Público
Público

Interior, en "absoluto desacuerdo" con permitir la marcha ultra

Fernández Díaz "acata" pero no comparte la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de permitir la marcha ultraderechista antes de la Copa del Rey

EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado hoy que, aunque "acata" la decisión, está "en absoluto desacuerdo" con la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de permitir una marcha de grupos de ultraderecha este viernes en Madrid horas antes de la final de la Copa del Rey.

El TSJM ha echado atrás la resolución de la Delegación del Gobierno que había trasladado al lunes 28 esa manifestación, bajo el lema "Contra el separatismo, una bandera", para que no coincidiera con la final de Copa, que disputarán Barcelona y Athletic de Bilbao.

"Estoy en absoluto desacuerdo con esta resolución que acato, faltaría más, pero tengo el deber de decir que no comparto esa decisión", ha asegurado Fernández Díaz, quien también ha elogiado la actuación de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, al permitir esa manifestación y luego trasladar su fecha a otro día tras así recomendarlo la Policía.

La marcha será custodiada por 1.500 agentes de policía

El ministro ha querido subrayar que esa manifestación, que discurrirá entre las plazas de Alonso Martínez y Chamberí a partir de las 18:00 horas, se realizará de forma "pacífica" y sin que su presencia "altere" el discurrir de las aficiones del Barcelona y Athletic de Bilbao. De este modo, ha lanzado un mensaje de "absoluta tranquilidad" porque se van a adoptar las medidas "preventivas y cautelares" necesarias para que esta manifestación no pueda suponer un "peligro".

En este sentido, ha cifrado en alrededor de 1.500 agentes de Policía Nacional los que velarán por la seguridad en la capital el próximo viernes, que se desplegarán tanto en la manifestación de ultraderecha como en los alrededores del estadio Vicente Calderón para que ambos eventos se desarrollen pacíficamente sin alterar "el orden público". Así, "con el despliegue policial está garantizada la tranquilidad"