Público
Público

Los mineros recrudecen el conflicto

Se repiten los enfrentamientos entre trabajadores y policías después de que ayer la Guardia Civil asaltara la localidad de Ciñera. Los sindicatos denuncian la instauración de 'un Estado policial'

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL

El conflicto del carbón se recrudece cada día que pasa. Esta mañana se han repetido diversos cortes de carretera en distintos puntos de las provincias de Asturias, León y Teruel. En el entorno del pozo Sotón, en la cuenca asturiana, hoy ha vuelto a haber enfrentamientos entre los mineros y las fuerzas de seguridad, según informa Efe.

Allí, unas 50 personas han cortado durante más de ocho horas el kilómetro 11 de la carretera AS-117, donde no se ha restablecido la circulación hasta las 15:00 horas. Parte del material pirotécnico utilizado por los manifestantes dañó algunos vehículos policiales. Los agentes, además, persiguieron a los mineros que huyeron hacia el monte.

La indignación de la marcha negra ha crecido después de la batalla campal que tuvo lugar ayer en la localidad leonesa de Ciñera, que se saldó con dos detenidos y duros enfrentamientos por las calles entre los trabajadores y los agentes antidisturbios de la Guardia Civil. Después de 38 días de huelga indefinida, los mineros denuncian una 'represión continua' contra ellos, según afirma el secretario general de Industrias de CCOO de Asturias, José Luis Villares, en declaraciones a Público.es.

'Al principio siempre había un diálogo, una negociación. Pero desde el quinto o sexto día de la huelga vienen directamente a reprimir', explica el sindicalista, que ha calificado la situación en las cuencas de 'Estado policial'. Por las carreteras y pueblos de Asturias hay decenas de patrullas durante todo el día y una infinidad de puestos de control que dan apariencia a la región de auténtico escenario bélico. Los trabajadores ya se han acostumbrado a los registros de sus coches y las identificaciones prácticamente a diario en las zonas donde viven.

Los sindicatos denuncian que la Policía espía sus llamadas y pincha las ruedas de los coches

Además, los sindicatos denuncian públicamente que las fuerzas de seguridad han dado un paso más. En este sentido, José Luis Villares explica que, después de los cortes de ruta, los agentes 'van al pueblo más cercano y detienen a cualquier minero que haya por allí'. También afirman tener los teléfonos pinchados, 'está comprobado', y que cuando los trabajadores van a por el coche para acudir a las acciones 'se los encuentran con las ruedas pinchadas y en otras ocasiones han roto las ventanillas con las culatas de los fusiles'. Según datos de los sindicatos, ya hay 110 trabajadores encausados por las protestas.

Frente a estas acusaciones, la Guardia Civil ha explicado a Público.es que se limitan a mantener 'la seguridad ciudadana'. Afriman que los GRS, los antidisturbios de este cuerpo, están 'para controlar las manifestaciones e impedir las acciones ilegales'. Durante este mes y medio de protestas ha habido varios agentes heridos, aunque se niegan a dar cifras. De la dureza de su actuación, el cuerpo se escuda diciendo que 'las cargas que se producen son las que ordena el Delegado o Subdelegado de Gobierno'. Y en cuanto a las acciones ilegales de las que les acusan los trabajadores, dicen desconocer el asunto, 'esto no puede pasar ni oficial ni extraoficialmente'.

La Guardia Civil saca ayer a un minero herido y detenido de la localidad leonesa de Ciñera. - J. Casares (EFE)

Mientras tanto, la 'marcha negra' continúa su rumbo hacia Madrid 'con los ánimos muy altos y muchas fuerzas', relata el sindicalista de CCOO que ha pasado varias jornadas caminando con sus compañeros. Pero caminar por el asfalto es tarea ardua y hay etapas muy duras, de forma que ya hay varios mineros con problemas en los pies. Pero cuando llegan a un pueblo recuperan el ánimo, pues 'siempre hay muchas ayudas en el camino. Todos los días hay gente que coge el coche y camina una etapa con nosotros'. De cara a la manifestación que recorrerá las calles de la capital el próximo 11 de julio Villares cuenta que ya no quedan autobuses en Asturias y han tenido que traer de otras comunidades autónomas para llevar 'a los miles que vienen a apoyarnos'. 'Ya que no entienden la lucha del carbón, entenderán la lucha de los trabajadores y a lo mejor paramos todo esto'.

'Vamos miles a Madrid, ya no quedan autobuses en Asturias

Los mineros, que se oponen a la reducción de las ayudas públicas al sector, se encuentran ahora en una situación de bloqueo del diálogo después de la reunión que mantuvieron este lunes los representantes sindicales de UTG y CCOO con el ministro de Industria José Manuel Soria, que se negó a hacer ninguna cesión o pacto con respecto a los presupuestos de 2012. La actitud de Soria ha sido calificada de 'burla' y 'falta de decencia' por Villares, que se ha quejado de que 'cuando se te convoca a una reunión es para poner algo sobre la mesa, pero el ministro sólo quiere hablar de 2013 en adelante'.

Y ese es precisamente el problema, que las minas no llegan abiertas a 2013. El sindicalista explica que varias empresas del grupo de Victorino Alonso se encuentran al borde del concurso de acreedores y se estima que muchas minas no pasan de agosto si los presupuestos se mantienen. 'El PSOE puso la sentencia de muerte a la minería en 2018 y el PP la mata en 2012', valora Villares, quien ha añadido que la negativa al diálogo por parte de Soria 'sentó muy mal y las posturas se radicalizan cada vez más'.

Más noticias