Público
Público

El Hospital de Arganda se suma a los encierros contra las privatizaciones

El director gerente asegura que la empresa que compre el hospital "decidirá qué quiere hacer con los trabajadores"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tercer encierro en la sanidad madrileña. El Hospital de Arganda se ha sumado a las protestas en contra de las privatizaciones de seis centros de la región. Alrededor de una treitena de trabajadores están encerrados en el salón de actos del edificio. Los empleados están realizando una asamblea y harán una concentración a las 15.00 horas, según una enferma del Infanta Leonor que se encuentra presente en la reivindicación.

El gerente del hospital de Arganda, Carlos Sangregorio Yáñez, ha hablado esta mañana con los trabajadores del centro para explicar el cambio de modelo de gestión. El argumento que ha empleado es que "en otros hospitales la privatización ha ido bien. Lo importante es cómo se gestione", ha dicho según cuenta a Público una enfermera presente en esta reunión. Además, Sangregorio ha dejado en el aire el futuro de los trabajadores al asegurar que "el que compre el hospital decidirá qué quiere hacer con los trabajadores". El gerente ha anunciado que las empresas, entre las que es encuentran Capio, Rivera Salud y otras organizaciones internacionales, pujarán por uno o varios hospitales. Las empresas tienen entre dos y tres meses para presentar lo que el gestor ha llamado "la hoja de ruta".
"El modelo de sanidad pública no es bueno"
Los hospitales afectados por la privatización son el Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, el Hospital del Henares, el del Sureste y el del Tajo.

Esta protesta se une a los encierros en el Hospital Infanta Leonor y La Princesa. En este último y en el del Henares se realizarán este martes concentraciones contra el proceso de "privatización" de la gestión sanitaria incluido en el anteproyecto de Ley de Presupuestos regionales. En el caso de La Princesa, se han convocado dos concentraciones para las 11.00 y 18.00 horas. Los trabajadores denuncian que la decisión de la Comunidad de Madrid "amenaza la calidad de la asistencia sanitaria" y deja en la cuerda floja a los trabajadores de estos centros.

Más noticias en Política y Sociedad