Público
Público

Ya no podrán robar mediante 'la siembra' y 'la mancha'

La Policía Nacional desarticula una banda especializada en robar tirando dinero al suelo o manchando a sus víctimas

EFE

La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid un grupo formado por tres hombres y tres mujeres, todos ellos con vínculos familiares, especializado en robar por los sistemas de "la siembra" y "la mancha", que se practican sobre personas que acaban de salir de una sucursal bancaria con cantidades relevantes de dinero encima.

Con el método de "la siembra", los delincuentes se acercan a su víctima arrojando monedas o algún billete al suelo y haciéndole creer que se le ha caído. Por su parte, el sistema de "la mancha" consiste en impregnar la ropa del ciudadano con una sustancia desagradable que huele mal para luego ofrecerse a limpiar dicha suciedad y entretanto realizar la sustracción.

Los agentes han detenido a seis personas y han esclarecido 26 de estos delitos cometidos en Madrid capital y otros municipios de la Comunidad, ha informado hoy la Jefatura Superior. Las investigaciones se iniciaron en octubre del año pasado cuando, agentes de la Policía Judicial de Madrid detectaron varios delitos cuyas víctimas eran clientes de entidades bancarias.

La forma de actuar de los autores hizo sospechar a los investigdores que detrás de ellos se encontraba un grupo organizado. El "modus operandi" que utilizaban era el siguiente: primero, los miembros del grupo se situaban en las inmediaciones de las entidades bancarias y controlaban a las personas que entraban.

En ocasiones, uno o varios de sus componentes se introducían en el banco y de esta manera advertían si algún cliente realizaba reintegros de relevancia. Cuando la víctima escogida abandonaba la sucursal, era señalada a otros miembros de la organización -lo que se conoce en el argot como "marcar"-, incluso llegaban a indicar, con gestos concertados, el lugar donde esa persona se había guardado el dinero.

Posteriormente, otros compinches la seguían y, una vez en un lugar que consideraban propicio, utilizaban los citados métodos para sustraerles el efectivo, a veces con un tirón del bolso o del objeto en el que se guardaban el dinero.