotros afortunadamente hemos conocido".

Los jóvenes, una y otra vez

"Los jóvenes", añadió, "queréis vivir y convivir, pero tenéis problemas serios". Y a continuación se centró en el principal problema que azota España: el paro estructural y la precariedad que conlleva. Nuevamente, la receta del rey es "una España más cohesionada socialmente y más comprometida con la igualdad real entre hombres y mujeres".

En esa línea, Felipe VI afirmó que la convivencia —"que siempre es frágil, no lo olvidemos", y que "es el mayor patrimonio que tenemos los españoles", insistió— "exige el respeto a la Constitución".

Para el rey, la convivencia se basa en el respeto a las personas, las ideas y los derechos de los demás, "incompatible con el rencor y el resentimiento" que "forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan".

Por último, el monarca mencionó varios de los asuntos que más preocupan a los españoles. Significativamente, al enumerar sus "inquietudes y reflexiones", las desgranó en el siguiente orden: la cohesión social y territorial, la economía y el paro, la corrupción, el terrorismo y la violencia contra las mujeres.

"Una violencia" contra las mujeres, resaltó especialmente, "de tan triste actualidad y que merece siempre nuestra repulsa y condena más enérgica y el empeño de la sociedad para erradicarla de nuestra vida".

Más noticias en Política y Sociedad