Público
Público

La lucha contra la expropiación de tierras para la ampliación del pantano de Yesa

El pueblo aragonés de Artieda lleva más de 40 años luchando contra el pantano que anega sus tierras y contra su recrecimiento

JORGE ROMANCE BURGOS

Los vecinos de Artieda (Zaragoza) ya tienen marcado en rojo en sus calendarios el 19 de septiembre. Para esa fecha la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha anunciado una nueva remesa de expropiaciones derivadas del recrecimiento del pantano de Yesa. Se trata de una obra reclamada por los regantes de las Bardenas, apoyada por el Gobierno de Aragón y comprometida desde el Gobierno español, pero con una fuerte oposición en los pueblos afectados, como Artieda, una localidad que lleva más de 40 años luchando contra el pantano que anega sus tierras y contra su recrecimiento a través de la asociación Río Aragón.

Ésta ha denunciado en repetidas ocasiones el despilfarro de una obra que ha triplicado su asignación presupuestaria prevista, la aparición de más de 2.000 grietas en el terreno por la construcción del pantano o deslizamientos de laderas en los márgenes de la presa. También creen que el recrecimiento no tiene por objeto regar los campos de las Cinco Villas, sino almacenar agua para un posible trasvase. De hecho, la ciudad de Zaragoza ya bebe agua de Yesa que se transporta a través de la balsa de La Loteta.

Las expropiaciones de septiembre serán otras más de las comprometidas por la CHE y afectarán a terrenos de 10 propietarios, incluida la propia Confederación, el Ayuntamiento de Artieda y ocho particulares. Estos terrenos servirán para la construcción del camino de acceso a la gravera que se utilizará para la extracción de material para realizar el nuevo cuerpo de la presa.

El último intento de expropiación, en abril, no contó con la firma voluntaria de ninguno de los propietarios, que se manifestaron ante la presencia de los técnicos de la CHE y la Guardia Civil. Sin embargo, las expropiaciones se hicieron de manera forzosa para unos terrenos a los que afectaba la realización de una de las obras de acompañamiento, una carretera. Las obras comenzaron inmediatamente después y la construcción de unos grandes pilones, como denuncian en el pueblo, ni siquiera permitieron recoger la cosecha sembrada en los campos.

El ayuntamiento de Artieda, compuesto por tres concejales (dos de CHA y uno de la izquierda independentista) está citado a comparecer el próximo 19 de setiembre, pero el alcalde de la localidad, Javier Giménez (CHA), ya ha anunciado que los vecinos volverán a boicotear el acto, como ya hicieron el pasado mes de abril.

El recrecimiento de Yesa es una de las obras acordadas en el Pacto del Agua aragonés de 1992. El pacto, firmado por todos los grupos parlamentarios aragoneses salvo CHA, plantea este recrecimiento a una cota de inundación máxima que luego fue rebajado a otra inferior, junto a otras obras hidráulicas como Biscarrués (cuya licitación está prevista para antes de final de año), Mularroya (en construcción a pesar de una sentencia de la Audiencia Nacional por el impacto ambiental) o Jánovas y Santaliestra, definitivamente descartados.

Tanto el presidente de la CHE, Xavier de Pedro, del PAR, como el ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, se han comprometido este año a seguir adelante con las obras de Yesa. En mayo Arias Cañete llegó a asegurar que se acabarían antes de 2015, aunque un mes después el ministerio hizo público un cronograma, con presupuestos y fechas, que retrasaba la culminación hasta 2016. El presupuesto total de la obra asciende a 255,2 millones de euros. En función de la nueva programación de anualidades, este año se incrementarán la partidas en diez millones de euros, y pasarán de 2,4 a 12,4 millones de euros; en 2013 se destinarán 32,2 millones en lugar de los 10,2 planteados inicialmente; en 2014 se mantienen 51 millones; 28 en 2015 frente a los 50 considerados inicialmente, y 39,5 en 2016, cuando se habían planteado 49,4.

El nuevo cronograma ha sido duramente criticado por Río Aragón que considera un 'empecinamiento disparatado del Gobierno del Partido Popular' en un recrecimiento al que acusan de 'falta de rentabilidad para el bien común'. Río Aragón también denuncia que no se tienen en cuenta la inestabilidad del terreno para 'recrecer un pantano que sin ir más lejos este año ni siquiera se ha llenado con la presa actual'.

A lo largo de la historia del pantano de Yesa Artieda siempre ha sido la punta de lanza de la oposición. En estos años los vecinos de Artieda han protagonizado cortes de carreteras, manifestaciones, concentraciones y una oposición activa a cualquier intento de expropiación de sus tierras, como el pasado mes de abril, cuando impidieron a los técnicos de la CHE entrar al pueblo por lo que tuvieron que levantar las actas a pie de terreno. Actas, que, además, ningún vecino de la localidad firmó voluntariamente.

Su último acto reivindicativo ha sido la grabación de un lipdub por las calles de Artieda. Como cada año, desde hace cinco, la localidad celebra el festival 'Esfendemos a tierra' organizado por el Ayuntamiento, los jóvenes del pueblo y el Bloque Independentista de Cuchas. Este año el festival ha servido para la grabación de este vídeo en el que participaron más de 300 personas. Vecinos del pueblo y asistentes al festival llenan el vídeo de humor y reivindicación con música, juegos tradicionales, fuego, bastones, dances y banderas.

Este tipo de vídeos consisten en sincronizar los gestos, labios y movimientos de los participantes con una música conocida. En este caso la canción elegida ha sido O mirallo crebau de Mallacán, una canción que habla de la inundación de pueblos vivos bajo las aguas de los pantanos.

Más noticias