Público
Público

Fiscalía y Prisiones se enfrentan por el informe médico de Bolinaga

El dictamen que sirvió a Prisiones para concederle el tercer grado, no le vale a la Fiscalía para dar la libertad al preso de ETA con cáncer. La resolución del caso puede retrasarse 15 días

ANDRÉS MUÑIZ

Lo que bastó a Instituciones Penitenciarias, no le vale a la Fiscalía. El informe médico de la clínica Donostia de San Sebastián, que estableció que el cáncer que padece el preso de ETA Josu Uribetxebarría Bolinaga es "irreversible", fundamentó la decisión del pasado viernes de la Secretaría General de Prisiones de progresar a tercer grado , con vistas a la libertad condicional, a este recluso que lleva 13 días en huelga de hambre.

Este lunes, la Fiscalía de la Audiencia desacreditó el dictamen médico por no llevar la firma y especialidad de los facultativos que lo suscriben, y no incluir los antecedentes e historial clínico del preso. Los nuevos trámites para completar los informes médicos pueden retrasar quince días la solución del caso.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias informó esta tarde que ya ha recibido la relación de los nombres de los integrantes del comité médico que ha firmado el informe sobre el estado de salud del preso, y que los incorporará al expediente de libertad condicional, con expresa indicación a que el juez de Vigilancia le traslade esa información a la Fiscalía.

Prisiones subraya que se trata de un "informe oficial", remitido por el Hospital Donostia de San Sebastián, que llegó "por los cauces reglamentarios", y en el que consta el sello de ese centro hospitalario y el de la Consejería de Sanidad del País Vasco, según indicaron fuentes de Instituciones Penitenciarias a varias agencias de prensa.

Uribetxebarría fue uno de los secuestradores del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. El viernes pasado, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias le concedió el tercer grado penitenciario por padecer una enfermedad incurable, y ordenó a la cárcel de Zaballa (Alava) que incoara expediente de libertad condicional, aunque estableciendo como obligaciones del recluso que no se acercase a las víctimas de sus delitos ni a los familiares de éstas, que no participase en manifestaciones públicas en las que se enalteciese a ETA, y que no se ausentase de la localidad donde resida --el preso es de Mondragón (Guipúzcoa)--.

La prisión alavesa instó la progresión a tercer grado, en orden a la concesión de la libertad, basándose en el informe médico de la clínica Donostia, que dictaminó que la situación de salud del preso era "irreversible" y que tenía un 90% de posibilidades de fallecer en el plazo de un año. Antes de conocer esa decisión, el juez Central de Vigilancia Penitenciaria en funciones, Santiago Pedraz, reclamó a los forenses un informe adicional y un pronunciamiento sobre si sería posible que Uribetxebarría fuese tratado en los servicios médicos de la cárcel, sin necesidad de ser excarcelado.

Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia destacaron hoy que la libertad condicional del preso no se resolverá al menos hasta dentro de quince días. El Ministerio Público no había recibido este mediodía el expediente preceptivo de la cárcel de Zaballa (Alava), pero además anunció que, bien directamente o por medio de los forenses de la Audiencia, pedirá una ampliación de datos médicos sobre el interno, ya que el informe de la clínica Donostia no viene firmado por facultativos concretos sino por una comisión médica, ni incluye un historial del paciente ni sus antecedentes clínicos. 

Entre las solicitudes del fiscal, se encuentra la del nombre de los médicos que se responsabilizan del dictamen, así como sus respectivas especialidades. Posteriormente, se tendrá que pronunciar el médico forense de la Audiencia Nacional. Una vez que cuente con esos datos, y tras examinar el expediente de la cárcel, la Fiscalía de la Audiencia se pronunciará sobre la libertad condicional, en un informe que no se espera que esté listo antes de al menos quince días. Tras el informe del fiscal, tendrá la última palabra sobre la libertad condicional el juez Central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro.

Tras conocer que la Fiscalía cuestionaba el informe médico de la clínica donostiarra, Instituciones Penitenciarias ha defendido su decisión del pasado viernes de conceder el tercer grado a Uribetxebarría alegando que dictamen médico es un documento oficial, firmado por un equipo médico y que les fue remitido por los cauces oficiales. 

Más noticias de Política y Sociedad