Público
Público

ERC y Amaiur arman en el Congreso un frente independentista

Constituyen un grupo de trabajo para redactar una proposición de ley en el Congreso que reconozca el derecho de autodeterminación. Pretenden sumar al consenso a otras formaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Soberanismo con soberanismo para ser más fuertes. Para que su voz se oiga más, para convencer al Estado de que debe dar pasos. 

Es el objetivo preeminente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) –y sus aliados de Reagrupament y Solidaritat per la Independència– y Amaiur. Las dos han unido voluntades. Han constituido un grupo de trabajo para presionar a favor del derecho de autodeterminación en el Congreso. Un frente por la independencia.

Ambas coaliciones soberanistas –compañeras del Grupo Mixto de la Cámara baja– presentaron hoy en rueda de prensa en el Congreso su iniciativa, sus primeros pasos juntos. Oficiaron de portavoces Alfred Bosch, de ERC, y Jon Iñarritu, de Amaiur, acompañados por otros dos diputados de cada parte (los catalanes Joan Tardà y Teresa Jordà y los vascos Rafael Larreina e Iker Urbina). ¿En qué se traducirá el trabajo colectivo? En la redacción de una proposición de ley sobre la libre determinación. ERC y Amaiur pretenden que la propuesta concite el apoyo de otros grupos de la Cámara, como CiU, PNV, Geroa Bai o Iniciativa per Catalunya Verds, de forma que con las aportaciones de todos ellos se pueda construir un texto único. Están dispuestos a modular la redacción, a pactar cambios. Pero sí hay un elemento que consideran 'innegociable': la convocatoria de un referéndum, porque consultar a los ciudadanos 'está en el corazón de cualquier propuesta de autodeterminación, porque la gente debe decidir', insistió Bosch. 

'Ha llegado el momento de abordar sin tabúes y sin coacciones la cuestión del derecho de autodeterminación de las naciones sin Estado. Es un tema de democracia y de libertad que encaja en la Unión Europea del siglo XXI', prologó Iñarritu. Otras 'democracias maduras occidentales' han facilitado ese camino, argumentó: Canadá, en dos ocasiones (1980 y 1995) o Dinamarca (con su Estatuto de Groenlandia de 2009). O el ejemplo más reciente: el referéndum que incluso quiere el británico David Cameron para Escocia. España, en cambio, no ha dado pasos, a su juicio, y hasta ha exhibido 'inmovilismo' a espuertas: los Estatutos de autonomía 'o se han quedado obsoletos o no se han cumplido en su totalidad o no han sido refrendados por los ciudadanos', como ocurrió con el navarro, el plan Ibarretxe ni siquiera llegó a debatirse en el Congreso en 2005, el Estatut de Catalunya sufrió un 'cepillado' en las Cortes. En cambio, España 'sí ha firmado tratados vinculantes que reconocen el derecho a la autodeterminación'. Ahí está el ejemplo recurrente: la defensa que Madrid ha hecho siempre de que el Sáhara decida si quiere seguir bajo dominio marroquí o no.

'No vemos por qué Rajoy no podría ser el Cameron español', afirma Bosch

'¿Por qué el Reino de España debe ser diferente de Reino Unido o de Dinamarca? ¿Somos o no una democracia parlamentaria? –se preguntó Bosch–. Creemos que el principio de autodeterminación es un principio que suma, de consenso, en el que incluso las fuerzas más conservadoras podrían estar de acuerdo. No vemos por qué Mariano Rajoy no podría ser el David Cameron de España. Hacemos un llamamiento a todos los políticos españoles y a todos los ciudadanos españoles demócratas, que son la inmensa mayoría, para que compartan esta iniciativa'. 

Además de las razones de Derecho Internacional, ERC y Amaiur invocan el apoyo a la independencia, que en el caso de Catalunya se comprobó el miércoles que es mayoritario. 'Como soberanistas, la conformación de nuestras naciones como Estado aportará bienestar a nuestra sociedad', añadió Iñarritu. Los dos portavoces incidieron en la raíz 'profundamente democrática' de su propuesta. 'Trabajamos con candor democrático y con espíritu de consenso, porque creemos que las urnas deben mandar. Es la voluntad popular la que debe marcar el marco político y no otras consideraciones', terció Bosch.

Las dos fuerzas creen 'innegociable' la petición de un referéndum

Las dos coaliciones independentistas tomarán como punto de partida el borrador de proposición de ley que ya redactó hace unos meses ERC en compañía de expertos [descargar aquí], pero que aún no está registrado en el Congreso. No hay plazos fijados para culminar los trabajos, aunque será siempre dentro de esta X Legislatura. Fuentes de la alianza abertzale veían complicado que se pudiese llegar a algún tipo de acuerdo, por ejemplo, con el PNV, habida cuenta de la proximidad de las elecciones en Euskadi: en marzo como tarde y en el otoño si Patxi López decide adelantarlas. Para sumar voluntades, aceptarán 'cambios razonables que no desmerezcan el espíritu de la propuesta, que es la autodeterminación, no la alterdeterminación', que es que otros decidan. 'Ahí no caeremos', precisó Bosch.

¿Y en un contexto como el actual, donde España y sus socios europeos ceden cada vez más soberanía a la UE, tiene sentido la independencia de comunidades como Catalunya o el País Vasco? La soberanía es 'evolutiva', dijeron, y las dos formaciones, ERC y Amaiur, son 'europeístas', y que aspiran a crear dos Estados independientes en el seno de la Unión, de modo que aprobarían tener 'tanta o tan poca' soberanía como el resto de miembros. Por ello, calibraron como positivo el acuerdo de madrugada del Consejo Europeo que supone una derivación más de poder hacia Bruselas. 'Estaríamos dispuestos a ceder soberanía, la que no tenemos ahora', verbalizó Iñarritu [ver aquí declaración de la Eurozona en castellano].

En la rueda de prensa emergieron otros temas colaterales, como la detención de dos etarras en Londres o la amenaza del PP de ilegalizar las siglas de la izquierda abertzale. Iñarritu eludió hacer comentarios sobre ambos asuntos y se remitió únicamente a la hoja de ruta respecto a la 'normalización política' en Euskadi que figuran en el Acuerdo de Gernika y en la Declaración de Aiete. Quería ceñir la comparecencia a la presentación de la iniciativa conjunta.