Público
Público

El final de ETA ya tiene fecha y escenario: el 4 de mayo en Kanbo

Dirigentes políticos del País Vasco francés, activistas por la paz y mediadores internacionales organizarán el “encuentro para avanzar en la resolución del conflicto en Euskal Herria”. Este lunes han reconocido que “no es fácil” caminar en esa dirección.

Publicidad
Media: 4
Votos: 6

na mujer mira en televisión el anuncio de ETA de su disolución. REUTERS/Vincent West

Anaiz Funosas respiró hondo, sonrió suavemente y trató de aflojar los nervios. Tarea difícil para un momento clave: este lunes, la portavoz de Bake Bidea, una asociación que trabaja por fortalecer el proceso de paz en Euskadi, tuvo la misión de abrir la comparecencia en la que confirmó cómo, cuándo y con quiénes se escenificará la disolución de ETA: el viernes 4 de mayo en la localidad de Kanbo (también al otro lado de la frontera) y contará con la participación de distintos invitados internacionales. El título: Encuentro para Avanzar en la Resolución del Conflicto en Euskal Herria

La sala del hotel estaba totalmente repleta de periodistas. Pocas veces una rueda de prensa en esta localidad de Iparralde (la zona del País Vasco bajo territorio francés) había tenido tal grado de seguimiento. Por eso Funosas cogía aire y movía los hombros. Los nervios eran inocultables. La expectación también. Delante de un enjambre de cámaras estaban los representantes de Bake Bidea, del Foro Social Permanente y del Grupo Internacional de Contacto, cuyo representante ha sido este lunes el ex director de Interpol, Raymond Kendall.

En el acto han estado arropados por otros rostros conocidos de la política a este lado de la frontera: el alcalde de Baiona y presidente de la Mancomunidad Única del País Vasco francés, Jean René Etchegaray; Kote Ezenarro, alcalde de Hendaya por el PS francés y vicepresidente de la mancomunidad; la senadora socialista Frédérique Espagnac o el también senador Max Brisson (Les Républicains).

Funosas avanzó que no habría lugar a preguntas ni entrevistas. Luego leyeron una nota en tres idiomas (euskera, francés y castellano) en la que se confirmaba lo que ya se había adelantado: el acto tan esperado, y sobre el que tantos enigmas aún existen, se celebrará el día 4 en Kanbo, una localidad de seis mil habitantes que no suele ocupar grandes titulares. El próximo viernes 4 ocurrirá precisamente lo contrario.

Anais Funosas (Bake Bidea), Agus Hernan (Foro Social) y Raymond Kendall (del Grupo Internacional de Contacto), durante la rueda de prensa en la que han dado detalles sobre la disolución de ETA. REUTERS/Vincent West

No adelantaron prácticamente nada sobre su contenido, aunque sí invitaron “a todas las organizaciones civiles y políticas vascas” y a “todas sus instituciones” a participar en este evento “con el propósito de colocar un nuevo hito en el camino de una paz justa y duradera”. “Ha llegado el momento de renovar nuestro compromiso con la paz en el País Vasco”, remarcaron.

"Los vascos han demostrado una clara determinación de avanzar en un objetivo de encontrar una paz justa y duradera"

En tal sentido, recordaron otro momento histórico: la Conferencia Internacional de Aiete que se celebró el 17 de octubre de 2011 y que abrió la puerta al abandono de la violencia por parte de ETA. Todos los que estaban este lunes en Baiona participaron en aquel encuentro. “Allí subrayamos nuestra creencia de que el objetivo de lograr una paz justa y duradera del último conflicto violento en Europa era factible. Realmente creímos que, con el apoyo de la sociedad
vasca, sus representantes políticos y la comunidad internacional era posible hacerlo”, remarcaron.

En tal sentido, los organizadores del acto convocado para el próximo 4 de mayo han elogiado hoy el papel de la sociedad vasca, sus partidos e instituciones locales y regionales a la hora de “superar todos los obstáculos y dificultades” con el objetivo de avanzar hacia un escenario de paz. “No ha sido fácil, no es fácil, pero los vascos han demostrado una clara determinación de avanzar en un objetivo de encontrar una paz justa y duradera”, subrayaron.

Durante las intervenciones no hubo ninguna alusión al comunicado de ETA difundido el pasado viernes a través de los periódicos Gara y Berria. En ese texto, la organización ya desarmada reconoció el daño causado y pidió perdón a las víctimas que identificó como “ciudadanos y ciudadanas sin responsabilidad en el conflicto”.

Ese aspecto generó críticas por parte de varias asociaciones de víctimas. Ahora falta conocer cómo será la declaración final de ETA.