Público
Público

"¡Me caso hoy, que se joda Rajoy; me caso con ella, que se joda Botella!"

Cientos de miles de personas ocuparon esta tarde el centro de Madrid para pedir la retirada del 'recurso de la vergüenza' contra el matrimonio homosexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los grupos de amigos se apilan en las calles, armados con litros de alcohol y ganas de fiesta; los cuerpos desnudos, los trajes de cuero, las plumas y la brillantina ocupan la Gran Vía de Madrid, y los lateros hacen su agosto...en junio. Pero el Orgullo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), que hoy ha conseguido reunir a cientos de miles de personas en el centro de la capital, es mucho más que un desfile festivo.

Lejos de centrarse en la diversión, los organizadores del evento declaran un objetivo claro: 'Es una reivindicación política; lo hacemos todo para luchar por la igualdad', aseguró Ruben López, coordinador de la asociación Arcópoli y miembro de la organización del Orgullo. 'Este día es la principal plataforma mediática para crear interés sobre nuestras reivindicaciones de todo el año', confirmó también Agustín López, presidente de COGAM. 

Esta tarde, las más de 50 asociaciones que desfilaron por el centro de Madrid así lo han demostrado. 'No desfilamos, nos manifestamos', corearon. Además, siguiendo el lema de este año, Matrimonio igualitario. Igualdad sin recortes, los manifestantes increparon con sus gritos y pancartas al Gobierno y al PP, sobre todo, por el recurso de la vergüenza que los conservadores interpusieron ante el Tribunal Constitucional y que todavía hoy sigue pendiente de resolución. 'Me caso hoy, que se joda Rajoy', clamaron unos; 'Me caso con ella, que se joda Botella', corearon otras. 

'¡Me caso hoy, que se joda Rajoy; me caso con ella, que se joda Botella!', clamaron los manifestantes

En esta ocasión, más que en ninguna otra, el colectivo teme que se vuelva atrás en la reforma del Código Civil aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el 30 de junio de 2005 (hace hoy justo siete años). Desde entonces, se han producido 20.785 bodas entre personas del mismo sexo hasta el primer semestre de 2011 (unos 24.000 a fecha de hoy), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Al evento también acudieron la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano; los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, y la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que encabezaron la marcha. Tanto políticos como sindicalistas se unieron a la petición para que el PP retire el recurso de la vergüenza. 

'No puede retrasarse más la sentencia del TC. ¡La exigimos ya!', reclamaron los organizadores

'No puede retrasarse por más tiempo la sentencia del Tribunal Constitucional. ¡La exigimos ya!', rezaba también el manifiesto elaborado por los organizadores (la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales -FELGTB- y el colectivo COGAM) y que fue leído al término de la manifestación. Además, durante el desfile no faltó la reivindicación internacional, como la de Alessia, una italiana que se casó en España hace tan sólo una semana. 'Estoy feliz aquí, pero me gustaría poder estar cerca de mi familia', lamentó. En su pancarta, un claro reproche: 'la Declaración Universal de los Derechos Humanos da derecho a hombres y mujeres a casarse y fundar una familia. Aun así, no puedo formar mi familia en Italia', rezaba su tela blanca, que llamaba la atención entre tanta bandera multicolor. 

Asimismo, después de dos horas de marcha y tras haber recorrido casi tres kilómetros entre la Puerta de Alcalá y la plaza de España, los participantes aún tenían fuerza suficiente para seguir denunciando los recortes de Rajoy en Sanidad y Educación.

'Estamos asistiendo a un grave ataque contra los derechos de la ciudadanía', continuaba el manifiesto. 'Quieren acabar con todo lo que hemos conseguido, pero un país que se tiene por democrático no puede nunca dar un paso atrás en la defensa de los derechos y el camino hacia la igualdad', concluye el texto.

'Con la excusa de la crisis estamos sufriendo las medidas injustas que afectan a nuestro Estado de bienestar', denunció Agustín López. 'Si el respeto a la diversidad desaparece de Educación para la Ciudadanía, los adolescentes LGTB correrán el riesgo de ser excluidos', continuó. 'Hay que educar desde la infancia para que desaparezca la presunción de heterosexualidad que hay con los niños y las niñas desde que nacen', añadió Esther Nolla, presidenta de la Asociación de Madres y Padres de personas Gays y Lesbianas (AMPGYL).

Fundación 26D: 'Mato nos va a quitar hasta los Dodotis'

En cuanto a las medidas de la ministra de Sanidad, Ana Mato, Federico Armenteros, presidente de la asociación de mayores LGTB Fundación 26 de Diciembre, fue contundente: 'Nos va a quitar hasta los Dodotis'. 'Por eso estamos aquí, por primera vez como asociación, para decir no al medicamentazo, no al copago farmacéutico que se traduce en un recorte de las ya míseras pensiones y no a la reducción en prevención del VIH', explicó Armenteros, rotundo.

López, por su parte, fue más allá: 'Han dejado morir el Plan Nacional sobre Sida, sin darse cuenta de que la prevención es vital para luchar contra esta pandemia'. 'Además, luchamos para que las mujeres lesbianas y bisexuales no sean discriminadas por serlo en el acceso a los tratamientos de fertilidad e inseminación artificial', añadió el presidente de Cogam.

La carroza de Madrid Positivo, por su parte, suplió, por un día, esa labor informativa que Mato ha recortado. Con un pene gigante como centro de su camioneta, el colectivo se convertía en centro de atención de todas las miradas allí por donde pasaba. Sobre la figura, un gran cartel rezaba: 'Madrid Positivo advierte que en la lucha contra el sida, los condones salvan vidas'. Además, repartieron preservativos entre la muchedumbre e instaban a cualquiera a hacerse la prueba del VIH.

'Es una fiesta genial y estamos de acuerdo con sus luchas', defendieron dos jóvenes

Pese a las buenas intenciones de los protagonistas del desfile, entre los espectadores no faltó la crítica. Para María y Juan, un matrimonio madrileño que nunca había acudido al Orgullo, 'sólo es una fiesta con un falta total de ética y de moral'. No obstante, los quisquillosos eran una minoría.  Marta Arriete e Irene Guillermo, dos amigas de 27 y 22 años, respectivamente, además de compartir las reivindicaciones del colectivo LGTB, disfrutaron del evento como nunca. 'Es una fiesta genial y estamos de acuerdo con sus luchas', manifestaron.

Para Mercedes y Miguel, pareja de funcionarios que lamentó no haber podido llevar al desfile a su hija de 10 años, el desfile fue 'sorprendente'. 'La imagen que se proyecta siempre es la de una fiesta muy organizada, con los trajes de las drag queen y demás, pero me he dado cuenta de que es mucho más', aseguró Mercedes. 'Ya estaba de acuerdo con la fiesta en sí, pero hoy, que he sabido que es más una manifestación y una protesta reivindicativa que un desfile, me gusta mucho más', continuó la pareja, que también defiende los derechos LGTB. 'Su libertad es mi libertad', concluyó Mercedes.

Aunque el 99% de las pancartas y gritos de lucha del Orgullo 2012 se dirigieron a reforzar el lema del evento (Matrimonio igualitario. Igualdad sin recortes), entre los protagonistas del desfile había una diferente. Una tela naranja, de menor tamaño que otras pero tan llamativa como ellas, portaba un mensaje distinto: 'La transexualidad existe, conócela'.

'Nuestras reivindicaciones son diferentes a las de gays y lesbianas; aunque compartimos las suyas, nosotros tenemos más camino que recorrer para conseguir la igualdad', explicó el presidente de El Hombre Transexual, Christian García. De hecho, una de las reclamaciones de los organizadores del evento también era, como de costumbre, 'exigir la despatologización de la transexualidad; que desaparezca, como en su día lo hizo la homosexualidad, del listado de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud', pidió Agustín López, de Cogam.

'Nuestra lucha ahora es contra los recortes sanitarios de Esperanza Aguirre que, pese a tener en Madrid una de las pocas Unidades de Género de toda España, ha endurecido los requisitos para las operaciones quirúrgicas', detalló, de nuevo, García. 'Se empieza por pedir un año más de empadronamiento para acceder a la cirugía y a saber dónde terminarán los recortes', continuó. 'Esto pasa porque el cambio de sexo se sigue viendo como un capricho', lamentó.