Público
Público

La 'Gürtel' supo que el papa iría a Valencia antes del anuncio oficial

"Está confirmado (en 2 semanas, público)", escribió en su agenda el número dos de la trama, Pablo Crespo, bajo el epígrafe "Papa". La red corrupta se embolsó tres millones gracias a la visita

ALICIA GUTIÉRREZ

La trama Gürtel tuvo información privilegiada sobre la visita que el papa giraría a Valencia en julio de 2006 semanas antes de que el Vaticano confirmase oficialmente la noticia. Y, desde el primer minuto, participó en el operativo para organizar la visita. Así lo constata la agenda del considerado número dos de la red corrupta, Pablo Crespo, quien en una serie de anotaciones bajo el epígrafe "Papa" escribió lo siguiente: "Está confirmado (en 2 semanas, público)". Aunque esa lista de apuntes no aparece fechada, se localiza en la página inmediatamente posterior a otra donde quedó constancia de una reunión fijada "para el 07-11" de 2005. Cuatro páginas más adelante, figura la fecha "viernes 18", que sólo puede corresponder a noviembre de 2005, porque esa fecha no volvió a caer en viernes hasta agosto de 2006. No fue hasta el 18 de noviembre de 2005 cuando el entonces portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro, confirmó el viaje del papa.

Y ese dato indica que la red ya estaba en la sala de máquinas del proyecto cuando, probablemente, sólo la jerarquía católica y la Generalitat valenciana sabían con certeza que Benedicto XVI acudiría al V Encuentro Mundial de las Familias en julio de 2006. El contrato para la cobertura televisiva de la estancia del pontífice en Valencia reportó al grupo de Correa casi tres millones de euros en comisiones gracias a un contrato amañado desde su gestación.

La información sólo la tenían la Generalitat y la jerarquía católica

Las páginas del dietario, incorporado al sumario Gürtel, muestran el verdadero guión seguido con el viaje papal, que visitó Valencia los días 8 y 9 de julio. En esa primera anotación cercana al 7 de noviembre de 2005, Crespo ya reflejó sus futuras maniobras para que el contrato sobre la cobertura televisiva del viaje acabara en las manos de su grupo: "Eliminar referencias a la LCAP", escribió. Es decir, eliminar referencias a la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, que obliga a adjudicar los contratos de gran cuantía mediante concurso salvo razones de urgencia. Y aquí no la había, dado que el encuentro estaba programado para ocho meses más tarde.

Pero la radiotelevisión pública valenciana, Canal 9, la empresa que contrató por 6,4 millones el alquiler de pantallas para los multitudinarios actos de Benedicto XVI, no sólo ignoró la LCAP sino que otorgó a dedo y por la vía de urgencia el contrato a Teconsa, una compañía constructora. Además de los casi tres millones que ese contrato reportó a Correa y sus subordinados, el entonces director de Canal 9, Pedro García, recibió medio millón.

Crespo sabía que el contrato era para la trama antes de la adjudicación

Canal 9 no inició el expediente de contratación para la visita papal hasta el 6 de abril de 2006. Para entonces, Crespo ya tenía diseñado un guión exacto del operativo. Un apunte fechado el 9 de febrero de 2006 da cuenta de los tratos con Apogee, empresa sevillana que habitualmente trabajaba con la trama y que, en el caso de la visita del pontífice, operó como subcontratista de Teconsa. "Pacto transparente", dice la primera nota situada bajo el nombre de Oscar Fragio, administrador de Apogee. "Asunto Wolfgang", añade otra en referencia al ingeniero Wolfgang Neumann, cuyos servicios requirió la trama como experto en sonido.

Dos páginas más adelante, Crespo desplegó cifras y datos sobre el operativo para la cobertura televisiva: "2 pantallas gigantes 80 m2 c.u.". Y debajo: "40 " ""[pantallas] 6X4" y "8 ""[pantallas] 4X3". El equipo del president Francisco Camps nunca ha ofrecido explicaciones sobre ese contrato.

Tres páginas antes de aquella en la que figura la fecha de 9 de febrero de 2006, Crespo reseñó una reunión sobre la visita papal en la que había participado "Cotino", apellido idéntico al del vicepresidente Juan Cotino.

La nota sugiere que Crespo participó en esa reunión, dado que anotó impresiones como esta: "Viladric (sic) diciendo tonterías. Segarra callado". A tenor de los otros apuntes de esa página, Crespo se refiere a Juan Villadrich, teólogo y exvicepresidente de Intereconomía. 

Más noticias de Política y Sociedad